Mulegé hundido mediocridad, en el tráfico de influencias y la compra de voluntades

Don Julio llegó al puerto después de muchos años de luchar

Santa Rosalía, Baja California Sur.- Don Julio llegó al puerto después de muchos años de luchar contra las adversidades en la ciudad fronteriza más visitada del orbe. Llamo su atención la bonanza que derivó la construcción del complejo minero metalúrgico del Boleo y los recuerdos de aquella gente que conoció cuando desde Tijuana BC, en los ochentas y los noventas, siendo muy joven, mercaba con diferentes refacciones para autos, donde siempre encontró una buena relación, respeto y, sobre todo, honestidad en los tratos.

Pero a Don Julio también lo trajo su situación familiar: Un hijo que acababa de fallecer en este lugar, su familia con niños aún y la tranquilidad de una pequeña ciudad.

Al llegar al puerto, se instaló en un lugar que ya tenía propietario, porque si algo ya no tiene el puerto de Santa Rosalía, BCS son predios o terrenos para construir una casa habitación, mucho menos un negocio como el que Don julio pretendía. Aquí todo lo tiene quien gobierna o quienes han gobernado y con ellos tienes que negociar para poder hacerte de un lugar para construir un negocio o, lo peor, para poder vivir.

Don Julio –que también puede ser cualquiera de nosotros-, construyó su negocio en un lugar que le alquilaron –curiosamente donde estaba proyectado un bulevar. Como tú, como yo o, aquel, Don Julio buscó un lugar para que fuera de su propiedad y ahí construir su negocio, su patrimonio familiar. Lo encontró a la salida norte del puerto. Una posesión de muchísimos años, debidamente notariada y con el pago de impuestos –prediales y demás- ininterrumpidamente. De esos terrenos que administró y, hasta vendió, quien en su tiempo fue su propietario por derechos de posesión: Impulsora Minera e Industrial SA de CV (IMeI) que era filial a la Compañía Minera y Metalúrgica de Santa Rosalía, empresa que explotó el mineral de Cobre hasta 1985 que fue cuando IMeI se disolvió. Sin embargo todos los predios que IMeI comercializó fueron respetados por la Ley, porque nada se hizo en la ilegalidad. De ahí que existan muchos propietarios de terrenos producto de la compra-venta con este organismo que le han sido respetados por todos los gobiernos municipales de Mulegé.

Menos el de Don Julio porque su vecino fue simpatizante y, quizás contribuyente, de la campaña electoral que llevó al gobierno municipal a quienes habitan hoy en el palacio de Madera frente a la plaza central.

Don Julio lleva ya dos años de insultos, vejaciones y desaires de parte del que despacha como Síndico Municipal quien dice ser hermano –suponemos que por cuestión de afecto-, del vecino que le invade su predio sin ninguna restricción por parte de la autoridad, la cual agrede y amenaza a Don Julio cada vez que este, quiere hacer valer su propiedad.

Don Julio tuvo que cambiar de abogado porque este ya no tuvo voluntad de seguir. No hay Ley que proteja a Don Julio de la invasión a la que ha estado sujeto y no hay tampoco quien pueda cambiar de parecer al Síndico y a quien desde la más clara oscuridad lo manipula.

Así se gobierna en BCS y así se vive en Mulegé.

Nadie se puede meter contra quien apoyó –o financió- la campaña  de la esposa de Pedro Osuna López. Aun cuando tengas la razón legal, contra quien simpatiza con el todo poderoso Pseudo Presidente Municipal no te puedes meter. De ahí el viacrucis que ha vivido Don Julio en una tierra que consideró promisoria y acogedora.

Para nadie –ni siquiera para sus temerosos empleados, porque no trabajan para el Ayuntamiento sino para la voluntad del emperador(cito)-, es un secreto de que en Mulegé la voluntad se compra y que el abuso de poder está a la orden día sin que haya voz o grito que la denuncie. Nadie aquí es capaz de protestar sin estar en riesgo de perder su trabajo (casi tos el puerto trabaja con él, de ahí el escandaloso aumento de la nómina municipal), o perder su patrimonio como el caso de Don Julio a quien la propia Ley lo ha dejado desamparado.

Así se gobierna en BCS y así se vive en Mulegé.

Mosaico Político

Cuando Cecilia López Gonzáles arribó a la alcaldía de Mulegé, la nómina neta de empleados municipales ascendía quincenalmente a los $ 5,454,545.07… Hoy, en la última sesión del Cabildo, fue presentada una nómina mensual – y aprobada ciegamente por los regidores-, que rebasa los 17 millones de pesos… Todo el excedente, se justifica en el pago de un ejército de voluntades que hacen el trabajo pre-electoral para la re-elección de quien gobierna en la más clara (por aquello que no le importa que todos los sepan) oscuridad en el Municipio de Mulegé, donde se exhiben sin recato –sin vergüenza pues-, funcionarios de una misma familia, sin respetar en nada a la Ley de Responsabilidades para los Servidores Públicos… Al parecer el PRI no ha entendido que a las elecciones del próximo 2018 ir solo será un suicidio político… La cuestión es que: ¿Quién querrá una alianza con el tricolor?… Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral. Sir Francis Bacon (1561-1626) Filósofo y estadista británico.


* * *


Una Respuesta de Mulegé hundido mediocridad, en el tráfico de influencias y la compra de voluntades

  1. Lic. Chavez 17/07/2017 en 3:10 AM

    la nota es confusa por una parte dice que don Julio, es arrendatario es decir que paga por usar el terreno y no es el dueño.

    Por otra parte dice que don julio es propietario es decir que es dueño del terreno, es una nota de ataque al gobierno Municipal, lo que considero falta de objetividad y claridad cuando lo que debe ser es que se lleve un juicio ante un juez, o me equivoco estimado maestro, y destacado periodista con licenciatura en ciencias del periodismo y sin tendencia parcial sobre todo.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.