Frente Nacional por la Familia (1 de 2)

Si ya lo puso, no se agüite, ahora frúnzalo

Ciudad y Puerto de La Paz, a la diestra mano de las Californias, 19 de mayo del año de gracia de 1717.

  1. maitines: arque(teo)logía de la ética analítica

La convivencia social siempre tiene sus avatares, a través de la historia muchas y muy variadas han sido las causas que hemos tenido para pegarnos en la madre unos con otros; el dinero, desde luego, el oro negro tan adorado por los gringos hoy en día sigue siendo el casus belli más recurrido. Y a pesar de que el avance de la ciencia  ha demostrado y develado cientos de creencias y mitos, y de que el estado laico se ha expandido como la solución más viable para que cada quien piense lo que quiera, los dogmas de tintes religiosos siguen siendo uno de los motivos más frecuentes alrededor del orbe para  que sigamos enfrentándonos unos con otros para imponer nuestras ideas.

En materia de culos, a su seguro y más humilde servidor la verdad que me tiene muy sin cuidado que se ponga, se meta o se arrime cada quién, en este aspecto me apego al artículo 20 constitucional que señala que cada quién puede hacer de su culo un papalote, y si los constituyentes de Aguascalientes, que eran tan bigotones y tan bragados y por todo se mataban a balazos tuvieron esa altura de miras, pues quien soy yo para cuestionar este principio constitucional. Es más, hasta pena me daría, me sentiría mal, desquiciado, enfermo, no sé, atrofiado del cerebro de andar pensando que hace cada uno con su culo, es algo sumamente perverso.

Ahora, si voy por la calle y está el policía dirigiendo el tránsito, me llega la duda de que hace ese vato con su culo, que tal si no tiene un culo impoluto, que tal si alguna vez, no sé, por curiosidad o comezón, y digo comezón normal, porque los pinches oxiuros son cabrones, -no me refiero a esa comezón de la mala que les entra a los de cachanía o a los del gabinetaxo cuando salen de gira- se introdujo un dedo por el sisirisco, o no sé, algo, un hisopo quizá para algún cultivo,  ¿cómo le voy a hacer caso? ¿cómo voy a seguir sus instrucciones? Estaría bien pendejo. En general uno no puede hacer caso a un profesionista, médico, ingeniero, abogado, sin saber si le ha entrado algo por el chimuelo. Si un médico me dijera: está usted muy grave, tenemos que operar inmediatamente, no puedo confiar en su diagnóstico hasta saber si no le han metido algo por el trasero, obvio. Salvo que sea un estilista o un maestro de danza, uno no puede confiar en la palabra de ningún profesional hasta tener la plena certeza de que el nudo de la Bolonia sólo lo ha sido usado como salidita y no como entradita.

Yo no sabía nada de esto, iba así, como usted querido lector, a tontas y a locas por la vida sin ponerme a pensar lo que hace cada uno con su Aniceto, si el oftalmólogo me decía ocupa lentes, me los ponía, si el contador me decía aquí está tu declaración, la pagaba, jamás me detuve a pensar que todo eso pudo ser un grave error que destruya mi vida por lo que ellos hacen con susolecito azteca;  ahora no confío en nadie, ni amigos ni familiares hasta no indagar en su biografía anal.

  1. laudes: la familia natural: mutatis mutandis

Pero queridos amigos, salí del último círculo del infierno gracias a un grupo de grandes hombres y señoronas pedorras que dedican su vida a pensar en los culos de los demás y en qué hacen con ellos, si te ven el parque, si eres su chofer, si ven la pelea de Chávez y el Canelo, ellos solo piensan los anos de la gente, incluso algunos alcanzan la transfiguración durante su pensamiento analístico ¡oh que grandes hombres!

Y se la pasan imaginando, dilucidando que usos abominables puede darle la gente non sancta al medallas. No son gente improvisada, desde luego que no, han venido cultivando su pensamiento anal por generaciones, tienen incluso una enciclopedia de usos no autorizados para el ano, con ilustraciones y todo, incluso dicen que el Marqués de Sade se ruborizó al ver tan detallada y variada colección de usos, utensilios, pomadas y ungüentos, posiciones y sutilezas anatómicas que incluso escapan al simple ojo humano común y corriente.

Este apostolado como yo lo reconozco, desde luego que no ha se ha quedado en horas y horas, años y años de estar pensando en lo que pudiera hacer la gente con el Damianito, sino que para fortuna del hombre -y gloria de dios- ha emprendido una verdadera cruzada anal para impedir la decadencia, corrupción y por último, la desaparición de la especie humana, que es el verdadero fin de todos esos grupos que promueven la penetración anal y que las mujeres echen a pelear las tarántulas, como son los grupos esos de la bandera del arco iris, los iluminatis, los de morena, los reptilianos, el priorato de Sión, todos los jotos que hay en el gobierno el estado y los del américa; todos estos grupos perversos quieren cubrir con mentiras la verdadera palabra de dios que en la carta de Heteráclito a los cachanienses señalaba: “no introduciréis objeto alguno in saeculorum  a tu prójimo, aún cuando te ofrezca hacerte candidato”, palabra de Deus doc-tor! Te lavamos señor… ( no crean que soy hereje ja de jé  de jebe tu de jébere seibiunouva majavi an de bigui an de güididípi es el  pinche auto corrector que se manda solo).

  1. nona: Taller para eliminar la homosexualidad: Si Freud y Foucault hubieran podido besar a Ricky Martin y Maluma

 Como pueden ver, para los pro hombres del frente por la familia, el ano es el Sancta Santorum del cuerpo humano, caen de rodillas ante él como los curas cayeron de rodillas extasiados ante las fragantes y tiernas rosas de castilla que Juan Diego descubrió de su ayate, AYATE, dije AYATE, no como otros estúpidos piensan que es el cerebro o el alma, o los ojos que son el reflejo del alma, o el corazón, mucho menos el pene como creen los de Dogfart, por eso la familia natural, nobles y  castos como son, quieren invitarnos y compartirnos a todos a su sensacional “Taller para Eliminar la Homosexualidad y Otros Cosquilleos Impuros” y podamos respirar esa santidad que ellos respiran, y sobre todo, seamos dignos de compartir este mundo con ellos.

El taller es algo muy bonito, ustedes recuerdan seguramente la película de A Clockwork Orange, o La Naranja Mecánica para los que fueron a escuelas de gobierno, el método es muy similar, hagan  de cuenta que es un anexo de violencia psicológica donde te hacen ver el terrible ser humano que eres, el daño que le haces a tu cuerpo y a tu familia, queda muy claro que dios te repudia y eres un cáncer social, todo esto con las canciones del potrillo de fondo, lo cual genera una vorágine de sentimientos encontrados, tu padres y hermanos llorando por tu vida pérfida y disoluta, hasta que, más por cansancio que por convicción acabas renegando de tus preferencias.

Señor, señora, abuelita, si tiene un hijo, sobrino o nieto que ya es, o como que pinta para…díganos, nosotros vamos por él y lo encajuelamos para traerlo al anexo, digo, al taller de amor y comprensión y verá como después de este noble taller ni un pedo se le escapa al cabrón.

  1. Vísperas: los elegidos: mentira que somos sinarquistas, muchos son puro cabrón

El estado laico y la secularización de las ideas siempre tiene sus detractores, gente afortunada que conoce la verdad de la verdad, gente iluminada que saben que lo está bien y lo que está mal sin temor a equivocarse ¿porqué están tan seguros? Porque ellos profesan la palabra de dios y contra eso no hay nada que hacer. Desde su creación a finales del siglo pasado, la Unión Nacional de Padres de Familia ha sido ese grupo de personitas iluminadas que saben que está bien y que está mal, censores y censuradores de los libros de texto en sus ratos libres, acérrimos enemigos del condón más no así de las tangas y vibradores (consúltese Serrano Limón y Provida) el último lance contra las libertades recién adquiridas en un estado semi laico como México se dan en torno a la libertad sexual y todo lo que esto conlleva: ser libre para decidir sobre tu propio cuerpo.

No es la preocupación de las acrobacias psicológicas  del Frente Nacional por la Familia generar un taller para quitar lo ratero, lo mala paga, lo pendejo, o tantas otras lacras conductuales que asolan a nuestra pobre población.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.