Cuando Acción Nacional arribó al gobierno

La fracción del PAN en el Congreso: ternuritas!!!

Cuando Acción Nacional arribó al gobierno, como todo proyecto demagógico no hizo nada de lo que prometió, las cosas han seguido exactamente igual que antes, pero más aburridas. En el congreso del estado las cosas pasaron igual. La fracción del PAN bajo el auspicio del gobierno del estado construyó una mayoría artificial con los diputados independientes y su aliado en la elección, el PRS, dentro del paquete adquirió además una diputada del PRD. Con esta mayoría se agenció no solo las presidencias de las comisiones más importantes, sino que además impuso mayoría panista en cada una de ellas.

De tal suerte, por más rabietas que hicieron los priístas, aún siendo la segunda fuerza en el parlamento, fueron relegados aún por debajo de los diputados del panal y convergencia. Así las cosas, los trabajos empezaron a fluir de manera atropellada y sin consenso alguno, sin ningún oficio político los panistas apostaron al mayoriteo burdo y descarado. Hoy pasado el tiempo, ganada la presidencia de la república por el PRI, el barco ha empezado a inclinarse hacia el lado tricolor, por la inercia de la conveniencia política, no por otra cosa.

Pues resulta que pasado el tiempo en la reciente discusión de la ley de ingresos de La Paz, los panistas se opusieron a dicha ley, y muy campantes fueron a la votación y oh sorpresa! Sólo lograron 6 miserables votos para su propuesta. Los panistas no supieron mantener la mayoría y se les fue desmoronando entre las manos, hasta ser hoy en día la fracción minoritaria. Desde luego que al ejecutivo del estado eso no le preocupa, pues los priístas con la institucionalidad que les caracteriza han estado prestos a atender todas las iniciativas del gobernador, en ese sentido no ha pasado nada, todo sigue igual; pero los diputados panistas han perdido la oportunidad de ser útiles, si alguno de ellos tiene aspiraciones reales, muy poco pueden alegar a su favor habiendo permitido que se les fuera de las manos el control del Congreso, habla de la falta de oficio político y capacidad de negociación mínima que deberían haber mostrado si querían que sus aspiraciones fueran tomadas en serio.

Hoy que el ejecutivo del estado gobierna con el PRI en el poder legislativo es extraño ver que nadie en la fracción del PAN se inmuta ni se siente agraviado, porque una cosa es la incapacidad para haber retenido el poder, y otra diferente es la falta de orgullo al verse desplazados. Es curioso ver como han permitido que hasta las comisiones más importantes que presiden se las hayan desbaratado para quitarles la mayoría. Hoy en el congreso del estado, de manera muy sui generis no existe oposición, todos juntos como hermanos, tomados de la mano navegan hacia el mismo rumbo, habrá que esperar los tiempos electorales para ver como los intereses políticos dividen de nuevo los grupos, puede ser que entonces la fracción de acción nacional salga de su letargo, pero entonces no será demasiado tarde, porque ya lo es, que puede alegar a su favor una fracción que pertenece al partido que gobierna para justificar este fiasco político, lo mejor que pudieran hacer cada uno de los integrantes de la fracción es  negarse rotundamente a ser coordinador de una causa perdida; puede ser, porque en México y en Baja California Sur, epílogo del surrealismo, que no esté en sus manos enderezar el rumbo, ya la historia nos dirá si la entrega del poder por parte del PAN al PRI empezó, así como para amarrar, como muestra de buena voluntad, por el congreso.

¡Comparte!

* * *