Fiscal de hierro o de plastilina

El sistema estatal anticorrupción ha causado revuelo en la clase política

El sistema estatal anticorrupción ha causado revuelo en la clase política y en los medios de comunicación; el pueblo ni se calienta con tal acontecimiento, para qué, si ya sabe lo que va a pasar, si ya está curado de espantos. Hace unos días “integraron” el consejo –o colegio- de la judicatura, se dio vuelo a la información mediática, y el gobernador nombró una dama que provocó –el nombramiento- el repudio generalizado. Lo mismo pasará con el nombramiento del fiscal anticorrupción. Y dar el calificativo de fiscal anticorrupción, se presume del nombramiento de una persona fuera de serie, un fiscal con mil atributos dentro de la esfera de la honestidad, la inteligencia, la pulcritud. De una persona que toda su vida haya militando dentro de los cientos o miles de ciudadanos que jamás han cometido un acto de inmoralidad social y política; de un personaje que nunca se haya coludido con las mafias de la política, mafia que impera en todos los partidos políticos. Un ciudadano que su  carta de presentación sea haber transitado dentro de la honestidad familiar, social y política, que sea enemigo jurado de la corrupción. Por lo tanto, el gobernador deberá buscar y nombrar un ciudadano(a) que no forme parte de la estructura gubernamental, ni de direcciones de asociaciones, sindicatos, ni mafias políticas.

Seguramente que el nombramiento del fiscal debería ser una tarea altamente comprometida con la democracia y la libertad. Hace unos días escuché que Joel Vargas, al preguntarle por las cualidades que debería enarbolar el fiscal, comentó que debería tener gran conocimiento de las leyes. Y resulta que el fiscal sí debe conocer de leyes, pero debe conocer mucho más de justicia, democracia, honestidad, y como cualidad primigenia, haber sido toda su vida enemigo de la corrupción y nunca haber militado en ella. -Alejandro Gascón en sus pláticas nos decía que el que es corrupto seguirá siendo aunque le quemen el hocico-

Y dentro de la esfera gubernamental el gobernador nunca encontrará un sujeto que luche a brazo partido contra la corrupción y predique con el ejemplo. De qué servirá que el fiscal sea doctor en derecho y cuantas mamadas más, si es un soberano chapulín corrupto y demagogo. ¿Verdad procurador de justicia? ¿No habrá en la entidad personajes honestos a carta cabal que puedan ocupar el cargo de fiscal anticorrupción? ¡Claro que los hay! Sería cuestión de que el gobernador instrumentara consultas populares. Hay muchos profesionistas que podrían ser: ingenieros, doctores, abogados, maestros, doctores en ciencias, arquitectos. Si el gobernador nombra uno de sus cuatachos nos demostrará que le importa un bledo la sociedad y su opinión.

De por sí la imagen de Carlos Mendoza se deteriora cada día más. Y no lo digo por no comulgar con él, veamos:

En su campaña dijo que él sabía cómo terminar con las ejecuciones y la inseguridad. Y ya ven los resultados hasta ahorita. La violencia brincó de esta ciudad a Los Cabos y la semana pasada mataron 14, de los que uno o dos fueron en esta ciudad. Ha echado la culpa a la familia y hace unos días dijo que las autoridades hagan lo que esté a su alcance y que la sociedad se involucre en el combate a la delincuencia organizada. ¿No que él sabía cómo eliminar la inseguridad? Decir mentiras es corrupción, señor ejecutivo.

Su autoritarismo lo manifestó con los pescadores de Punta Lobos, con mineros de cachanía y con padres de familia de los estudiantes de la casa del estudiante en México. Por sus pantalones les quitó la recaudación de impuestos importantes a los cinco municipios, ante un congreso de serviles que cambia la constitución cada que el jefe ordena. Allí está el nombramiento del procurador, que dicho sea de paso, no ha servido de nada y ha demostrado ser un inútil. ¿Lo va a destituir? No, porque él lo nombró y Carlos Mendoza nunca se equivoca. Además de estas imposiciones hizo ley las asociaciones público-privadas, nombró la mandamás en la judicatura y lo mismo hará con el nombramiento de fiscal. Por su autoritarismo mandó demoler la escuela 18 de marzo, y se prepara para hacer lo mismo con la casa del estudiante en México.

¿Y habrá posibilidad de que nombre un fiscal anticorrupción enemigo jurado de la corrupción? No lo creo, porque peligraría la cabeza de todos los corruptos que tomaron la administración como oficina de colocación: hermanos y familia en la secretaría de salud, amigos, hijastros, nueras, sobrinos, compadres, en las dependencias y en escuelas estatales de educación media superior (Cecytes, Cobach, conalep, etc,) Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOSEL RUBICÓN: Ojalá me equivoque y el gobernador nombre un fiscal modelo de ciudadano. Porque si no, cometerá un error más que lo enemistará con la conciencia colectiva de una sociedad que ya se animó a callar un diputado en la comisión permanente del congreso.

Señor gobernador: la corrupción nacional nos cuesta a los mexicanos más de un billón de pesos cada año. Ojalá usted no abone a esa escandalosa cantidad. Ya ve, le dije que el gobierno de su cuatacho Alberto Covarrubias debería ser auditado. La Auditoría Superior de la Federación le finca más de 90 millones de pesos y los que aparecieran. A su cuatacho Héctor Jiménez, de la SEP, le adjudican más de 60 millones desviados y apenas va un año.

Usted dijo al instaurar el sistema estatal anticorrupción: “cerrar la puerta a la corrupción y castigo ejemplar a infractores. Contra cualquier acto ilegal en el que incurra cualquier servidor público y ciudadano que administren recursos públicos.”

Le recuerdo que si nombra una persona con cola de paja la ciudadanía lo repudiará y usted seguirá abonando a la corrupción, porque no se es corrupto nada más cuando se mal administran los recursos públicos, no, se es corrupto cuando se solapan actos ilegales, cuando se dan nombramientos a cuates, amigos, compadres, hermanos, cuando se imponen decisiones fundamentales a espaldas de la sociedad, tal como usted lo acostumbra hasta ahorita.

Y para terminar: Leonel Cota lanzó convocatoria para nombrar al secretario de salud y al de educación pública; la gente fue a votar.

El nombramiento de fiscal anticorrupción es mil veces más importante que los que Leonel mandó a votación.

¿Por qué usted no toma ese ejemplo? O Leonel estaba loco y era un populista. Alea Jacta Est. 21-02-17.- Miembro de ESAC


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.