Jueces de Distrito en BCS, discrecionalidad legal o personal

¿Dónde quedó la objetividad, la sabiduría, la madurez y la ética?

Es innegable que los Jueces de Distrito, para el caso que me ocupa, disfrutan de una discrecionalidad constitucional para juzgar los asuntos a su cargo, que resulta en altísimo número de casos violatoria de los más elementales derechos humanos; ello, en virtud de que aun cuando todos ellos son técnicos altamente calificados en derecho que han pasado por un sin número de pruebas, lo cierto es que las más importantes, que son cuales rigen su prudente arbitrio, ni siquiera las conocen. LA OBJETIVIDAD, LA SABIDURÍA, LA MADUREZ Y LA ETICA.

Un Juez de Distrito en Baja California Sur, un sujeto tan sobrio como pedante y tan conocedor de la técnica jurídica como crecido en el culto de su sagrario,  acaba de sentenciar a un inocente, contra el cúmulo de pruebas que se lo demostraron y la falsedad tan obvia y burda de la composición de la acusación con que lo consignaron; para ello bastó únicamente su “técnica jurídica” y dejar de lado la “lógica jurídica”, la “ciencia jurídica”; se olvidó deliberadamente de aplicar los principios elementales de la justicia, de la sana crítica, del buen derecho, de la prudencia, In Dubio Pro Reo, que son y constituyen la grandeza  del derecho al no valorar y desahogar racionalmente las falsas pruebas en que basó su imprecisa sentencia con el único objetivo de favorecer las estadísticas que le califican, y sin importarle tampoco, dejar de lado los derechos humanos que desde luego le son completamente ajenos a pesar de que su respeto y vigilancia es paradójicamente para lo que le pagan.

Lo peor, es el contubernio con su Tribunal de Alzada quien ratificó el veredicto cayendo ambos juzgadores en un pozo profundo de ilegalidad, corrupción, inaplicación exacta de la Ley y mandando ese mensaje de desprecio que deja a la sociedad desprotegida de ese valor sacramental que debieran estar a prueba de todo en el Poder Judicial Federal, y a cuyos máximos exponentes en la ciudad de México pareciera que es lo que menos les importa, ya que estando ocupados en las notas periodísticas diarias que les enaltecen sus virtudes, se hacen de la vista gorda sobre lo que suceda con el trabajo de sus subordinados en la provincia acerca del multipropalado beneficio de la aplicación adecuada y racional del derecho moderno, dejando en el olvido lugares apartados como Sudcalifornia, donde al parecer para éstos juzgadores mediocres, es tierra de nadie y son ellos los dioses. Sin embargo son tan terrenales como cualquier mortal, lo que sucede es que son los clásicos tuertos en tierra de ciegos, mas son lo que tenemos y no hay de otra. Qué pena.

Un joven profesional del deporte, fue detenido por un grupo de delincuentes con charola quienes trabajan en contubernio con los Agentes Investigadores del Ministerio Público quienes al más puro estilo de viejo oeste y sin darle tiempo de defenderse, le señalan una serie de actividades ilícitas con el propósito de obtener dinero fácil, por conducto de un abogado que trabaja para el grupo oficial delincuencial quien desafortunadamente no consigue obtener el dinero que sus compañeros delincuentes se habían propuesto recabar.  No habiendo salida al hecho delincuencial, lo consignan con una serie de pruebas prefabricadas que el Juez de Distrito y el Magistrado de alzada se negaron a ver, después de dos apelaciones en que ambos ratificaron una sentencia fuera de orden, inescrupulosa y profana de los más elementales derechos humanos.

Le acusaron de haber estado vendiendo droga desde las seis de la tarde y se probó que esa tarde y a esa hora estuvo en compañía de varias personas y su hija menor de tres años.

Acusaron una llamada telefónica de denuncia anónima que se demostró que nunca existió. El reporte policíaco dice que la detención fue a las diez y cuarto de la noche, y se demostró que la detención fue a las nueve y media y que el tiempo que no consideraban fue el que utilizaron para torturarlo con el fin de sacarle dinero.

 Le aseguraron que había sido llevado por dos agentes ministeriales a la revisión médica, cuando se demostró que fue uno solo.  Dijeron que habían sido “Pedro”, “José” y “Luis”, cuando lo cierto fue que “Luis” nunca estuvo presente en la detención ya que éste fue el encargado de hacer todo el papeleo por si fallaba el intento de extorsión como realmente falló; Señalaron que el detenido había firmado la bolsa que contenía la droga cuando ya la habían embalado, cuando se demostró que la bolsa que firmó ya estaba detenido y estando en los separos fue porque le llevaron el sobre y le dijeron que allí pondrían sus pertenencias y debía firmar para que no se perdieran; Las pruebas del Químico tienen fallas graves como el que la única prueba de cuatro que supuestamente llevaron a cabo,  resultó definitoria y la  llevaron a cabo en menos de un segundo y las otras tres fueron presuntivas, es decir no fueron definitorias; El llenado de los documentos que son la Cadena de Custodia, no contiene ninguna tacha, borrón o equivocación en 12 hojas, fue perfectamente elaborado por un supuesto policía en medio de la obscuridad y las llenaron en veinte minutos y además para el acto de detención y encuentro de droga llevaban, tijeras, sello, cojín para tinta, cinta canela, cinta adhesiva, sobre manila, regla, y el formato adecuado para pegar en el sobre indicando el contenido del mismo; pero eso sí, los tres policías ministeriales participantes, -uno de los cuáles nunca se supo quién era porque fue negada su identidad por la autoridad y el Juez disimuladamente no se interesó en localizarlo, como tampoco se buscaron a los abogados que solicitaron el dinero para dejar libre al deportista a pesar de que se dieron direcciones nombres y teléfonos de los mismos-  llevaban teléfonos celulares más ninguno de esos celulares llevaba cámara que les permitiera tomar muestras gráficas del momento como lo exige la cadena de custodia para la cual iban súper preparados; la reconstrucción de hechos fue negada por el Juez o nunca la autorizó; y los empleados y trabajadores de la Agencia del Ministerio Público en sus declaraciones dejaron asentado con nitidez que ellos eran testigos de lo que el Ministerio Público les ordenaba; de tal forma que cuando fueron a ratificar el parte policíaco los tres supuestos policías manifestaron cada uno que a él lo habían nombrado como responsable de la cadena de custodia lo que es imposible, porque dos de ellos se desentendieron.

Muchas fallas más se dieron en la fabricación del delito que se le imputa al deportista, más el Juez de Distrito y el Magistrado de la Alzada  no vieron, no quisieron ver o de plano no tienen capacidad para percatarse con todos los elementos y evidencias de una fabricación burda, defectuosa, incompleta, incoherente de un delito que es claro y evidente que no se cometió, y que estos juzgadores a ojos cerrados sentenciaron, tal vez porque tienen miedo de aplicar la Ley, o tienen miedo de la mano de la delincuencia o son parte de ella, de cualquier forma ellos son los únicos responsables del pésimo sistema judicial que nos rodea. Ellos son los encargados de llevar en sus manos la consecución de la paz pública y son quienes promueven consciente o inconscientemente la delincuencia y el desasosiego social.

El colmo, y todo lo contrario a lo anterior, el señalado Juzgador de Distrito recibió un amparo de un servidor, solicitando la protección de la Justicia de la Unión contra el Organismo Operador del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de La Paz, Baja California sur por el ilegal corte del suministro de agua a que todos tenemos derecho y el también ilegal aumento de metros de agua que en forma unilateral y sin fundamento y motivación alguna me estaban haciendo.

Le señalé que el domicilio al cual le había cortado el suministro, no llegaba a consumir seis metros cúbicos mensuales de agua de los doce que me cobraban rutinariamente y que de pronto el importe del pago se incrementó al doble por virtud de que ahora me estaba cobrando 24 metros cúbicos de agua mensuales. Le hice las ecuaciones manifestando que si recibía agua 15 días al mes, y me gastaba 24 metros cúbicos según el Organismo Operador, resultaba que cada día que tenía agua me gastaba 1600 litros en un día, lo que es materialmente imposible. Ni teniendo alberca.

Sin embargo y a pesar de que el agua tiene desde el día 9 de noviembre de 2016, de estar cortada, el Juez dice que el acto reclamado, o sea el corte y el aumento a 24 metros cúbicos de consumo no son ciertos.

Reconozco que estos personajes que son enviados para representar el máximo Tribunal de Justicia del país, tienen tanta víscera como cualquiera, que son rectos como vengativos, que son tan justos como violadores del derecho, que se hacen sentir como si fueran intocables y al menor intento de ajustarlos se sienten y resultan peligrosos porque te echan todo el peso de su poder en tu contra, y con ello se pueden ver perjudicados mis clientes, ya que eres un sujeto rebelde que no se agacha a besarle los pies cuando te pasan por un lado, y que siendo tan elevados técnicos del derecho te pueden dejar en la lona, aun cuando tengas la razón. Pero justos, prudentes, sabios, éticos, humanistas, y expertos en la vida no lo son.

Es justo y necesario que el Consejo de la Judicatura Federal les dé mayor experticia a estos jóvenes impetuosos, cambiándolos con mayor frecuencia a diversos lugares para que se formen en la vida, ya que vienen y crean su coto de caza y se empoderan de forma tal que sus actuaciones, ciertas e inválidas les van creando amistades y enemistades que toman en sus manos y que afectan severamente a la sociedad en el desenvolvimiento de su función. No pasa desapercibido que la enorme necesidad de jueces en el país, de pronto se hizo urgente y que ello llevó al intento de cambio de paradigmas, que hoy nos tienen siendo juzgados por técnicos cualificados y excelentes, pero vacíos, sin sabiduría, sin conocimiento de la vida y de los más elementales derechos humanos que por cierto se esfuerzan en propalar pero que no aplican.

Mientras la madurez que por el tiempo y por el cargo que desempeñan no se dé, estaremos jodidos.

Un joven deportista está preso y una casa no tiene agua, por lo que una empresa se encuentra sin un trabajador profesional, una familia y una hija sin su ser querido y desde luego una casa sin agua con un jardín, se está secando por una equivocada decisión del Juez de Distrito que despacha en el primer piso del elegante edificio del Poder Judicial de la Federación en Baja California Sur.

Este señor es el Juez de Distrito que nos manda el Consejo de la Judicatura Federal.

En manos de quien estamos. Es una ofensa que debe resarcirse, Baja California Sur no puede tener tan mala suerte por estar tan lejos del centro del país.

 Lic. Sergio Salgado.

Para mayor información: yamys40@hotmail.com


* * *


Una Respuesta de Jueces de Distrito en BCS, discrecionalidad legal o personal

  1. anonimos 07/02/2017 en 11:46 PM

    No es el único caso en que se cometen estos actos 70 % de los casos son gente inocente quien paga esto. Pero mientras el pueblo calle y los litigantes no se unan en reclamo y exijan el valor de sus atribuciones solo nos queda rezar no ser presa del crimen organizado que es obio opera con ayuda agentes del coe mp y al parecer jueces y magistrados esto en cabo san Lucas

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.