Terrenos en Cabo San Lucas

¡Espérame, Jesús!

Erasmo Palemón

Cuando Erasmo Palemón, Procurador general de justicia tuvo conocimiento de que a Jesús Taylor García, Director del Instituto Estatal de Radio y Televisión el gobernador le había solicitado su renuncia, de inmediato tomó su celular y le envió el siguiente mensaje: “Espérame Jesús, al rato te alcanzo, los  vándalos pusieron un chingo de letreros insultantes en mi contra, en bardas y rayonearon algunos carros; creo que ésta ya no la aguanta el gobernador.”

Y ciertamente hace unos días aparecieron varias bardas con letreros en aerosol pidiendo la renuncia de Palemón. Otro día aparecieron  varios carros particulares con la misma exigencia al gobernador. El secretario general de gobierno lo único que atinó a decir a la prensa fue: esas manifestaciones no son la forma de pedir algo; no vamos a actuar por presión de algún grupo ya que son actos vandálicos que atentan contra la propiedad ajena. Ni una opinión le mereció el  reclamo airado de algunos que no encontraron mejor forma de manifestarse… ¡y vaya que lo lograron! porque en un ratito –por las redes sociales- el estado y otras entidades, se enteraron del reclamo al gobernador para que el procurador –que no procura nada mas que su bien personal y familiar- sea retirado del encargo que le quedó, grande, muy grande.

Piensa que los habitantes de la ciudad somos retrasados mentales y que con declaraciones “técnicas” nos va a marear. Cuando algunos periodistas le pidieron una opinión sobre las bardas pintarrajeadas, se atrevió a decir: “el tema de la seguridad no es de mi responsabilidad; nosotros hacemos procuración de justicia, los temas de seguridad están en otra línea.” Y por la euforia de haber sido nombrado procurador se atrevió a decir –cuando lo nombraron- que la calma y seguridad familiar volverían a esta ciudad.

A estas alturas el gobernador debe estar reflexionando sobre el error de haber obligado a sus tamemes panistas del congreso que por fast trak modificaran la constitución y un ciudadano fuereño pudiese ocupar la titularidad de la dependencia. En casi un año van más de 120 ejecutados y la población ya sabe de la intolerancia del ejecutivo; ya sabe de sus actos autoritarios y despóticos cuando el pueblo o un grupo –como el que pintó bardas- se manifiesta en contra.

¿Cómo decir el procurador que la seguridad no es de su responsabilidad y que él se dedica a procurar justicia? Esta declaración lo pinta como un dictadorzuelo, como un sujeto prepotente y engreído que no le importa que toda la sociedad esté con el Jesús en la boca por las ejecuciones que se dan diariamente. No es su responsabilidad ya que la seguridad va por otra línea. ¿Habráse visto mayor pedantería en un funcionario que en sus “tratados no estudió” que procurar justicia es procurar  seguridad social y familiar.” Y como es tan prepotente como el que lo trajo, seguramente no le van a pedir la renuncia. El pueblo le debe pedir al gobernador que ordene a sus tamemes diputados que reformen –otra vez- la constitución y le agreguen el texto: “Procuraduría general de justicia y seguridad estatal”, pero de que “Palomón” Alamilla se tiene que ir, se tiene que ir…antes o después del informe. Por eso el llamado de “espérame Jesús.” Y Jesús, demasiado tarde salió de radio y televisión.

Jesús Taylor fue nombrado por Marcos Covarrubias director del instituto de radio y televisión. En varias entregas comenté que su estilo de vida –prepotencia y perdonavidas- no encuadraba en esa responsabilidad, amén de que apunté que a estas alturas del juego –inconformidad popular y la era cibernética- no era posible que una entidad federativa pretendiera maniatar la conciencia popular con información gubernamental en la que se pinta al gobernante como un Dios. Que el instituto de radio no llenaba la mínima expectativa social y popular ya que la modernidad no acepta el control radiofónico y televisivo que diariamente bombardea a la poca audiencia. Solamente el gobernador y su “gabinete” creen que el instituto ejerce control sobre la ciudadanía. Están como Rigoberto Mares, el merolico. Mil veces señalé que Taylor debería salir, y cerrarse la institución. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Es una bofetada al mínimo sentido común la programación del IERT. Es una bofetada al mínimo intelecto el que el gobernador quitó a un Jesús y puso a otro, que si no recibió la orden de cambiar toda la estructura de la programación, la institución seguirá desacreditando la poca credibilidad que la sociedad pueda tener sobre su gobernante.

Bien la podían haber puesto en venta.

La nueva era del nuevo Jesús debe contemplar programación cultural en música, literatura, mesas de debate, confrontación de ideas entre ponentes para enfrentar la tesis del gobierno. Temas educativos, jornadas de lectura y oratoria, pintura, escultura, análisis de libros de escritores sudcalifornianos, Convocatoria a discutir las decisiones gubernamentales como: la demolición de la 18 de marzo y el cierre de la casa del estudiante en la Ciudad de México, la ley 3 de 3, las APP, la inseguridad, el nepotismo, la corrupción y la impunidad, la supresión de impuestos a los municipios, el conflicto de Punta lobos y mineros de Cachanía, etc. etc. Y todo porque es un medio de todos los que aquí habitamos y no nada más lo que al gobierno convenga como si fuera una empresa particular. Pagamos impuestos para rendir culto al gobernador. Es un acto antidemocrático.

De algo tiene que servir el IERT en lugar de abonar al culto a la personalidad del gobernante y de los que él quiera promocionar…pero insisto; el instituto debería desaparecer y venderse las instalaciones. Es un acto antidemocrático mantenerlo tal como trabaja.

¡Espérame Jesús ahí te alcanzo!! Alea Jacta Est. 08-09-16


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.