Terrenos en Cabo San Lucas

“Darle todo para anularlo”

Si quieres conocer a un hombre dale poder, sentenció Confucio

Si quieres conocer a un hombre dale poder, sentenció Confucio. Y es una sentencia universal, comprobada en cada esquina de la vida social y política. “El peor daño que se le hace a una persona es darle todo” (Ana Cristina Aristizábal Uribe). En uno de los constantes correos que recibo de los compañeros que hacen el favor de mantenerme ocupado “y vivo”, está el de esta dama. Tituló su entrega con el nombre de: “Cómo anular a una persona”. Supongo que sale del contexto de su opinión la sentencia de Confucio ya que en el “dar todo” del que habla Ana Cristina, no incluye “dar poder”. Transcribo algunos conceptos del artículo, “Cómo anular a una persona”. “Quien vive de lo regalado se anula como persona, se vuelve perezosa, anquilosada y como un estanque de agua que por inactividad pudre el contenido”. “Aquellos sistemas que por “amar” o demagogia sistemáticamente le regalan todo a la gente la vuelven más pobre entre los pobres”. “Es una de las caras de la miseria humana”. “Sólo los sistemas más despóticos impiden que los seres humanos desarrollen toda su potencialidad”. Luego señala que la caridad en casos especiales no es mala. Aristizábal Uribe obviamente se refiere a la cultura de la dádiva ya institucionalizada en los países donde la pobreza y miseria es el efecto de eso precisamente, de los gobiernos despóticos, absolutos, dictatoriales, demagogos e insensibles que utilizan la pobreza para mantener el poder. Confucio se refiere al poder que en México ha creado el entramado “de la revolución” que mantiene al pueblo en un puño; entramado que ha nulificado en el pueblo la capacidad de la creatividad y potencialidad, la pujanza de la lucha y la inconformidad. Tenemos códigos hasta para decirnos en qué momento aplaudir o patalear, para las despensas y las dádivas… códigos para todo, para que el pueblo “como el estanque de agua que por la inactividad pudre el contenido”. “Cómo anular una persona” es la tesis socorrida por los gobernantes en todo el país. Basta mirar aquí, la pobreza del canal del gobierno y canal 10 para que el pueblo de sentido común se sienta ofendido por como utiliza la necesidad y miseria la dependencia llamada “Atención Ciudadana”, valor sudcaliforniano, los trabajos de pavimento y escuelas, etc. etc. Es el daño aterrador de un gobierno que entrega obra pública y servicios, y humillando la pobreza la presenta en canal 8 como una virtud cuando la pobreza es el resultado de malos y muy malos gobiernos. Ya llegó el momento en que los candidatos sin ley recorren el estado entregando migajas y despensas. Los candidatos son del tamaño de las despensas y migajas que reparten. Y es aquí donde entra el tema de, “Cómo anular una persona”. Se anula la familia, la colonia, la ranchería, el ejido, la playa, la escuela. Se anula la sociedad y lo que es peor: la conciencia y la dignidad se pudren como agua estancada. Se anula la capacidad de elegir los gobernantes.

¿Cómo cuántos años calcula usted, amable lector, en que la dignidad y el decoro, la pertenencia y la ideología, fueron anulados y dejaron de ser principio ético de la sociedad, la familia y el ciudadano y se transformaron en letra de cambio? ¿Cuántos años calcula usted en que la honorabilidad se desbarrancó entre la carroña de la corrupción, la impunidad y la demagogia, en nuestra entidad? Y lo reflexiono porque el cáncer que señalo no es nuevo. Y lo digo porque hubo un momento en que el desenfreno llegó y llega a límites insospechados. ¿Pero en qué momento nos golpeó y antes casi ni lo sentíamos? En mi leal entender los males provocados por la corrupción y que sentimos su golpeteo llegaron hace unos 27 años. ¡O sería que antes nadie medía la corrupción y los nuevos ricos eran fuereños? ¿Será condición sine qua non el que la lucha de los partidos políticos pulvorice los principios y la ideología? Porque antes nadie cambiaba de camiseta porque solamente había  una. (Por eso señalé en la colaboración del viernes que al pueblo le iba mejor cuando éramos territorio) Desde que somos estado hay un mundo de políticos profesionales (viven de ella) que se esmeran en cada proceso electoral de anular al individuo y sociedad. Porque la corrupción y la impunidad, el caos y la anarquía en los estados y municipios ha llegado a la catástrofe. Cada estado es un país. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Cada tres y 6 años nos dan carretonadas de demagogia, aparecen candidatos infalibles, honestos, humanos: “Yo sí regresé”. Nulificados les entregamos el voto y la sentencia de Confucio se cumple al pie de la letra. Las despensas, camisetas, plumas, gorras, vasos, llaveros, bolsas para el mandado, etc. que sobraron, se reparten entre los “amigo@s… y los pobres con mil necesidades a esperar el nuevo programa de atención ciudadana o el nuevo invento en lugar de valor sudcaliforniano… Alea Jacta Est. 2-4-14


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.