Retrospectiva forense del pueblo que no quiso morir… (segunda y última)

En 1929 había desaparecido el consejo municipal

En 1929 había desaparecido el consejo municipal como forma de gobierno en la región -después de grandes incidentes industriales, laborales y eventos nacionales como la revolución, pues el ya reconocido enclave minero francés de Santa Rosalía, BCS, no fue ajeno a las escaramuzas que se dieron en el noroeste mexicano, para dar paso al surgimiento de la organización política administrativa de la delegación municipal.

Para 1972 concluyó esta forma de gobierno, dando paso a la instalación del Primer Ayuntamiento Constitucional del Municipio de Mulegé. Desde 1957 la principal fuente de empleo en la cabecera municipal era la Compañía Minera de Santa Rosalía,  SA de CV,  de la cual se hacía cargo la Comisión Nacional de Fomento Minero, hasta su liquidación a mediados de los ochentas, cuando ya fue imposible seguir subsidiando esta industria ante el tipo de explotación y beneficio del mineral, el cual se extraía a través de socavones o minas, y se beneficiaba por medio de hornos reverberos.

Una tecnología ya pasada de moda.

La historia de los primeros Alcaldes de Mulegé fue sencilla. Sus acciones, básicamente fue organizar las nuevas formas de hacer política, entendiendo esta como el arte de gobernar, así como organizar la nueva forma de administración pública. Pocas obras de infraestructura, ya que estas eran responsabilidad de la federación, como hoy, después de un periodo democrático en la priorización, donde pueblo y gobierno tomaban la decisión de que hacer o que construir. Hoy,  y  desde 1999 este rasgo democrático está bajo el yugo del autoritarismo estatal.

Las obras en Mulegé –y en los otros municipios de BCS-, son producto de la decisión del gobernador o del presidente municipal sin tomar en cuenta al pueblo. Verbigracia la destrucción del parque Morelos de este puerto y mineral.

Cabe señalar que en este proceso político-administrativo,  hubo dos periodos intermedios, donde gobernaron un Presidente Municipal suplente en la persona de la Maestra y Diputada Constituyente María Luisa Salcedo Morales y, Rigoberto Garayzar Aguilar, quien encabezó el Consejo Municipal que durante tres meses gobernó Mulegé, como ajuste del calendario electoral para empatar el inicio de los ejercicios de gobierno municipal y estatal.

El primer presidente municipal de Mulegé, electo democráticamente, fue Juventino Hernández Rubino. “Don Tino”  -como le decía todo mundo-,  fue un hombre ejemplar y, quizás, el político más congruente entre el decir y el hacer que ha tenido Mulegé. Juventino Hernández Rubino, además de promover la pavimentación con concreto de la Avenida Álvaro Obregón en este puerto y mineral, así como  consolidar los desayunos escolares, entre muchas otras cosas, sentó las bases administrativas para que Mulegé se insertara en una nueva forma de gobierno estatal, ya que Baja California Sur (BCS)  en 1974  fue declarado estado libre y soberano pasando a ser la trigésima entidad de la República Mexicana.

A Juventino Hernández Rubino, lo sucedió Sergio Aguilar Rodríguez. Igual que Don Juventino, Sergio Aguilar Rodríguez, era nativo de este puerto y mineral. En su juventud fue un deportista muy avezado y se graduó como abogado por la Universidad de Guanajuato. Aguilar Rodríguez, se ha mencionado en muchas charlas y coloquios como un Alcalde estadista, ya que dio inicio a una serie de ajustes políticos y administrativos que el Ayuntamiento, en ciernes, requería para entrar a la modernidad. Su mano dura le hizo ganar muchos contrarios y, su relación con el Cabildo, nunca tuvo buenos términos. Sin embargo hay quienes en la actualidad lo señalan como el mejor Alcalde que ha tenido Mulegé.

Mario Vargas Aguiar sucedió a su vez a Sergio Aguilar Rodríguez. Ambos abogados por la Universidad de Guanajuato y, como Don Juventino, emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en ese tiempo y durante un largo periodo de años, un partido hegemónico  en BCS y en el País entero. Mario Vargas Aguiar era un joven con un sólido historial académico y  liderazgo estudiantil. Considerado –hoy por hoy-, como el político más prominente de Mulegé, ya que logró escalar los más altos  peldaños del poder gubernamental y vencer el centralismo  estatal que, hasta la fecha, mulegino alguno  haya podido lograr. Fue Diputado Federal y Senador de la Republica, además de Secretario General de gobierno, puestos a los que solo podía llegar gente de la ciudad capital del estado. En en varias ocasiones aspirante a la gubernatura de BCS. En materia administrativa, quizás, lo que enrareció su ejercicio público fue el hecho de que en su gobierno la nómina municipal inicio su expansión.

A Mario Vargas Aguiar lo sucedió otro abogado priísta, Marco Antonio Orosco Avilés, quien egresó de la Universidad de Guadalajara. Orosco Avilés,  encabezó el cuarto Ayuntamiento de Mulegé. Su ejercicio no fue diferente al de sus antecesores en materia de obra pública, sin embargo, al final, fue de los Ediles más cuestionados en el tema administrativo y, sobre todo, en situaciones carentes de interés público, en un tiempo que el Ayuntamiento mulegino ya empezaba a ser acosado por vivales que miraban en esa institución, una veta para sus negocios personales.

La frivolidad en el quehacer púbico empezaba a dar sus primeros pasos.

Antonio Hinojosa Cabrera fue el quinto alcalde de Mulegé. Impuesto por la liga de Comunidades Agrarias – o la Confederación Nacional Campesina que para el caso es lo mismo- o, el voto verde, como le denominaban al sufragio rural, uno de los principales aliados del PRI cuando el corporativismo político estaba en boga. Hinojosa Cabrera no salió bien parado de su ejercicio como presidente municipal ya que literalmente la pasó de noche, sin embargo muchos, aún recuerdan su bondad. La obra pública fue conducida desde la ciudad de La Paz, desplazando a técnicos e ingenieros locales, enseñando, como siempre, el centralismo su voracidad.

A Hinojosa Cabrera lo sucedió Raúl Roussaud Osuna, el alcalde más joven que ha gobernado Mulegé. Priísta para variar o, para no dejar de hacerlo. Su principal obra fue haber dado relevancia a las fiestas del centenario de Santa Rosalía y otros eventos de corte lúdico, pero su paso por la presidencia municipal de Mulegé fue un verdadero desastre.

Jesús Murillo Aguilar sucedió a Roussaud Osuna. Igual que su antecesor, totalmente desarraigado de Mulegé. Su principal obra fue el andador costero, y su principal castigo a la dureza con la que gobernó, fue el haber tenido que regresar una enorme cantidad de dinero del Ramo 33, “so pena de”  haber sido enjuiciado y hasta encarcelado.

Gilberto Flores Yee se erigió como el octavo alcalde de Mulegé. “El Chibeto” –como aún le dicen sus amigos-, fue quizás uno de los alcaldes con mayor oficio político que ha tenido Mulegé, aunque también lo alcanzó el nepotismo –tan en boga el día de hoy. Líder –indiscutido e indiscutible-, del Sindicato Salinero de Exportadora de Sal en su tiempo, filial a la Confederación de Obreros Revolucionarios o, CROC,  por sus siglas, quien le dio el espaldarazo en una época en que el corporativismo le seguía dando fuerza al PRI, quien ya sentía pasos en la azotea después de tanto abuso de poder en el ámbito estatal, donde los derechos de sangre de familias aún enquistadas en el PRI, empezaron a desplazar a verdaderos líderes sociales.

La debacle del partido tricolor en BCS y Mulegé se veía venir.

José Manuel Rojas Aguilar fue el noveno presidente de Mulegé y quien entregaría el poder al Partido Acción Nacional (PAN). Rojas Aguilar inicio, entre otras cosas de valor social, la pavimentación de la Avenida Manuel F. Montoya y le dio fuerza a la dirección de desarrollo municipal. Sin embargo su gobierno tuvo claroscuros en temas sin interés público y fue acusado muchas veces de encabezar un gobierno frívolo y de compadres, después de haberle ganado con tan solo dos dígitos la presidencia municipal al muy recordado médico y luchador social Luis Francisco Amador Hernández (QEPD).

Cabe mencionar que fue José Manuel Rojas Aguilar, quien por primera vez empezó a tener problemas para el pago de nómina, después de que esta en el rubro de compensados, había crecido sin control.

Enrique Rigoberto Garayzar Asíain fue el décimo presidente municipal de Mulegé. “El Pelón” –como le dicen sus amigos-, emanó de la sociedad civil, después de haber militado en el PRI, con quien no logró acuerdos y, abanderado por el PAN, ganó de calle la Alcaldía, sin embargo, los acuerdos que tuvo con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) ya con Leonel Cota Montaño (LCM) en la gubernatura, dio paso a la infiltración de perredistas  en Acción Nacional, lo que ató de manos a Garayzar Asiain y el PAN tuvo que entregar de nuevo la presidencia municipal de Mulegé al PRI.

Marco Antonio Núñez Rosas llevó al PRI de nuevo al poder municipal, en una elección histórica, ya que el PRD, quien gobernaba BCS y que  ya había borrado del mapa político al PAN, perdió todo en Mulegé, pasando a ser el PRI de nuevo la primera fuerza municipal  y a donde  nunca más regresó. La estrella que más brilló de Marco Antonio Núñez Rosas, fue la Dirección General de Desarrollo Municipal la cual fue profesionalizada y elevada a un rango en el servicio de tipo social que no ha tenido parangón. El SAPA, el CATASTRO –ahora sin tener que vender, al menos en la cabecera municipal-, y la oficina de Recaudación, dieron al Ayuntamiento un aumento del 20% en las participación presupuestal federal, toda vez que esas dependencias operaron con un rendimiento que no ha tenido comparación. Esos veinte por cada cien pesos del presupuesto que le fueron bonificados a Mulegé, y, a su vez, le fueron heredados al Alcalde sucesor del mentor de la colonia ranchería. Ni “El Pelón” Garayzar le heredó atraso en el pago de nóminas de compensados a Núñez Rosas, ni Núñez Rosas tuvo problemas para el pago de esa nómina, sino hasta al final de su ejercicio de gobierno  ( y a dos meses de las elecciones) cuando LCM le cobró –a lo chino- una deuda por 17 millones pesos que le había prestado a la administración de Garayzar Asiain en un claro y maquiavélico juego electoral lo que al final les rindió frutos pues al PRI le fue arrebatada de nuevo la  Alcaldía de Mulegé.

Dinero que LCM había condonado al tomar protesta Núñez Rosas como el onceavo Alcalde de Mulegé.

Después de una mala decisión el PRI en tan solo tres años volvió a entregar el poder al que ya no ha podido volver. Mientras, la crisis económica hacia mella en las familias y el Ayuntamiento mulegino se había convertido en el principal empleador de una sociedad ya hundida en el subsidio, del cual, los cínicos que iniciaron su ascenso al poder se aprovechaban de ello.

Pedro Osuna López arribó al poder municipal después de contender por la presidencia municipal por segunda ocasión, pues había sido derrotado en las urnas por Marco Antonio Núñez Rosas a quien nunca perdonó. La única estrella que brillo en el firmamento del primer Alcalde perredista fue el hecho de haber pagado la nómina de compensados, la cual infló en un 200%. Un cercano colaborador del nuevo Alcalde hizo una espantosa confesión que revelaba la voracidad del nuevo Alcalde al llamar tontos a quienes lo antecedieron cuando éste vio la abundancia de predios en el CATASTRO, el cual, al menos en la cabecera municipal, quedó prácticamente sin que ofrecer a las nuevas familias de Santa Rosalía, ante el impune y testaferro saqueo que promovió el Alcalde, de ahí que las nuevas colonias los Frailes  y Colinas de San Luciano (parte alta del rastro municipal) pasaron a poder de los testaferros –algunos de ellos actuales funcionarios municipales-, que no hace mucho, pusieron en venta algunos de estos predios. El SAPA, por su parte se fue a la quiebra al ser convertida en la caja chica municipal,  mientras la Dirección General de Desarrollo, prácticamente desapareció. La seguridad pública se alió a los delincuentes y se convirtió en enemigo del pueblo, mientras el deporte se fue hasta los últimos lugares en el medallero estatal. De obras no hizo nada, solo truncar las de su antecesor como el aberrante caso de la suspensión del sistema  contra incendios en el centro de Santa Rosalía que tantas consecuencias posteriores ha tenido.

A la par de esta debacle administrativa de los bienes públicos, el calamar gigante que había sido paliativo de una economía decadente y subsidiada en  había desaparecido de nuestros litorales; la minería regresaba con nuevos brillos y  gracias a la nueva  tecnología metalúrgica, mientras que por gestiones anteriores, nacía el Tecnológico de Estudios Superiores de Mulegé (ITESME).

José Manuel Murillo Peralta, contra todos los pronósticos y, con muchos de sus mismos correligionarios perredistas –todos tránsfugas del PRI- en contra, llegó al poder municipal y su administración, donde como buen perredista se abrazó al nepotismo, fue calificada como un desastre.

En el ámbito estatal el PRD se había convertido en el PAN y con Marcos Covarrubias ascendería al poder estatal por cuatro años, mismos que durarían en el poder los cinco presidentes municipales de BCS.

En el ambiente político de Mulegé, crecía la figura de Guillermo Santillán Meza, quien desde la sociedad civil, habría despertado al electorado como algún día lo hizo Enrique Rigoberto Garayzar Asiain. Santillán Meza llegó a la alcaldía como abanderado del PRD con grandes expectativas, sin embargo sus relaciones públicas fallaron y fue literalmente perseguido por el gobernador panperredista, Marcos Covarrubias Villaseñor.  Sus obras, entre otras, fueron el estadio de futbol “Antonino Arciniega” en la cabecera municipal y la modernización de la pista atlética, obra truncada por la actual administración municipal, así como la gran pila de abastecimiento de agua potable localizada en la nueva Rosalía y que se encuentra en el mismo estado, así como la rehabilitación del andador costero. Su cruz, fue no pagar la nómina de los compensados, entre otras cosas de mínimo interés periodístico que han promovido los dos actuales alcaldes.

La salida de Guillermo Santillán Meza de la alcaldía de Mulegé tuvo su momento más álgido cuando éste, cerró las puertas de la Minera y Metalúrgica del Boleo, a quien acusaba de no pagar los impuestos por licencias de construcción y, ya siendo gobernador de BCS, el panista venido del PRI, Carlos Mendoza Davis,  cambio la ley y bajó del poder a “El Guille” una semana antes de cumplir su mandato yéndose con él –al parecer para siempre- del escenario político municipal y estatal el PRD.

Pedro Osuna López, después de haber sido denunciado por “pedir anticipos” por un constructor paceño cuando estuvo de director del CAPECE y habiendo sido rescatado por la diputada del XIII distrito electoral, Edith Villavicencio, quien dicho sea de paso, fue – y es- su alfil y su trébol de la suerte, entró de nuevo a la palestra política municipal desde el ITESME, donde había sido señalado por la auditoria mayor del Congreso Estatal por no haber comprobado varios millones de pesos y haber cobrado como docente sin haber entrado a impartir catedra a un salón de clases. Con todo, supo manipular  lo que quiso en esa institución de estudios superiores donde dio rienda suelta al tráfico de influencias, la manipulación de conciencias y al nepotismo.

Mientras, el PRI era destazado por los mismos de siempre. La minería ya se había convertido en una empresa de cabecera en la región, la pesca iba en picada y la delincuencia se adueñaba de las calles  del “pueblo que no quiso morir”, pero que se debate en sus estertores.

Vino la elección del 2015 donde ya investidos Felipe Prado Bautista  por el PRI y Pedro Osuna López por el PAN, fueron bajados de sus candidaturas y entregadas a dos mujeres: La cónyuge de Osuna López en el PAN y Sandra Elizarrarás en el PRI. Felipe Prado emigró al PANAL y así se perfiló la victoria electoral panista-perredista y de nuevo el ascenso al poder municipal de Pedro Osuna López.

La historia de un año que lleva en el poder el matrimonio Osuna López, no varía en nada a la historia del pasado. Su autoritarismo lo enseñó desde un principio al no invitar al cabildo saliente a la ceremonia de toma de poder como era tradicional. Insertó funcionarios sin perfil y, violando la ley del ISSSTE, llenó de jubilados y pensionados los mandos medios del ayuntamiento. Su nepotismo lo rebasó y, su primer informe de labores, fue solo culpar al que quedó atrás. A solo un par de meses de gobierno daba la impresión de que ya se iba, mientras, la su voracidad se reflejaba en un nepotismo y chambismo inmoral al insertar a su familia y familias enteras en la nómina de empleados la que no ha parado de crecer al grado de sumar ya varios cientos.

En la asistencia al primer informe de labores del matrimonio que gobierna Mulegé, al cual solo asistieron los nuevos en la nómina, se notó el desprecio popular que sigue sumando el matrimonio oficial. La llegada de su hija mayor a la dirección del registro civil –hace un par de días-, revela su nepotismo enfermizo y las últimas acusaciones de manipular préstamos a quienes ya se fueron de sus filas, son eventos que, también revelan que le será difícil retener el poder por doce años como le tiene prometido a su tribu, a sus empleados… Dios no agarre confesados.

En unos días Santa Rosalía enfrentará otro años más entre situaciones que no son del nada benévolas. La delincuencia sigue al mando de las calles, mientras la minería no las tiene todas consigo y, la pesca, literalmente, ha sido desaparecida por las dos últimas administraciones estatales que solo ven la venganza en su obtuso horizonte. De ahí que el mote de “El pueblo que no quiso morir”, tome más vigencia que nunca… Solo esperamos no asistir a sus funerales.

Mosaico Político

Por un problema cervical –no crean que por agachado-, me han recomendado dejar de leer y escribir, así que por espacio de quince días, estaremos fuera del espacio virtual, ya que la prensa orgánica no nos deja embadurnar sus páginas… Así que a mis dos o tres lectores les pido su comprensión, también a mis editores y les deseo a todos una Feliz Navidad y un Próspero año nuevo 2017… “Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia”. Aldous Huxley (1894-1963) Novelista, ensayista y poeta inglés.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.