Nada ni nadie…

Habíamos llegado un poco antes de las ocho de la mañana

Habíamos llegado un poco antes de las ocho de la mañana. La escollera del lado Este del puerto artificial de Santa Rosalía, BCS, construida por la ingeniería francesa el siglo XIX, es ahora la pista que la gente usa para realizar su caminata  por las mañanas y las tardes. Un paradisiaco lugar convertido en el sitio que mayor numero ciudadanos reúne,  aparte de los antros.

La sorpresa fue cuando el guardia de turno nos impidió la entrada, aun cuando le comentamos que había gente caminando por la escollera. “Ya viene el barco” – nos dijo y, en efecto, más allá de la escollera se miraba la diminuta figura del barco “María del Pilar”, procedente de isla San Marcos.

Semanas antes, otro vigilante nos había impedido la entrada, ahora bajo el pretexto de que la escollera habría de ser reparada.  La escollera, la que algunas generaciones conocemos como “Malecón”, fue dañada por los dos últimos huracanes y según hemos podido darnos cuenta ya será  reparada, ya que los pisos (losas) fueron arrancados por la mar y las grandes rocas que la protegían desaparecieron siendo esto un riesgo, ya que al presentarse otro fenómeno de igual envergadura,  estaría en franco riesgo el puerto, el cual es un icono en nuestra historia y, significa, además, una gran entrada de dinero por su usufructo, pero también le da el “status” de puerto a nuestra ciudad que es bañada por el Golfo de California y la posibilidad de obtener recursos de los muelles de embarque aledaños y propiedad de las empresas COMSA en San Marcos, Minera y Metalúrgica del Boleo y Carbón Mexicano.

Todo el dinero se va a la ciudad de La Paz, BCS. API solo existe aquí como una fuente de colocación de empleados leales al régimen panista o a quien gobierne en turno y, su director, nunca se le ve por ahí.

Es pues solo una acéfala caja de resonancia de la API BCS con sede en La Paz, BCS.

Aquí todo es así. Un director de API, que nunca está, que no va a trabajar porque anda construyendo en los terrenos de sus testaferros (prestanombres). Un guardia que obedece a sus superiores; una infraestructura –histórica e icónica- convertida en el punto de reunión de los cachanos destruida por la fuerza de la naturaleza y que será reparada para poder seguir usufructuándola  y, una obra más,  programada, licitada (quizás sí, quizás no), desde la ciudad de La Paz, BCS, como todo lo que aquí se hace y se deshace, sin tomar en cuenta a nadie ni nadie… Que es el tema que queremos esta ocasión abordar.

La historia del autoritarismo en la decisión de hacer y  deshacer en los pueblos de Baja California Sur, no es cosa de hace mucho. Paradójicamente, quienes tomaron el poder con la bandera de la izquierda progresista, fueron los que le quitaron al pueblo ese empoderamiento, esa capacidad de decidir entre sus más elementales necesidades –donde la escollera es una mera referencia.

Todos –o casi todos ellos- aún viven del gobierno  que tuvo su ascenso en 1999 con la bandera izquierdista que les prestó el PRD, ya que en su gran mayoría venían del PRI, mientras hoy gobiernan con la bandera de la derecha que les prestó el PAN para poder salir del ostracismo… De la nada.

Todo un caso la manera de hacer política y acceder al poder  BCS, pero este es otro tema.

La cuestión es que –al menos- en Mulegé, la ciudadanía no lleva mano en la decisión o priorización de la obra pública, aun cuando toda esa obra afecte directa o indirectamente y provenga de los impuestos o, del usufructo que, al que  gobierna, le da lo que el pueblo construyó con sus manos, con su historia.

2017 es un año pre electoral. No hay que perderlo de vista.

Santa Rosalía en lo particular y el Municipio de Mulegé en lo general vienen arrastrando un enorme rezago en la obra social. Ciudades como Guerrero Negro y Vizcaíno sufren lo indecible cuando apenas les llueve (aparte de su viacrucis por la inseguridad). La heroica Mulegé vive un eterno problema sanitario por el descontrol en el manejo de las aguas residuales  y su presa ya no resiste más. En la cabecera municipal es insoportable transitar por sus calles y avenidas  que no soportan solo un aislado programa de bacheo, mientras que el acueducto que le provee de agua, es ya obsoleto, la iluminación pública es un  caos, el sistema contra incendios en la zona centro volvió a quedar en el olvido, entre otros muchísimos rezagos en infraestructura deportiva y educativa, etc.

En este contexto,  lejos de organizar al pueblo para que, en conjunto, priorizar obras, el gobierno estatal –porque el municipal parece que no existe mientras no sean obras de beneficio personal, verbigracia la casa del estudiante de Mulegé que le dará plusvalía a los terrenos de testaferros del “titiritero”-, ha lanzado el rumor de la construcción de obras que de manera unilateral construirá y donde no habrá supervisión de la parte municipal, mucho menos, habrá de tomarse en cuenta al pueblo para definir democráticamente, lo que es  verdaderamente prioritario en nuestra comunidad y no lo que le impongan  -o le convenga- a la Alcaldesa y a su marido desde La Paz, BCS.

Mosaico Político

El tamaño del embate contra el Senador Ricardo Barroso Agramont de parte de los “textoservidores” del régimen, es el tamaño del temor que tienen en el palacio de cantera de que el joven  congresista tome de nuevo los destinos del PRI en BCS…  Cuando el pueblo de Santa Rosalía, BCS sepa de quienes son los terrenos aledaños a donde se construye la casa del estudiante Mulegino, entonces podrá caer en la cuenta del porque se construye algo que no se justifica (un programa de becas es más viable)  y precisamente en esos terrenos que no hace mucho fueron propiedad de todos los cachanos… En el programa municipal “empleo temporal” que en Mulegé es utilizado para reclutar gente y votos para las próximas elecciones  y que a los beneficiarios se les hace creer que se les paga con dinero que la Alcaldesa no ejerce para sus gastos personales, no existen recibos oficiales, solo un papel donde el trabajador estampa su firma de recibido… ¿Entonces la Alcaldesa y su marido gastan de su peculio en todos viajes que emprenden, el lujo en que viven y todo lo que gastan en restaurantes a diario?… Se nos hace mucha belleza… El mundo es la suma total de nuestras posibilidades vitales. (José Ortega y Gasset).


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.