RIP Alonso Méndez Suriano

4 mitos sobre la figura del emprendedor

Existen un montón de creencias en torno a una persona que decide emprender

Existen un montón de creencias en torno a una persona que decide emprender. El resto de la sociedad se encarga de introducirlo de la sociedad se encarga de introducirlo dentro de un círculo rodeado por estereotipos que no tienen por qué ser realidad en la mayoría de casos.

Seguidamente encontrarás algunos de los mitos más comunes que se pueden encontrar alrededor de la figura de este gran perfil:

  1. El emprendedor no tiene jefe

Uno de los mitos más envidiados y extendidos por el resto de empleados es este. Sí es verdad que no tenemos ningún jefe que esté encima de nosotros constantemente, pero sí tenemos un cliente al que ofrecerle el mejor servicio y que incluso, puede ser peor que el jefe. A diferencia de este alto cargo, al cliente no le importa que tengas mucho trabajo, ni que estés trabajando durante el fin de semana. No pone límites.

  1. El emprendedor maneja sus horarios

Cuando era una empleada y tenía un horario establecido, envidiaba de manera sana a los emprendedores que habían decidido comenzar a vivir sus sueños. Podían decidir cuándo comenzar a trabar, a qué hora, e incluso elegir sus días libres. Pero ahora me doy cuenta de que no es oro todo lo que reluce. El emprendedor está atado completamente a sus clientes.

Es cierto que el tiempo lo manejan como quieren, pero algunas veces, si tienen que entregar un proyecto, pueden estar trabajando incluso 12 horas seguidas y en fines de semana. Muchas veces ni tienen vacaciones y los días laborales son 7 en lugar de 5. Sus horarios son mucho más exigentes.

  1. El emprendedor no puede cerrar tratos con el cliente a distancia

Gracias a la tecnología podemos trabajar desde cualquier parte del mundo. Aún así, siempre es bueno estar cerca del cliente, poder reunirnos con él cara a cara y cerrar los tratos de esta forma. No obstante, Skype a través de videollamadas es otra opción para tener éxito en el negocio.

Debes saber que algunos clientes son reacios a firmar contratos sin conocerte en persona o tener un trato físico en un comienzo, con lo cual puede ser un poco complicado. Si esto no fuera posible, siempre hay disponibles herramientas online para solucionarnos la vida.

  1. El emprendedor vive menos estresado

Cuando trabajaba para otros, tenía la creencia de que los emprendedores eran más felices. Al menos se les veía tranquilos y siempre estaban sonriendo, sin estrés. En mi empresa el “pan de cada día” era el estrés. Teníamos que cumplir unos objetivos fijos y unas cuotas determinadas, era horrible.

Sin embargo, un emprendedor se fija él sus propios objetivos y metas, pero eso no quiere decir que sea todo un camino de rosas. Incluso se estresan más cuando ven que no consiguen lo que se proponen porque está en juego su ilusión, su tiempo y su dinero.

De lo que estoy segura es que un emprendedor que no es feliz y no muestra una sonrisa en su rostro es porque no le apasiona su trabajo. Y eso a la larga, afecta a tu vida.

Lo cierto es que hay un montón de mitos que rodean al emprendedor, pero también es un estilo de vida que creas tú, desde cero. Y poco a poco te irá aportando mayores beneficios que el trabajar para otro.

Para entender realmente la vida y la esencia de un emprendedor, tienes que convertirte en uno, si no será imposible. Si no lo has hecho, ahora es el momento, ¡da el gran paso!

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.