La suerte está echada / Ley en Materia de Disciplina Financiera

¿Financiamiento del crimen organizado?

Leí un encabezado que decía: “Habrá castigo a funcionarios irresponsables”. Con el calificativo de “irresponsables”, casi, casi no se salva ni uno, ni en las entidades, el Distrito Federal y los funcionarios federales. Si la nota señalara que habría castigo para los corruptos, el término encerraría más el espectro, pero decir irresponsables es referirse a la inmensa mayoría. Y es que la nota se refiere a la Ley en Materia de Disciplina Financiera, y usted estará de acuerdo en que la nota debería decir: “Habrá castigo a funcionarios corruptos”… y claro, si es corrupto se es irresponsable. Pero un funcionario puede ser irresponsable al desatender su encargo, al llegar tarde o faltar muchos días, ser injusto y prepotente, incapaz, antidemocrático, en fin. Pero no acatar la Ley en Materia de Disciplina Financiera, es una irresponsabilidad que trae aparejada la corrupción, el cohecho, la opacidad, el desvío de recursos, el peculado, el ocultamiento de presupuestos y su destino, etc. etc. Los doce años perredistas pintaron nuestra entidad como una de las más socavadas por la irresponsabilidad financiera y la corrupción. Las riquezas insultantes del sexenio leonelista y el sexenio de Narciso Agúndez, las riquezas “mágicas” de varios exdiputados, exalcaldes y sus correligionarios, no necesitarían de una ley de disciplina financiera, sino de la actitud democrática del congreso del estado y el ejecutivo para que los megacorruptos pagaran con cárcel o devolvieran lo que se robaron. He señalado muchas veces que en las dependencias donde se manejan presupuestos millonarios la disciplina financiera anda de vacaciones, como a las que mandó al desempleo el ahora senador Carlos Mendoza cuando andaba buscando votos. ¿Cómo recuperar la disciplina financiera? Con una contraloría dirigida por ciudadanos honestos a toda prueba. En las dependencias federales como la SCT, la Sedesol, Semarnat, en las que se manejan recursos incuantificables y están a la mano permisos y prerrogativas, la disciplina financiera y la honestidad, casi siempre andan de vacaciones.

Y entrando al tema de las comparecencias de los legisladores locales, leí una nota en la que uno de ellos señaló que se debe “evitar de manera decidida el financiamiento de las candidaturas independientes con recursos del crimen organizado o de dudosa procedencia”. Y yo pregunto: ¿Las escandalosas campañas federales y locales en las que se gastan miles de millones de pesos, no tendrán el sello del crimen organizado ya que utilizar el dinero del pueblo en las campañas políticas es un crimen igual o peor ya que si las metralletas y demás armamento suprimen la vida física, las campañas políticas asesinan la conciencia colectiva manteniendo al pueblo en la lenta agonía de la miseria, el hambre y la desesperanza por una vida mejor? Habría que reflexionar seriamente: ¿el crimen organizado estará en las bandas delicuenciales, ecajuelados, decapitados, tirados en pedazos a barrancas, predios y parques, o en un pueblo mexicano pobre y miserable, ahorcado y hecho pedazos por un presupuesto que es tragado por la corrupción, los políticos y el entramado surgido de la “revolución mexicana”? El Congreso de la Unión y los congresos locales deberían estar integrados por mexicanos honestos y democráticos que amarrarían las manos al presidente y gobernadores. Y en el colmo de los desatinos, el diputado que trató el tema del financiamiento “dudoso”, se atrevió a decir que: “cada día los mexicanos tenemos más certeza y confianza de las autoridades responsables de la preparación, organización y calificación de nuestros procesos electorales”.Y no hubo uno solo que tomara la tribuna para desmentir tal falacia.  De ese tamaño es la burbuja en que viven nuestros diputados; de esa magnitud es el asesinato que cometen con el tiempo que deberían utilizar para estudiar la realidad social nacional y local ¿Cómo es posible que un ciudadano se atreva a decir que cada día tenemos más confianza en las autoridades electorales? ¡y que un diputado sea capaz de ello! Los ciudadanos del país que no abonamos ni con una palada de cemento para mantener el entramado que tiene al pueblo en un puño, que no le permite una vida decorosa, sin pobrezas ni sacrificios ya casi histéricos, cada día desconfiamos y repudiamos más los procesos electorales. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: y ya se reúnen para maquillar le ley electoral. Hablarán de las candidaturas independientes, plebiscito, revocación de mandato y otras linduras. Antes había candidatos de partido (se ponían en una lista) y ahora en la entidad hay diputados de primera minoría, pero ya no hay listas…es ganancia. La ley electoral debería contemplar el porcentaje real, es decir, que a cada partido le correspondan tantos diputados como porcentaje de votación haya obtenido. Con esta medida ningún partido lograría mayoría (madre de la corrupción y antidemocracia) porque en la actualidad ninguno obtiene ni el 40 % de la votación. Alea jacta est. Mi blog: http://nivelcincuenta.blogspot.com  08-05-13


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.