Terrenos en Cabo San Lucas

Enredos de la Ética

El miércoles me referí a ello. Y hablé sobre el texto escrito en la parte alta de la entrada del panteón de Mulegé

El miércoles me referí a ello. Y hablé sobre el texto escrito en la parte alta de la entrada del panteón de Mulegé. Texto que he leído muchas veces y también lo he apuntado en “mis apuntes,” y cuando lo busco no lo encuentro. Hoy el compañero Eligio Moisés Coronado hizo el favor de enviármelo acompañado de una fotografía del viejo panteón. Gracias compañero. El texto, que no se sabe quién lo escribió, dice: “aquí acaban y se estrellan a porfía todas las hipótesis de filosofía.” Es un texto contundente que en la muerte nos empareja a todos. Cada catorce de noviembre cuando nos reunimos para recordar al ilustre mulegino, extraordinario poeta, José Alán Gorosave, al llegar al panteón, antes de las nueve de la mañana, miro hacia arriba y leo el texto. Y recuerdo a Alán, a mis muertos y a los compañeros y amigos muertos.

Y ahora vuelvo a mis textos: “De una patria sin sentido,” ya que el juramento a la bandera, que como rezo se dice en la primaria y secundaria: “te prometemos ser siempre fieles a los principios de libertad y de justicia que hacen de nuestra patria, la nación independiente, humana y generosa”… ese juramento es un credo sin sentido. “Alta traición,” de José Emilio Pacheco cuando dice: “no amo mi patria.” Y el lamento desgarrador de Fernando del Paso cuando le confiesa a José Emilio: “me duele hasta el alma ver que nuestra patria se desmorona.” “La ética y sus enredos,” texto publicado el miércoles en el que concluyo que en el panteón y ante la muerte se acaban y se estrellan a porfía todas las hipótesis de filosofía.

Y ahora volví a ver la foto en la que el gobernador electo y Peña Nieto se saludan sonrientes cuando durante la campaña Carlos Mendoza lo calificó de incapaz denigrándolo hasta la infamia. El poder ha deshumanizado a los gobernantes transformándolos en seres anormales. Y luego veo al Godínez justificando que fue a Agua Escondida a procurar el orden cuando se dice que era el responsable del portafolio retacado con billetes de 500 pesos. Y luego el nefasto Toñaco que de vendedor de pescado resultó “consejero electoral mapachil” del PAN. Y dando contundencia a mi tesis sobre los enredos de la ética, a estos dos truhanes los premia el gobierno que se va, con dos cargos en la administración estatal. Y leo la declaración de la maestra María Luisa Cabral, consejera del INE, cuestionando “la carga ladeada” del Instituto Estatal y del Tribunal Estatal Electoral, aunque luego “dijeron que no dijo así.” La práctica ancestral de que los funcionarios electorales, el poder judicial y el legislativo siempre se cargarán al poder gubernamental, ya es parte de la cultura política nacional y local. Ya nadie se sorprende y por eso el enredo de la ética cuando la presidente del instituto “se enoja” por la declaración que es una verdad que todo mundo sabe… ella también. Es tal el cinismo de alguna autoridad que sabiendo que sabemos de su inmoralidad, se presentan como funcionarios honestos y verticales. A Joaquín Beltrán Quibrera, viejo mapache que cambia de piel de acuerdo al gobierno en turno, lo conozco desde hace muchas lunas; fui algunas veces representante de partido y allí observé cómo controla a los consejeros. Es tal su cinismo que se atrevió a grabar un spot ponderando la honestidad del tribunal. Con su voz que pretende ser de un gran intelectual argumenta que la ciudadanía debe tener la seguridad de que el tribunal actuará siempre apegado a derecho y legalidad ponderando siempre la confianza para garantizar una elección justa y limpia. Y como siempre es así y vive de los enredos que enredan la ética, cuando se habló de la impugnación del PRI, dijo que la elección había sido transparente y limpia. ¿Cuáles son los argumentos prácticos, científicos y válidos para una declaración tal? ¿Recorrería todas las casillas, cuando menos las de La Paz y todas al mismo tiempo? ¿No le tocaría ver al Toñaco y al Godínez? ¿Y las muchas casillas que no abrieron a la hora? Y como él es así, al presentarse la impugnación dijo “que es una copia y pega de todas sus anteriores, las cuales ya fueron rechazadas en su totalidad. No varió absolutamente en nada.” ¿Cómo es posible que él como presidente del TRIEE externe ese comentario tan desafortunado? ¿Es o no es mandadero del ejecutivo estatal? Y el spot que grabó, ¡vaya cinismo! Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: La elección de estado, el vampiro volador, las cuatrimotos en carrusel y la escandalosa propaganda fueron una actitud sin sentido; el spot de Quibrera y su fallo anticipado de que la impugnación será rechazada en su totalidad, es una declaración sin sentido. El texto del panteón de Mulegé es una tesis con sentido en un contexto sudcaliforniano donde la ética y la filosofía dejan de tener sentido ya que el cinismo y la corrupción son enemigos jurados de estas disciplinas y cultura humanizante. Alta traición, de José Emilio Pacheco y el lamento de Fernando del Paso al ver que la patria se desmorona, son los gritos de rebeldía de una patria sin sentido. La corrupción madre de todos los males sociales es el engendro de una patria sin sentido en la que el ejercicio político deja de tener sentido al transformar al transformador en enemigo de la democracia y la sociedad. Alea Jacta Est. 3-07-15

 

 


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.