La shoppes: paraíso de los wannabes o el grito desesperado por estar in (3/3)

Yo los admiro, la verdad

Yo los admiro, la verdad, ser empleado de Liverpool es como ser eunuco en la mansión de Playboy. Caminar diario en el mármol límpido, oler a nuevo, la ropa, los muebles, el perfume… sonreír, sonreír siempre, comunicarse de una manera diáfana y civilizada, estar bien vestido, perfumado, los zapatos cansados pero relucientes. Diez, doce horas, qué lejana queda la casa en la colonia, el griterío de los hermanos menores, el hacinamiento infame en el cuarto, un baño para siete personas, caminar dos cuadras de terracería para tomar el pesero, fúchila! Cómo apesta el pesero! Dice Esthelita que ya se renovó el 40% del transporte público, pos han de ser camiones vintage porque se ven todos igual de viejos y traen incluido el mismo olor a pacuso.

Qué diferencia a las tiendas del mall, a sus baños que huelen a limpio, espaciosos, pocos son los elegidos que pueden darse el lujo que sus gases frijolientos retumben contra los muros marmoleados y el eco les responda ipso facto y con fidelidad hi-fi. La realidad es ésta, aquí, en la Shoppes, volver al barrio es sólo una pesadilla, un mal sueño, no se pertenece más al polvo, a los charcos, no se piensa más en el tandeo del agua potable, cómo fijarte ahora en la palomilla de la cuadra, parados en la esquina, sin oficio ni beneficio, asco ni carro tienen! Cómo seguir con tu novio de la prepa, que trabaja en la coca o las sabritas, si aquí conoces a tanto muchacho guapo, de buena familia, con un carrazo, con su playera tipo polo Lacoste y sus tenis blancos y sus  trusitas impolutas, no como las de tu novio, todas desjaretadas y comidas de las hormigas; si  aquí conoces a tanto muchacho exitoso que sí  tiene para pagar tantas cosas lindas que a ti te gustaría tener de la tienda.

Cómo seguir con tu morrita, que vende telas en la parisina, nomás lástima te da ahora de verla, sus patas llenas de tierra de caminar hasta el cerro donde vive, con los talones  duros y las manos callosas de tanto quehacer, si ahora miras tanta morrita buena, güerita, olorosa, entaconada, hablando bien acá, y sabe de marcas y  modas y diseñadores, si ya hasta hablan el mismo idioma, mientras tu morrita se sube al pesero con el mandado y se la pasa quejándose de que no le alcanza, no no no, no son iguales, tu ya no perteneces a esa realidad, ya no eres proletario jodido, eres ejecutivo, usas traje, aunque te arrebates los clientes con tus compañeros para ganar la comisión, hay niveles, y tu estas en otra onda,  tienes otras expectativas, el futuro se abre prometedor ante ti, lo que ocupas es una morra bien buenota, como la del gerente, a huevo!!! Ahora que los gringos no sólo imponen sus políticas comerciales sino que también han logrado imponer el destino manifiesto, la ética protestante como paradigma del éxito, pues hay que cosificarse mi chavo, no nomás hay que serlo, hay que parecerlo, obviiii, ¿si no como te explicas que tanto bueno para nada como el secretario de finanzas o el catarrín de la SCT la hagan bien machín? Pues porque andan bien vestiditos y bañaditos, delgados, sportmans, y ni quien les diga nada, puro de cuello blanco, si el gobierno hasta los perdona y les da una lana para que pongan otro negocio, les hace su rescate fobaprobiano con cargo a los 60 millones de pobretones que habemos en el país.

Me despido con dos citas de dos grandes músicos con una capacidad de análisis y de síntesis de los fenómenos sociológicos que serían la envidia de Pierre Bourdieu si los hubiera escuchado.

Vas a querer, vas a querer… te va a doler
Vas a querer, vas a querer
te va a gustar

 Daniel Tuchmann

 Las distancias apartan las ciudades,
Las ciudades destruyen las costumbres.

 José Alfredo Jiménez


* * *


6 Responses to La shoppes: paraíso de los wannabes o el grito desesperado por estar in (3/3)

  1. Electro Volt 01/04/2014 en 1:12 PM

    Caraxos Simi, no únicamente tienes mal gusto para escribir, sino hasta musical.

    Hasta das toques de tan corriente que eres.

  2. ana 01/04/2014 en 8:47 PM

    Me dejas perpleja. Eres avieso y compasivo al mismo tiempo. Tu prosa fluye risa y risa y a la vez, oído sordo. No hay quién te lea que no se sulfure soda. Haces crepitar la neurona mientras le tomas el pulso al corazón. Y pensar que todo es cuestión de poner los pies sobre esta inmundicia y descubrir que puede uno respirar aún ahí. Disfruto mucho tu erudición. Sigue por donde quieras. Ya ni siquiera aspiro a develar el mitote. Con tus finas líneas tengo para deleitarme.

  3. ruben olachea 01/04/2014 en 9:40 PM

    Muy buen nivel. Tienes muy buen gusto musical y más para escribir. Yo disfruto mucho leerte. Por ti vi la película Simetrio y pude acercarme brevemente a tu estructura mental. Quiero seguir leyendo tu columna.

  4. LaNenaHelena 02/04/2014 en 12:20 AM

    Marcos y yo te felicitamos, no quieres escribir para Valor Sudca?Ahi te publicamos en 32 grados, gente linda. No como estos nacos del Peninsular

  5. shanock 03/04/2014 en 9:57 AM

    jajaja cruda y desnuda realidad… con toke burlesco y sarcastico felicitaciones….
    por cierto cual sera la ruta de los transportes ke la Generosa renovó?….

  6. verynaice-cho!!! 03/04/2014 en 10:23 PM

    Como dijera mi tata, simitrio: impolutas tengo las…en fin, no puedo negar que el hecho de que tengas la idea clara es en verdad plausible, más que por vislumbrar el nivel jai-sociati que manejan los plus ultra que trabajan en liverpool, por la manera tan sutíl en que planteas el mal ejercicio político de nuestra “edila” munipal, tema que te sugiero no tomar, ya lo conocemos y resultaría redundante y aburrido, mejor sigue por el camino del desconcierto social como hasta ahora, porque no nos quitarás lo pobre ni lo nac@, pero aaah, como nos divertimos con tus vituperios!!!. Felicidades Simitrio, eres un loquillo, pero tambien eres original, no como esos “guana-bis”, de los que ya estamos hasta la madre!!!. Te queremos aunque estés lleno de podredumbre chovinista…

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.