Los acarreos perredistas de Covarrubias

Mau, periodista y quizás futuro Obispo

Si ves un animal que parece pato, camina como pato y su graznido suena ¡cua, cua!, no lo dudes: es un pato.

Pongan el mouse encima de la foto y píquele para que se amplíe. Es un archivo grande y se tardará en cargar, pero merece la pena. Es la fotografía del mitin del candidato Covarrubias en Los Cabos esta misma semana. Si observan la fotografía con detenimiento, podrán contar un promedio de tres mujeres adultas por cada hombre, y de siete menores por cada adulto. Todos de aspecto humilde, salvo los candidatos; todos fueron al mitin porque les ofrecieron regalos; todas las señoras llevaron a sus hijos y muchas a los hijos de sus comadres para que les tocaran más cosas. Nadie fue amenazado para ir, no; no fueron obligados, fueron sobornados. No los amenazaron con sacarles su chamba, porque no tienen, pero les ofrecieron lana para ir. Estas personas, estimado lector@, aquí y en la China, se llaman acarreados.

¡Mentira!, dirán algunos, añadiendo que estamos vendidos. Bueno, dirán misa, pero los de la foto seguirán siendo acarreados al más puro estilo perredista que, por cultura (de más de diez años), tan bien conocen Arturo “Honesto” De La Rosa, Marcos “Amigo Leal de Narciso” Covarrubias, y el “Pipí” Ibarrra (y claro, Julián “El Chino” Hernández).

Ahora observe a nuestro reconocido líder Julián Hernández “El Chino”. Después de estar viviendo toda su vida en el filo de la ley, en un terreno en el que no puedes caminar si no tienes el apoyo del lado torcido de los funcionarios que deben aplicar la ley; haciendo un negocio del delito a costa de los más amolados. Viviendo a costa de la miseria de “los condenados de la tierra”, como canta La Internacional. Está feliz; y no es para menos. El partido del Gobierno Federal, el que lo amenaza con el bote por la invasión de zonas federales en riesgo, el que lo ha expuesto los últimos años como delincuente (como lo hizo con Arturo “Honesto” y Pipi), el Partido de Acción Nacional PAN, lo necesita. Nada menos que para ganar las elecciones.

Si éstos no son perredistas con disfraz de panistas, yo soy Obispo. Y si esta foto fue retocada con Photoshop, mándenme al técnico que lo consiguió, lo contratamos de inmediato. Pero sería raro que sea falsa, pues nos llegó con un boletín de prensa del PAN.

Sigo insistiendo. Lo malo de la campaña de Covarrubias es que no quiere reconocer lo que es; el candidato de Narciso. Ahí hay que reconocerle honestidad a Luis Armando Díaz, no niega a su padre por conveniencia.

Quizás Covarrubias consiga vencer, pero no conseguirá convencer. Y como dice uno de nuestros asiduos lectores, Mafalda, al tiempo.

Chollaleaks: Ya sabemos quien es el personaje que, discretamente desayunaba en Todos Santos con el Secretario de Finanzas del Estado, Ramírez. Es Valerio González, diputado federal suplente del PAN (cuyo titular es el hijo de Maquío). Es raro que un diputado federal del PAN se reúna discretamente con el hombre del dinero del Gobernador, salvo que estén hablando de la lana de la campaña… ¿de quién?.

Un lector que solicitó anonimato nos comunica que anteayer sábado se encontraban cenando en el Pueblo Bonito el candidato a alcalde de Los Cabos, Arturo de la Rosa con un grupo de desconocidos vestidos al estilo chilango (saco, corbata y camisa blanca, con zapatos llenos de tierra), como recién bajados del avión y, entre ellos, un conocido senador panista, “El Chavelo”, hablando de política, y con muchas computadoras “laptop”. Buena forma de hacer campaña, al son de wiskies y salmón. ¿Quién pagaría la cuenta?, ¿Neto Coppel para que dejen en impunidad el robo del Faro Viejo?, ¿el Senador “Chavelo” de sus “gastos” del Senado?. ¿Arturo, del dinero “sobrante del faltante” de la Cámara de Diputados del Estado? . ¿Fondos de campaña del IEE?. Qué vergüenza, como diría Mario Vargas Llosa, con esta democracia payasa.

Una pregunta más, ¿quién nos podría decir de quien es el avión en el que vuela Marcos Covarrubias?, ¿cuánto nos costará en favores políticos cada hora de vuelo?. Ya sabemos que Luis Armando Díaz y Ricardo Barroso van en camión.

¡Comparte!

* * *