La suerte está echada / La Ley Electoral

Candidaturas independientes

En la colaboración del miércoles me referí “muy a la carrera” a estos temas que son talón de Aquiles en la vida política del país y la entidad. Resulta ocioso comentar que la ley electoral es un tabique de la estructura casi perfecta –hasta ahora- del entramado que los “hijos de la revolución” empezaron a construir con los asesinatos de Villa y Zapata. Es comidilla mediática la reforma electoral para incluir las candidaturas independientes. Cuando algún grupo parlamentario toca la papa caliente de la reducción de legisladores, salarios y privilegios, “los revolucionarios” se oponen. Pasan los sexenios y los años, y los legisladores y toda la estructura del entramado nacional siguen con mil privilegios y riquezas. Es una verdad incuestionable que los diputados plurinominales no tienen razón de ser así como el número de 500; lo mismo con la cámara de senadores que no debería existir. Pero los legisladores federales cierran los ojos y oídos ya que no pueden legislar para terminar con ese robo al pueblo de México. ¡De locos se decapitan!

En esta entidad algunas veces asistí como ponente en los foros sobre reforma electoral. Siempre argumenté sobre los diputados de representación proporcional (pluris). Cada partido presenta una lista y de acuerdo con la votación se adjudican los plurinominales. Recientemente en esta entidad la ley eliminó las listas y ahora se adjudican estas diputaciones a los candidatos que no ganaron la elección en su distrito pero quedaron en segundo lugar. Ya es ganancia pues los 16 candidatos de todos los partidos hacen campaña.(de los males el menor) Siempre propuse en los foros que la ley electoral debería suprimir los plurinominales y legislar  aquí sobre el porcentaje real, es decir, que a los partidos políticos se le adjudicaran los diputados de acuerdo con el porcentaje obtenido de los votos válidos en la elección. La entidad está dividida en 16 distritos y de acuerdo con la ley se podrán adjudicar hasta cinco diputados de primera minoría. En las reformas que los diputados “discutirán” deberían contemplar el porcentaje real: en las boletas para elegir gobernador y cuando se vayan elegir los alcaldes, en el reverso aparecerían las listas con 21 candidatos a diputado y las listas del síndico y regidores. De acuerdo con el porcentaje de votos válidos de cada partido, en ese porcentaje se adjudicarían los diputados y regidores. De esta mecánica ningún partido obtendría la mayoría de diputados y regidores. Ejemplo: si el partido ganador obtiene el 50 % (y a estas alturas es más que imposible), de las 21 candidaturas a diputado obtendría 10.5 diputados y la ley contemplaría que se adjudicaría uno más con 6 décimos es decir, al ganador se le adjudicarían diez diputados. De acuerdo al comportamiento electoral actual, los partidos ganadores se podrán alzar con el 42 % o menos, no más. Aunque también se estila en la entidad diputados que renuncian “a su partido” y se declaran independientes y que en la practica no son mas que colaboradores del gobernador en turno…¡y qué decir de los puños de maíz que tira el ejecutivo cuando de una aprobación “del entramado” se trata. Se ejerce siempre la democracia del gobernador, pero de cualquier manera se terminaría con el nefasto mayoriteo y con los ungidos virtuales que durante tres años hacen campaña en su municipio para ser alcalde. No habría diputados de distrito sino que serían diputados de circunscripción y tendrían que “trabajar” por todo el estado. Ya sería estrategia de la Junta Ejecutiva o de coordinación política para  trazar la energía del funcionamiento de la legislatura. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: las candidaturas independientes también serán “una cena de negros”. Si es una práctica deleznable cambiar de partido como cambiar de calzones, con la figura de estas candidaturas los que se inconformen porque su partido no lo nominó (práctica muy socorrida actualmente) se declararán independientes: ¿quién(es) le gusta del PRI para que se declare candidato a gobernador, independiente? ¿Y de los demás partidos? ¿Y los independientes a presidente municipal y diputados? Quiénes serán los ciudadanos sin partido y que verdaderamente son independientes, los que con alguna posibilidad decidan entrar como candidatos ante esta “nueva hornada de iluminados” que en la pretensión de querer ser demostrarán que vienen de la escuela en la que mamaron la ubre por muchos años y que ahora, que los desprendieron, les dolió la lengua porque ya estaba materialmente adherida a la ubre, ¡y se declararán candidatos independientes, con la lengua entumida todavía! Y desgraciadamente con oscuros nexos y muchísimo dinero y apoyos “dudosos”…¡Dios nos agarre confesados!! Alea jacta est.  10-05-13


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.