La impunidad 
¿es “causa sui”?

Héctor Miranda