La cara B / Un alto a los agiotistas

Una sociedad como la nuestra, golpeada económicamente y sin financiamiento por parte del Estado pone a los pequeños negocios, a los emprendedores y a los comerciantes con necesidades de liquidez, en manos de una multitud de inescrupulosos gandallas que acuden a “salvarte en un momento de dificultad” con préstamos que en realidad desde un principio resultan expropiatorios. Si a esto le sumamos el papel de oficinas de crédito y cobranza y proteccción de agiotistas, que es lo que son realmente las Agencias del Ministerio Público del Sr. Gamil, nos da como resultado que las posibilidades de que los sudcalifornianos saquen un pequeño negocio adelante son casi nulas, salvo que tengan un gran capital o un familiar en el gobierno (el caso de los negocios de Pancho Pelayo, denunciados recientemente en el semanario Zeta, es el modelo).

Urge crear apoyo económico para la pequeña y mediana empresa sin maraña burocrática y sin chupasangres. Y se puede resolver con dos medidas, para ninguna de las cuales por cierto se necesita al Gobernador, que ya sabemos para donde batea. El Congreso de Baja California Sur, por ley, puede sujetar a todos los que se dedican a asaltar mediante el agio, fuente de evasión fiscal y de lavado de dinero, creando una ley que lo regule, y que, entre otras cosas, incluya un registro de empresas de préstamos, sujetando las operaciones a supervisión de las cámaras, y metiendo en cintura a los notarios y corredores de comercio, obligándolos a que cumplan la función para la que obtuvieron patente, y no a dedicarse a vender firmas, actuando de colaboradores necesarios. La otra necesidad es la creación de una empresa de financiamiento estatal con capital propio, no dependiente del ejecutivo, que haga estas labores como las hay en otros estados, ofreciendo dinero con las mismas garantías a las cuales le prestan los agiotistas, pero a tasas de interés razonables (si, tuvimos una y la quebró Mercado; pues habrá que hacer otra).

Los hampones Bracic&Bracic (¿cómo es posible que prosperen estos individuos? ¿No habría que investigarlos, Gamil?) no son los únicos; hay muchas historias que seguiremos contando. Decenas de casos de personas que han sido desposeídas de su patrimonio mediante documentos y triquiñuelas de estos vampiros, reales tragedias de familias y negocios destruidos por éstos que te ayudan al 5% mensual.

¡Comparte!

* * *