La cara B / Narciso, lloviéndole en su milpita

 

Hace unos meses me contaron la historia que lleva ahora a Narciso Agúndez, a Oscar Daccarett, a Hassan Mansur y a Pedro Cervantes a enfrentar un proceso penal. La escuché  acompañado de dos amigos y sendos whiskies; ahora la repito tal como me la contaron: “El que está que se lo lleva Judas es Manuel Díaz Rivera, pues parece que el Narizo le jugo rudo“¿que como estuvo? fácil, El Mane-Mane se fue a verlo y a contarle que, cuando diseñó el Fraccionamiento Pedregal de Los Cabos, las zonas de donación del fraccionamiento, que por ley tuvo que entregar, habían quedado sin accesos; pero que él, inteligentemente, las podía incorporar a la urbanización entrando por lotes de su propiedad. Solo quería negociar un buen precio para dichos terrenos <que no tenían acceso>, y él poderlos comercializar. El Ingeniero le dijo que si, que para eso eran amigos. Meses después se les aparece a los Díaz Rivera el Oscar Daccarett como propietario, solicitando que le fueran concedidos los accesos que por ley le correspondían, mediante servidumbres de paso. Manuel, que apoyó a Narciso desde la campaña de Leonel, que se hizo perredista después de la venta del Cerro de la Calavera, se siente traicionado. “¿Es mucha lana, le pregunto? “Un tipipuchal de millones de dólares”. Ah chingaos, le dije; dudo que eso se quede así, conociendo a los Díaz Rivera. “Ni te preocupes, me dijo el amigo. Ya dijo que la rata esa (pues ya lo hizo rata, doce años de amistad después) no se la iba a acabar”

Pos que poco aguanta el Mane-Mane, me dije. Total, le ganaron uno de los diez negocios que ha hecho con el Gobierno. Lo divertido ahora será ver en que manos acaban los terrenos, y ver cuanto dinero reciben las arcas del Estado del “tipipuchal de millones de dólares”.

Bueno, y si el Mane-Mane no está de acuerdo con esta historia, aquí tiene espacio para contar la suya.

¿Y cómo llega Hassan Mansur desde Torreón?. Esa es una bonita historia para otro día, pero creo que también me la sé. Hassan, el de los relojes Rolex-Hassan.

 


* * *


Una Respuesta de La cara B / Narciso, lloviéndole en su milpita

  1. MARTIN MORALES MANRIQUEZ 23/06/2011 en 4:21 PM

    Muchos sabemos de estas historias. Y en el sexenio anterior se escribieron muchas. Muchos incrementaron su patrimonio. Muchos negocios particulares al amparo del poder. No solo es lo que Hector Ibarra ha hecho mal durante muchos años o lustros. Este funcionario que se jacta de su preparación, de su verborrea, de su carrera pública no es otra cosa más que un criminal. Un ratero que ha vivido al amparo del poder. Y el adjetivo se lo podemos poner a Narciso Agundez, Jaurregui Moreno, Víctor Castro Cosió, Omar Castro, Jorge Vale, Antonio Alcantar, Benjamín de la Rosa y tantos otros. Muchos funcionarios que han cometido un ilicito siguen, ahí esta el de finanzas. Ahi estan muchos funcionarios de primer nivel que no aguantan una auditoria de la Contraloria de la Federación. No solo es el patrimonio inmobiliario. No. Es tambien la danza de millones que se fugan por estudios de impactos ambiental que no sirven para nada y que se pagan a precios inflados. Y el asunto no termina aquí, hay que revisar las ligas con el narcotrafico. La verdad es que hablamos de ciminales de adentro del gobierno y de afuera. Verdaderas bandas que se mueven y actuan igual que sus similares callejeras. De ahí es Hector Ibarra. Un desgraciado ladron que no tiene madre.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.