Las autoridades electorales

Están viciadas de origen

Cuando se inició el proyecto para crear el Instituto Nacional Electoral, los gobiernos estatales y naturalmente los funcionarios electorales de las entidades “pusieron el grito en el cielo” señalando que se estaba atentando contra la autonomía de las entidades. Opiné que sería una medida acertada en la medida de que la autoridad electoral nacional rompiera con los cotos de poder de los gobernadores y las mafias que en todos los estados manejaban las elecciones. Creí que desaparecerían los institutos estatales y que la federación nombraría las autoridades en los estados que formarían el instituto nacional. No fue así y las entidades conservaron la figura de Instituto Estatal Electoral, así como el tribunal.

Creo que en todas las entidades la anarquía y componenda manejadas por el gobernador son las mismas o casi las mismas. La sociedad en su conjunto repudia las autoridades electorales, a los gobernadores, a los congresos locales (cámara de diputados) y en sí, a toda autoridad. Y todo porque la corrupción, el cinismo y la incapacidad son la primera piel de ellas. Y lo que es peor: la corrupción, la demagogia y el cinismo aumenta alarmantemente cada tres años en los municipios y cada seis en los gobiernos estatales. Y ante esta realidad ¿quién podrá confiar en las autoridades?

Por eso las del instituto estatal electoral se atrevieron a destinar casi diez millones de pesos para otorgarse un bono compensatorio de más de medio millón de pesos para la presidente y los consejeros “por las horas extras que laboraron, incluso en las madrugadas.” Cuando un ciudadano mira a la titular del IEE, o a un consejero, inmediatamente piensa: “pinches corruptos.” Y es que están viciadas de origen: nadie les tiene confianza porque desde siempre han sido incondicionales del gobernador o el alcalde en turno; nadie confía en ellos porque las elecciones han sido de estado, y siempre ha sido así. Es por eso que están viciadas de origen. Ninguna autoridad electoral ha actuado apegada a derecho anteponiendo la transparencia y la confiabilidad. Antes se tapaba el ojo al macho, pero desde los doce y terroríficos años del leonenarzi las autoridades electorales han sido mandaderos del gobernador. Por el cinismo, la corrupción y la anarquía la presidente del instituto y los consejeros acordaron el robo de medio millón para cada uno, “por las horas extras que trabajaron,” cuando es obvio que las elecciones no tienen horario y que los funcionarios están obligados a realizar el proceso en todos los momentos que se requiera. ¿Cómo hablar de horas extras cuando la elección no obedece a horario predestinado? ¿Cómo hablar de horas extras cuando los sueldos son escandalosos? En el pago escandaloso deben incluirse las horas extras y no argumentar, como lo argumenta la presidente, “que trabajaron muchas horas extras, en extremo, incluso por la madrugada, y que se les debió haber pagado aún más.” Esta declaración de Rebeca Barrera Amador pinta de cuerpo entero la irresponsabilidad, desfachatez, cinismo y corrupción de las autoridades electorales en la entidad.

¿Y el gobernador y el alcalde de La Paz no arremeten contra el IEE que está utilizando dinero público para un pago que es un robo en despoblado? Ni siquiera tienen una opinión porque el robo se inició desde el momento en que Marcos Covarrubias fue el patrón del IEE. Basta recordar el vampiro volador, el carrusel de cuatrimotos, los carísimos espectaculares con la cara de Mendoza Davis, “sus agotadores recorridos por toda la entidad,” las hitlerianas declaraciones del titular del Tribunal estatal electoral, la escandalosa propaganda en los autobuses de la ciudad, la compra de miles y miles de votos de hambre con sus respectivas despensas, las declaraciones de la que dice que les debían haber pagado aún más, sin cansarse de repetir que la elección fue modelo de transparencia y confiabilidad, basta recordar todo eso para concluir que el gobernador del estado, los alcaldes y los diputados panistas, son producto de la más cínica elección de estado; son producto del sistema viciado que impera en la nación y en la entidad. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Con la decisión de la presidente del IEE y sus tamemes consejeros se comprueba que hasta hoy, las autoridades electorales son corruptas, cínicas, sin dignidad ni decoro, al servicio del poder. Se comprueba que los procesos electorales están en manos de sujetos inmorales que llegan a la responsabilidad con la única intención de adjudicarse elevadísimos sueldos sin importar la opinión popular. Con la única intención de ser títeres del gobierno a sabiendas que su “institucionalidad” les acarreará mil privilegios como los diez millones que se repartirán o ya se repartieron. El robo del IEE no será motivo para que se les finque responsabilidad y juicio político? ¿O nada más en el ayuntamiento de La Paz se cometieron ilícitos? Insisto: el bono de diez millones de pesos que la titular y consejeros del IEE se adjudicaron es una acción que termina por desnudar la ilegítima elección donde “los panistas” lograron carro gusanoso. Es una acción que obliga a la federación a desaparecer los institutos electorales y su estructura. Alea Jacta Est. 29-10-15


* * *


Una Respuesta de Las autoridades electorales

  1. El 30/10/2015 en 9:34 AM

    Bobby- en total acuerdo contigo, la corrupcion metida hasta EN LA COCINA.
    El gobernador se comprometio con una lucha frontal a la corrupcion y estamos en espera

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.