La contaminación histórica en las playas de Santa Rosalía

… Según científicos del CIIMEAD

Santa Rosalía, Baja California Sur.- Cuando José Rosa Villavicencio encontró las bolas de arcilla que contenían los cristales del mineral después mundialmente conocido como boleítas, la génesis (origen, raíz…) de este mineral que dio nombre –y renombre- a esta región, ya tenía miles -quizás millones- de años de haberse concebido.

A través de los años, una cantidad incalculable de geo sedimentos ya se habían ido al mar lixiviados -y transportados- de manera natural, aportando al eco sistema marino de nuestro litoral en lo particular y, al Golfo de California en lo general, los minerales necesarios para su función, pero también, enriqueciendo –en los sedimentos de la playa-, la acumulación de elementos químicos asociados con la mineralogía del Cobre.

Después de cien años de actividades mineras de extracción, fundición y, hasta lixiviación (planta y presa de jales de la LPF ubicadas en la boca del arroyo “Purgatorio”), esta concentración enriqueció (aumentó), según datos que aporta el estudio: Potencial toxicity of  chemical elements in beach sediments near Santa Rosalía copper mine, Baja California Península, México www.elsevier.com/locate/ecss, realizado por  MP Jonathan, E Shumillin, GM Rodrigues-Figueroa, PF Rodrigues-Espinoza y SB Sujita, miembros del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD) y del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas del Instituto Politécnico Nacional, que fue publicado – y puesto disponible en idioma Inglés- en línea (Internet) el 21 de junio de 2016, demuestra que las actividades recientes de minería en la región, no intervinieron para el aumento de estos valores y, curiosamente, de las 17 muestras que fueron analizadas (de punta Santa María a la Playa “El Morro”), las menores concentraciones de contaminantes, se localizan en el área donde ahora se llevan a cabo actividades de minería (fig. 1 del estudio en mención), ubicando los mayores valores de contaminantes frente a donde fue la fundición y hacia el sur del puerto de Santa Rosalía, BCS.

En días recientes, se ha dispersado el rumor sobre el tema y, hoy, por hoy, sobran quienes hablen de la contaminación en nuestro litoral, solo que lo hacen sin sostener prueba alguna, ya que el único estudio que existe sobre esto, es precisamente el documento en mención (publicado en inglés) y que a continuación habremos de analizar -en nuestra medida-  en cuanto a su contenido por su natural impacto en el interés público y periodístico.

Grave es, -solo por dar un ejemplo- que ante  la crisis y la anarquía actual del sector pesquero local, donde la explotación de la especies marinas ha disminuido sus cuotas de producción, ellos busquen culpables y, lo peor, sería que encontraran eco en la sociedad civil (regularmente mal informada) y en organismos que se consideran profesionales en actividades ambientalistas para señalar a las empresas (COMSA en Isla San Marcos, Carbón Mexicano y Minera Metalúrgica del Boleo en Santa Rosalía) que realizan actividades mineras en nuestra región, una de las cuales tiene apenas un año en la producción -de Cobre, Cobalto y Sulfato de Zinc Monohidratado- y que se ha convertido en una empresa de cabecera en el lugar.

Los científicos analizaron –en abril de 2011-  un total de 17 muestras que fueron recogidas en el área donde se ubica Punta Santa María y, hasta la playa “El Morro” (ver fig. 1 del estudio). El análisis fue para la determinación de 31 elementos químicos y generar datos geoquímicos en la zona minera de Santa Rosalía.  Los resultados indican que los sedimentos de la playa fueron enriquecidos en cobre, zinc, cobalto, plomo, cadmio (3856, 2599, 635, 236, 240 Mg Kgr a la -1, respectivamente) y en Mn (2.01 %) debidos a un siglo de actividades de minería y fundición.

En su introducción el estudio señala que a menudo, los ríos locales y arroyos transportan metales traza al medio marino  y costero (un metal traza en geoquímica es considerado como un elemento químico cuya concentración es menor a 1000 ppm o menor del 0.1 % de la composición de la roca), esto debido al depósito de productos de desechos generados por actividades humanas (como es el caso de la presa de jales, hoy colapsada de la Planta LPF y que se localiza en la boca del arroyo “Purgatorio”).

Dado a que muchas actividades antropogénicas ( Antropogénico se refiere a los efectos, procesos o materiales que son el resultado de actividades humanas, a diferencia de los que tienen causas naturales como huracanes, sismos, maremotos, etc., sin influencia humana) se llevan a cabo en ambientes marinos costeros y se necesita considerar la contaminación histórica y continua de los sedimentos mediante elementos traza, para establecer programas de monitoreo espacial y temporal, para la implementación de medidas correctivas adecuadas para prevenir el enriquecimiento de elementos tóxicos.

Y acota:

“Santa Rosalía BCS, es bien conocida por sus actividades mineras históricas, especialmente de cobre. Un rasgo notable en los sedimentos de playa de este estudio (sic), es el impacto de la minería extensiva de Cu y elementos relacionados, durante los últimos cien años (1856-1965 en el depósito “El Boleo” 1965-1984 en el depósito “Santa Rosalía”*). La fundición en Santa Rosalía se dijo que era uno de los principales procedimientos para la obtención de Cu metálico durante esos dos periodos”.

“Durante esos periodos de actividades mineras y procesamiento de mineral, varios tipos de materiales (desechos industriales y mineros) fueron depositados en las playas, y que posteriormente fueron transportados por las corrientes oceánicas, ya que esta cuenca es tectónicamente activa”.

“Reportes anteriores indican que aproximadamente 370 millones de toneladas de desechos sólidos fueron generados debido a la actividad de minería y fundición. Estudios previos indicaron que estos sedimentos comprendían casi 3 millones de toneladas de escorias de hornos que habían sido transferidas (acarreadas) del sitio de la presa en tierra hacia las playas locales adyacentes y cerca de 1.4 millones de toneladas de jales mineros fueron diseminados en la región de la presa. Cabe señalar que la región está dominada por arroyos de corta vida, que fluyen entre las zonas mineralizadas que fueron minadas para la extracción de cobre durante más de un siglo. Se cree que la extracción y procesamiento de cobre en el área de Santa Rosalía ha resultado en un fuerte enriquecimiento de metales traza en las zonas terrestres, así como en los sedimentos del Golfo de California.

“Con el fin de comprender el grado de enriquecimiento y contaminación, este estudio tiene como objetivo identificar el patrón de concentración de los elementos mayores (Si, Al, Fe, Ca, Mg, Na, K, Mn) y los elementos traza (Ag, As, Ba, Be, Bi, Cd, Co, Cr, Cu, Ho, Mo, Pb, Rb, Sb, Sc, Sc, Se, Sn, Sr, V, Y, Zn y Zr) en los sedimentos de playa inter mareales del presente estudio, que son elementos asociados al impacto de la minería de Cobre durante los últimos cien años en la región de Santa Rosalía, BCS. Este estudio se centró en las variaciones en la concentración de metales traza, para sugerir mejores planes estratégicos para un programa de monitoreo a largo plazo en el control del enriquecimiento de elementos traza en la calidad del sedimento de la playa.

Como podemos observar, el enfoque del estudio se centra en saber y, dar a conocer, el estado de cosas en cuanto a la contaminación histórica de los sedimentos de playa en nuestro litoral y que sirva de plataforma estadística para estudios posteriores… Y el estudio concluye:

 “El patrón de conservación de elementos químicos indica un enriquecimiento de 5 a 25 veces de Mn, Zn, Cd, Pb, y Co en los sedimentos de playa del distrito minero de Santa Rosalía como un efecto adverso directo que tuvo lugar durante más de un siglo. Las mayores concentraciones de metales en los sedimentos (área frente a donde está la fundición y hacia el sur del puerto hasta la playa “El Morro”) también se deben al efecto antropogénico (lixiviación LPF*) de los elementos químicos en los sedimentos de la playa  durante diferentes periodos que concluyen en 1985” *.

 “La asociación de elementos también sugiere que el enriquecimiento de metales está directamente relacionado con actividades históricas de minería y procesamiento de minerales y que se debe tener cuidado para evitar cambios drásticos en la descarga de minería y efluentes industriales para proteger la playa y la calidad del medio ambiente costero, así como mantener su importancia biológica y ecológica en los próximos años.

 Al respecto y porque es una de las industrias que se dedica a la minería en la región, nos dimos a la tarea de investigar las recientes estrategias en conservación ambiental con las que opera Minera y Metalúrgica del Boleo (MMB), sobre todo en aguas residuales y en la operación de la presa de jales donde pudimos constatar la siguiente información: En cuanto a las descargar al mar de salmueras producto de sus plantas desalinizadoras (2), MMB opera bajo los estándares de la norma oficial: NOM-001-SEMARNAT-1996 que establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales y bienes nacionales. En cuanto a la operación de la presa de jales, MMB opera con la norma NOM-141-SEMARNAT-2003 que establece el procedimiento para caracterizar los jales, así como las especificaciones y criterios para la caracterización del sitio, proyecto, construcción, operación y post operación de presas de jales.

 Es muy importante señalar –y reiterar-, que el estudio menciona que los valores más altos de contaminación se localizan frente a donde fue –por más de un siglo-,  la fundidora de Cobre y hacia el sur del puerto artificial de Santa Rosalía, BCS, pero también pudimos constatar que, en cuanto a la calidad de agua de mar, la zona donde se localiza el muelle de embarque de MMB es la más limpia de nuestro litoral y, la prueba mayor, es el nuevo –y variado- hábitat que se ha formado en la estructura subyacente al muelle de embarque que, a decir de los pescadores locales, es el único lugar donde se pueden encontrar especies marinas que ya no se encuentran en otros lugares donde antes abundaban.

 También es importante decir que, lo que no se ha podido parar es la aportación y el enriquecimiento de la contaminación bacteriana a los litorales de Santa Rosalía. La zona critica de esta fuente de contaminación se localiza en el sitio conocido como “La Matanza” que es donde también se localiza el cárcamo de bombeo #2 del SAPA Mulegé que vierte –y ha vertido durante muchos años-, todo lo que llevan las aguas residuales de la ciudad: principalmente heces fecales, pero también desechos industriales y de talleres automotrices (aceites, combustibles, solventes, etc.). Al respecto, ningún organismo ha dado a conocer estudios recientes sobre la contaminación bacteriana en el lugar, quizás porque no exista, sin embargo, lo que sí es seguro que exista es un alto grado de contaminación por coliformes, y  residuos industriales aportados por los organismos púbicos y privados comentados anteriormente.

 *.- Apuntes del autor de la columna.

 Mosaico Político

 Partido en dos se encuentra el proyecto que pretende eternizarse en el poder en el Municipio de Mulegé…  Una gran alianza ciudadana y de partidos se entreteje para enfrentar los nuevos retos electorales… Es más que claro que solos, los partidos políticos tradicionales y los de nuevo registro, no podrán llegar a quitar del poder a la hegemonía panista que logró al entregar su partido a los tránsfugas de siempre ¿Qué puede haber imprevisto para el que nada ha previsto? Paul Valéry (1871-1945) Escritor francés.

 


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.