Terrenos en Cabo San Lucas

La otra nómina… Entre otros temas

Un tema del que nadie – desde tirios y troyanos, hasta orgánicos e inorgánicos-, se han atrevido hablar

Un tema del que nadie  – desde tirios y troyanos, hasta orgánicos e inorgánicos-, se han atrevido hablar en el Municipio de Mulegé -quizás todos por temor a correr la misma suerte-, es el abusivo, arbitrario, e irracional incremento que tuvo de nuevo la nómina municipal a un año de haber iniciado su ejercicio la actual administración pública que representa legalmente Cecilia López Gonzales, pero que de facto, la encabeza su cónyuge.

En la actualidad – y solo en la cabecera municipal-, la hacienda municipal estaría erogando los sueldos de  más de doscientos nuevos trabajadores, quienes habrían ligado su entrada al erario después de la campaña político electoral que llevó a  Pedro Osuna López, como decíamos en reglones anteriores,  a ser el Alcalde de facto y a su esposa, Cecilia López Gonzales, literalmente, a representarlo en el plano de lo legal, con todo y que sea constitucionalmente la Alcaldesa de Mulegé.

Hay quienes en su corta mira o, porque sencillamente fueron empleados de la noche a la mañana,  ya deambulaban en la calle sin destino,  justifican el mando de facto que ostenta el cónyuge oficial, mientras la Alcaldesa, por su parte,  ha aceptado ante el mundo entero y en los medios de comunicación el papel que juega su marido y, el roll, al  que ella ha sido relegada, dentro de un gobierno municipal que se ha significado por el tortuguismo, la indolencia y el nepotismo, donde cualquier influyente grosero te puede despojar de tu patrimonio al amparo de la pareja oficial, y donde –sin ninguna vergüenza-, hay familias enteras empleadas en las diferentes dependencias; donde impera el doble sueldo y donde, tal parece, hay quienes  tienen el don de la ubicuidad, al ostentar trabajos en diferentes instituciones de gobierno sin haber compatibilidad en los horarios, primordialmente en los ámbitos estatal  y municipal y, por consiguiente,  el cobro de sueldos en posiciones que son honorificas y que ellos mismos denominan: “la otra nómina”.

Todo sin recato alguno, sin tener un tope, un límite en las normas  y valores que deben prevalecer en lo general en una comunidad como la nuestra.

De ahí que podamos ver en las diferentes dependencias a matrimonios enteros despachando en el mismo mostrador o a los vástagos de uno o dos directores; las nueras, los cuñados y los hermanos, entre otros tantos, haciendo fila cada día quince para cobrar los sueldos que suman cuatro, cinco y hasta seis en cada familia que ahora viven  y se benefician del erario municipal.

Fuentes extraoficiales hablan de que hasta doscientos veinte nuevos empleados fueron insertados a la nómina  –solo en la cabecera municipal-, mientras otros, con nombres y señales, indican que podría sumar el doble, es decir, hasta más de cuatrocientos nuevos empleados, que pudieron ser contratados por la XV Administración Municipal de Mulegé.

Más los privilegiados de la “otra nómina”.

 “Toda esa gente -nos menciona un personaje  quien nos pide omitir su nombre por ser trabajador también del Ayuntamiento Mulegino y que asegura corre el riesgo de ser despedido-, fueron quienes le hicieron la campaña a Pedro Osuna López. Todos ellos, -quienes son los menos culpables de este quebranto a la hacienda municipal-, como pago a esa actividad electoral fue que  ingresaron  a la nómina municipal y lo mismo sucedió en Guerrero Negro, en la Heroica Mulegé, en San Ignacio, en Vizcaíno y donde pudieron meter gente lo hicieron, haciendo –ellos- un trabajo que nada tiene de beneficio social ya que solo es para seguir haciendo campaña a favor de un clan familiar o al partido que los cónyuges oficiales estén dispuestos a emigrar con cargo al erario municipal”.

Es de esta realidad pues, de lo que orgánicos e inorgánicos al poder municipal no se atreven hablar.

Es esta la realidad de una administración pública municipal que en los próximos días informará, se supone al pueblo de Mulegé – o, quizás,  solo a sus aliados como lo hiciera la autoridad estatal-, de lo que ha hecho a más de un año de  haber iniciado un “sui generis” gobierno de facto que ya no recibe a nadie en sus oficinas del Palacio de Madera y que se inventa audiencias públicas de un par de minutos donde nada  resuelven y  donde se pierden cientos de miles de pesos de una oficina como la del SAPA de Vizcaíno sin que se finque responsabilidad alguna… Un gobierno pues en la impunidad total.

Mosaico Político

Increíble que alguien mienta de la manera que lo hace la Alcaldesa consorte de Mulegé en sus spots para promover su primer informe de gobierno…            Eso   la hace, aparte de escupir para arriba, la hace  perder     credibilidad como persona,      como señora                                                                                                         y, lo peor,  como  lo que nunca ha podido ser: la Alcaldesa de un pueblo que se debate entre la delincuencia y políticos de poca monta… Ganamos    decenas de medallas dice y en las redes sociales le preguntan por qué no dice cuántas… Habla de unos servicios de primer mundo y de Guerrero Negro le enseñan imágenes de muchos días sin que recojan la basura… Habla de promover el deporte cuando en la cabecera municipal su cónyuge hizo hasta lo imposible porque no llegará el beisbol de primera fuerza y, a todos tiros, trató de truncar la llegada de un original equipo de beisbol de primer nivel como fue el caso de los Industriales de Santa Rosalía… Menciona programas y apoyos a productores desde su administración, cuando todo mundo sabe que solo han operado programas de orden federal que siempre han estado vigentes… Habla de transparencia cuando en la página Web de esa instancia solo hay confusión… Dice conducir un gobierno honesto cuando, ni conduce ella el gobierno y la honestidad se trunca con el nepotismo, el tráfico de influencias, el diezmo en la poca obra que despliegan y, los sueldos estratosféricos, que cobran los hijos de funcionarios y que devengan su familiares en puestos honoríficos… Mentir para seguir en el poder… Que miseria tan enorme… El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Winston Churchill (1874-1965) Político británico.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.