En pocas palabras el aprendizaje es esencial para el éxito en tu vida personal y en tu vida laboral

6 maneras de no dejar de aprender en el trabajo

¿Por qué te gustaría seguir aprendiendo nuevas cosas en el trabajo de todos los lugares que existen?

Bueno, la mejor pregunta en este caso sería, y, ¿por qué no? Los beneficios son incontables. ¿Algunos que te vengan a la mente?

  • Evita el aburrimiento
  • Te mantiene alerta
  • Te mantiene alejado de los efectos del envejecimiento
  • Mantiene tu salud mental
  • Aprendes habilidades actuales y emergentes

En pocas palabras el aprendizaje es esencial para el éxito en tu vida personal y en tu vida laboral. Piensa en ello como ejercitar tu cerebro de la misma manera en que ejercitas tu cuerpo.

La ciencia detrás de aprender nuevas cosas

La ciencia apoya la práctica del aprendizaje permanente. Solíamos pensar que el cerebro con el que nacimos era el cerebro que obtuvimos, especialmente frente a una lesión cerebral.

Ahora sabemos que el cerebro es capaz de cambiar, que continúa creciendo, sanándose y formando nuevas conexiones en lo que se llama neuroplasticidad.

La ciencia nos dice que esta ocurre en nuestros cerebros cuando somos bebés, cuando nuestro cerebro inmaduro comienza a organizarse, cuando necesitamos reemplazar las funciones perdidas o maximizar las restantes al lesionarse el cerebro, y como adultos cuando aprendemos algo nuevo.

¿Cómo el aprendizaje afecta tu empleabilidad?

Hoy en día donde las tecnologías, los procesos y las formas en las que interactuamos cambian de manera constante, radicalmente y a la velocidad del rayo, el aprendizaje continuo es especialmente crítico en el lugar de trabajo

Es seguro decir que no es suficiente para mantener tus habilidades actualizadas. Tu empleabilidad depende de tu disposición y capacidad para mantenerte a la vanguardia de las nuevas tendencias y tecnologías, y para ampliar tus habilidades y tu base de conocimientos.

Para que las organizaciones se mantengan ágiles y receptivas al cambio, los empleadores necesitan empleados multifacéticos que no solo sean capaces de ejecutar un rol, sino que también sean pensadores laterales flexibles e ingeniosos: habilidades que se adquieren a partir del aprendizaje constante y de su aplicación.

Estos son los trabajadores que intensifican y que toman proyectos, cuyas redes se expanden regularmente, las personas con quienes sus colegas piden trabajar, los empleados cuyo crecimiento es reconocido por promoción.

Aquí te van algunas sugerencias sobre cómo expandir tu mente, literal y metafóricamente.

Comprométete

¿Recuerdas lo difícil que es arrastrarte al gimnasio todos los días? Sin embargo, lo sigues haciendo pues sabes que es bueno para ti. Establece el mismo compromiso de aprender cosas nuevas todos los días.

El aprendizaje es un hábito, y la mayoría de los hábitos se aprenden en seis semanas.

Lee algo

Las personas más exitosas leen varias horas por día. En línea, con dispositivos de mano, con una copia impresa o con un libro: nada reemplaza la lectura para adquirir conocimiento. Sin mencionar que es una excelente forma de transporte, incluso si estás en un metro lleno de gente.

Prueba programas de entrenamiento

Investiga sobre las oportunidades de aprendizaje en tu lugar de trabajo. Muchas compañías ofrecen seminarios internos de capacitación, o están dispuestos a cubrir los costos de matrícula si puedes exponer los beneficios que les proporcionarías a la empresa o si negocias la matrícula como parte de tu paquete de compensación.

Únete a alguna discusión

Encontrar personas u organizaciones afines con un punto de discusión común es una excelente manera de seguir aprendiendo. Busca grupos de discusión, seminarios de capacitación o redes que te levanten de lo familiar y que te presenten nuevas experiencias, información y formas de pensar.

¿No sabes por dónde empezar?

Los sitios de redes sociales como LinkedIn son una excelente manera de encontrar a otros en tu industria que tengan información valiosa para compartir.

Actualiza tus habilidades existentes

Piensa en las habilidades que ya tienes. Considera actualizar tus habilidades actuales u obtener nuevas certificaciones. Mejorar tus habilidades aumentará tu confianza y te hará mejor y más eficiente en tu trabajo.

Nada te hace sentir más grande o prepararte para el futuro como la confianza.

Toma riesgos

Cuando tomas riesgos es cuando más retas a tu cerebro. Comprométete a aprender algo que se encuentra fuera de tu zona de confort. Piensa en aprender algo realmente nuevo, algo que nunca hayas hecho antes.

Ya sea que estés aprendiendo un nuevo idioma o que te ofrezcas como voluntario para un proyecto de trabajo que nunca antes hubieses considerado: intenta hacer algo que te asuste.

Piensa en cómo dar ese paso enriquecerá tus habilidades y te permitirá pensar más rápido y de forma creativa. Imagina lo que traería a tu lugar de trabajo.

Existen tantas razones buenas para desafiarse a sí mismo a adquirir nuevas habilidades. Enciende esa sinapsis, dispara esos conectores, construye nuevos puentes mentales y aprende algo nuevo.

El aprendizaje permanente te prepara para el cambio, en vez de paralizarte. Y en el mundo de hoy, el cambio es lo único en lo que podemos contar.

¡Comparte!

* * *