ISO 9001:2008, ¿por qué nos cuesta tanto estandarizarnos?

Héctor Miranda