¿Y la insurgencia magisterial?

El discurso de la Gordillo

El 24 de abril de 1989 en la Ciudad de Tepic, Nayarit, Elba Esther Gordillo Morales tomó posesión como Secretaria General del sindicato del SNTE, sindicato más numeroso de América Latina. Había dado golpe de estado a Carlos Jonguitud Barrios, las mismas armas viciadas que éste había usado para sacar a Manuel Sánchez Vite. La Gordillo fue utilizada por el gobierno de Carlos Salinas para acallar la insurgencia magisterial que ya se gestaba, en la que, Jonguitud ya no servía. Este sátrapa mangoneó al magisterio por 17 años en complicidad con la Gordillo, y ésta, la Gordillo, se enquistó por 24 años. El gobierno le pagó con la misma moneda que utilizó para eliminar a Carlos Jonguitud y el 26 de febrero de 2013 la toma presa y la envía a prisión.

Cuando tomó posesión en 1989 en la ciudad de Tepic, al concluir su discurso nadie le aplaudió; se levantó un silencio atronador.

Entiendo su silencio, les dijo, pero vamos a recuperar la dignidad del magisterio…

Ayer reapareció en público y dio una conferencia de prensa, Cuando dijo que la reforma educativa se desmoronó, muchos le aplaudieron. Seguramente fueron correligionarios de sus tropelías al frente del sindicato de los maestros.

Veinticuatro años de control donde se esfumaron los millones de pesos mensuales de las cuotas de los maestros. 24 años en que para arribar a una mejor posición en la esfera sindical, una mejor posición en las plazas y los trabajos se tenía que ser incondicional del sindicato en toda su estructura desde el comité nacional, las secciones y delegaciones. Y si sumamos los años del nefasto Jonguitud y Sánchez Vite, concluimos que el SNTE es uno de los sindicatos más corrupto en la vida nacional. Veinticuatro años en los que se le achacaron la represión y muerte de compañeros maestros.

Y todavía tener la osadía de lanzar amenazas en la conferencia de prensa: “recuperé mi libertad y la reforma educativa se ha desmoronado”, “Ejerceré mi libertad consciente de que mi lugar siempre ha estado y seguirá estando al lado de los maestros.” Luego señaló que fue presa política del sistema.

Y al argumentar –como lo argumentó el presidente electo- que la reforma se ha desmoronado, nos manda la lectura, entonces, de que la nueva reforma dependerá de su liderazgo y que no será la reforma de los maestros sino del gobierno y el sindicato.

¿Será tan corta la memoria del magisterio que con el señuelo de la derogación de la reforma permitan que la corrupta Elba Esther Gordillo vuelva a enquistarse y seguir robando en el sindicato?

No lo creo, aunque la ex presidiaria da como un hecho “que su lugar está al lado el magisterio” es decir, volverá a estar adentro y viene por la dirección nacional.

¿Y cómo surge la insurgencia del magisterio en la CENTE y otras agrupaciones de maestros como los de Puebla que ya lanzaron la invitación a no permitir el regreso de la Gordillo?

¿Olvidaremos la represión y sangre derramada por los mártires de la lucha magisterial? Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: El gobierno que encabezará López Obrador está obligado a evitar la corrupción sindical y enaltecer su credo de: “no robar, no mentir y no traicionar”.

Que no olvide el presidente electo que el pueblo espera el ajuste de cuentas a los sindicatos y partidos políticos que son tan corruptos como el más corrupto de la nación.

Debe lavar la afrenta de no castigar a los de la mafia del poder. Se va el gobierno y se va con él la más escandalosa corrupción jamás vista.

Hicieron una reunión conjunta y él y Peña se dieron un efusivo saludo… ¡claro! Peña nieto y sus ladrones se van sin que nadie los moleste ni nadie les quite un cinco. ¿Para qué la reunión de “transición” si a ninguna secretaría van a enjuiciar? A ninguna le practicarán auditoría.

López Obrador cuidó casi todos los escenarios:  Pero si hacen una encuesta nacional –no como la del aeropuerto- preguntando si estamos de acuerdo en el “borrón y cuenta nueva” del sexenio que se va, seguramente encontraría otra respuesta.

Y a una pregunta dijo: no voy a mover la balanza, será el pueblo el que decida sobre el aeropuerto… como si el pueblo tuviese conocimientos de ingeniería, de aeronáutica, de costos y resistencias, etc,

Todo mundo sabe que se decidirá por el proyecto que él enarbola…y puede tener la razón, pero no es la forma…  Alea Jacta Est.-Miembro de ESAC.- 21-08-18

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.