La cara B / Los cruceros

A los cruceros no los está matando la crisis económica ni la competencia de otras rutas, los está matando la inseguridad. Y es que pocas líneas se arriesgan a bajar sus turistas en destinos como Mazatlán o Vallarta, si las compañias aseguradoras les suben las cuotas por el riesgo que significa para la vida de los turistas bajarse a dichos puertos. Dicho lo anterior, ¿qué alternativas tiene un armador a esos puertos?; ¿La Paz? Las experiencias no han sido satisfactorias para las empresas, por falta de preparación de la plaza. Urgen soluciones, pues la violencia en México no se acabará el primero de diciembre de inmediato; y aunque suene duro, si el Gobierno Estatal le pone las pilas y un cerebro a la Secretaría de Turismo, de esta crisis podría salir la reinvencion de baja California Sur como el destino de cruceros americano más competitivo después del Caribe.

Me comentaba el empresario turístico sudcaliforniano más exitoso de la última década, que lo primero que habría que hacer es enviar a nuestro Ejecutivo este verano a un crucero por Alaska, para que por sus propios ojos observara lo que es una ruta perfectamente diseñada, con ciudades completas que viven de los cruceros, y que la escasa temporada de verano les permite vivir todo el año de lo acumulado esos meses. Coincidimos en que se han hecho inversiones puntuales y atinadas; que la promoción es buena y no se observan errores, y ¡el tráfico de cruceros es endiablado!; tres cruceros en la Bahía de los Glaciares, y otros tres esperando para entrar. Con promedios de más de 30 buques semanales, y con facturaciones cercanas al billón de dólares. ¿Cuál es el secreto del éxito de Alaska, que se lleva el 30% del mercado, contra México, con apenas el 8%?. Pues que el destino está realizado para optimizar el rendimiento económico de los barcos: Varios puntos de atraque con fuertes atracciones (reales o inventadas) y a corto espacio de distancia para optimizar el gasto energético.

Baja California Sur tiene los ingredientes perfectos para ser un destino de cruceros que le compita a cualquier otro circuito, incluyendo Alaska y el Caribe. ¿Qué necesitamos?. Puntos de atraque con suficientes atractivos para que los barcos no tengan que salir de nuestras costas (hasta ahora controlables y seguras), sin tener que arriesgarse a las de Sinaloa o Guerrero.
Si tuvieramos (y es un decir) un destino ballenero (Isla de Cedros se presta, pues no contaminaría Bahía Scammon y le daría vida a múltiples excursiones en lancha, helicóptero y avión) en lugar de Bahía Magdalena (conlleva un alto riesgo ecológico, y aunque parece que Carnival le dobló los brazos al Gobierno Federal con la anuencia de nuestros funcionarios -habrá que ver que pasa a partir de diciembre, pues es una locura- ); Cabo San Lucas, Los Barriles (con accesos a El Triunfo -las minas de oro- y a Cabo Pulmo -visitas de snorkel y de buceo-), La Paz mejorada, Loreto, Mulegé (con Bahía Concepción, y la Misión) y terminar en Santa Rosalía. Son ocho destinos que permitirían excursiones de hasta dos semanas saliendo de San Diego o Los Angeles y, quién sabe, quizás la semilla de un Home Port en Los Cabos; ese que parece que Felipe Calderón ya le firmó a Eduardo Sánchez Navarro.

Creo que es una gran alternativa para el Estado, dándole impulso turístico a lugares actualmente olvidados, cuando no casi muertos.

Claro, habría que empezar por el primer punto. Poner alguien con cerebro en la Secretaría de Turismo. Porque los hoteleros de Los Cabos, que parece que compraron el puesto (vaya usted a saber el porqué), han colocado ahí a un cretino ignorante.

¿No será que quieren el monopolio del desarrollo turístico, y por eso lo frenan en el resto del Estado?


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.