Crimen en “Pajaritos”

Nadie "pela" al Jefe de la Oficina de la Presidencia

epn

En los últimos días se ha conocido una intrincada madeja de mazacotes, de auténticas megambreas en la que se ha enredado el peñanietismo y para las cuales no encuentra la salida. Vamos, yo creo que todavía no sabe de qué se trata.‎ El inútil think tank, el “laboratorio de ideas” de Los Pinos, desconcertado, observa los acontecimientos, como quien ve llover.

Por ello han causado un desastre nacional: han empobrecido aún más a los mexicanos y hasta ahora reparan en la mejor forma, o en la que se les ocurre, para su propio manejo de crisis, para evitar la contaminación que están causando a sus propios candidatos.

Ciertísimo. Le puedo asegurar que ¡hasta la semana pasada! se dieron cuenta de que las cosas están mal, muy mal, para la sociedad. Que los empresarios están que trinan en contra de ellos; que de tanta hambre y preocupaciones por todas las carencias, ya ni siquiera tienen fuerza para mencionarles en un tono poco cordial a la autora de sus días, que el país se les ha deshecho ya en las manos.

Sí, ¡la semana pasada, apenas, se dieron cuenta!

Por eso el discurso del ocupante del business center Los Pinos ya reconoce que hay “mal humor social”.

Apenas, pues.

Nadie “pela” al Jefe de la Oficina de la Presidencia

Presumen mucha coordinación en el equipo, mantienen una costosa oficina para que los secretarios del despacho presidencial –no, no son secretarios de Estado– actúen en coherencia con su jefe y también hasta hace poco se les ocurrió que había que revisar a fondo “la estrategia”. La idea genial que se le ocurrió al Jefe de la Oficina de la Presidencia, que no es otro que Francisco Guzmán –sucesor en el cargo de El Niño Ñoño Nuño– para paliar las consecuencias del desbarajuste total, a raíz del enorme error de las tragedias de la montaña guerrerense y de la destrucción de la economía, es de antología, digna del récord de lo chusco.

‎Sucede que giró instrucciones, a nombre del impedido de origen, para que todos los miembros del gabinete le reporten constantemente con quién se reúnen, qué comen, qué negocios hacen –creo que para no quedarse afuera de algún “moche”– y qué decisiones toman.

Pero hasta donde se sabe, el único que ha reportado algunas de sus actividades en los últimos meses, es el impresentable Gerardo Ruiz Esparza, de Comunicaciones y Transportes, quizá porque ya trae demasiado sucia la cola. Fuera de él, ninguno ha acatado la instrucción, nadie fuma a Guzmán, nadie lo pela. Está más solo que un gusano en gallinero.

En 2013 regalaron medio “Pajaritos” a Mexichem

Mientras, los desastres ocurren y nadie tiene ni la información, ni el trapito para responder lo mínimo indispensable, menos para tapar lo sucedido. La explosión de una planta de tratamiento de clorados en los terrenos de lo que fuera el Complejo Industrial “Pajaritos”, en Coatzacoalcos, evidenció la derrota del “cuarto de guerra” de Los Pinos.

El Complejo “Pajaritos”, nació para hacer frente al boom energético de los ochentas. Un millón de metros cuadrados donde se asentaba la naciente industria de petroquímica primaria y secundaria, indispensables para atender los requerimientos de la creciente producción petrolera estatal.

A principios del 2013, cuando la “reforma estructural” energética se estaba cocinando apenas en los congresos estatales, Peña Nieto decidió –empujado por el “sindicalista” Carlos Romero Deschamps– regalarle medio millón de metros cuadrados de “Pajaritos”, de patrimonio nacional, a mercachifles e impostores de la industria.

Uno de los grandes beneficiarios de esa subasta fue el ex banquero Antonio Del Valle, que fue corrido del Banco Bital por incompetente y tramposo.

Del Valle‎ fundó al vapor la empresa Mexichem, aliada del holding Petroquímica Mexicana de Vinilos, en supuesta alianza con el STPRM y Pemex, la “empresa productiva estatal”. Todo un saco de transas y papas. Cero mantenimiento, cero capacitación laboral, cero productividad, puro saqueo de materia prima.

Apedrean convoy… y difunden fotografías ¿trucadas?

Cuando se produjo la explosión que ha cobrado vidas y producido un sinfín de heridos, la Oficina de Prensa de Los Pinos, a cargo de un tal Eduardo Andrade‎, se apresuró a boletinar que se había registrado dentro de la Planta de Pemex en “Pajaritos”, para cubrir inútilmente la transa que se había hecho con Del Valle, violentando las leyes vigentes.

Todo fue inútil, y contra todo su pesar, Peña Nieto tuvo que presentarse en el lugar de la tragedia, donde al parecer no pudo ingresar. Enardecidos, los familiares de los trabajadores muertos o desaparecidos en la explosión, apedrearon el convoy de lujosas camionetas en las que se transportaban los fruncionarios, lo que no fue óbice para que la Presidencia de la República difundiera fotografías –en las que se les ve sin casco de seguridad ni mascarillas antigases– de Peña Nieto y acompañantes posando con las ruinas detrás, lo que en redes sociales se identificó cual obra de Photoshop, esto es, imágenes superpuestas. Y muy mal superpuestas.

De ser cierto, se trataría de una burla más a la opinión pública.

¿Otro Hildebrando tras “robo” del padrón electoral?

Aparece, al mismo tiempo, la noticia de que el padrón electoral, otra vez, ha sido vendido a empresas extranjeras, desnudando la privacidad de los datos que se deben resguardar, a riesgo de que aparezca otro Hildebrando, cuñado del beodo Calderón, para la manipulación electorera.

El INE vuelve a gritar desaforado: “¡Agarren al ladrón!” ‎, tratando de desmarcarse de una acción ilícita que sólo se puede atribuir a quienes manejan esos datos confidenciales… o sea a los Consejeros “ciudadanos”, complicitados con los partidos políticos al interior del INE. Mientras, 93 millones de ciudadanos ingresan al mercado libre de empresas y agencias de espionaje extranjeras que vuelven a hacer su agosto.

A la espera de las disculpas de Oso…rio Chong

‎El chapatín Renato Sales, encargado de la llamada Comisión Nacional de Seguridad, ni tardo ni perezoso, se desmarca de la tragedia de Acuchillan del Progreso, Guerrero, donde policías militares y federales torturaron a una joven de 22 años, hoy presa en un penal de “alta seguridad” nayarita, adjudicándole inexistentes actividades guerrilleras.

Argumenta el inútil chaparrito campechano ¡que él no era el encargado de la CNS cuando eso sucedió!, como si las instituciones tuvieran propietario, horario y no debieran aceptarse las responsabilidades de ellas. Minutos después da su solución de carcajada: va a leerles la cartilla a todos los genízaros de la seguridad, para que no vuelvan a cometer delitos.

De inmediato firma un convenio de colaboración con la “temible” organización de María Elena Moreira, “Causa en Común” (?) para que se encargue de la fatídica supervisión externa, para que lleve a cabo la contraloría política y social de todos los desaguisados. Como se observa, ¡estos no son sólo bastonazos de ciego, sino palos al agua!

Y a todo ello, ¿por qué Miguel Ángel Oso…rio Chong no presentó las disculpas que sí brindó su colega de gabinete Salvador Cienfuegos?

Panistas, responsables de sacrificar a jóvenes migrantes

Mientras eso sucede, se da a conocer que los panistas Cecilia Romero y Salvador Beltrán del Río, altísimos funcionarios que estuvieron en la cima del Instituto Nacional de Migración, nombrados por el borrachín Felipe Calderón –¡salud!–, fueron los responsables de entregar a los jóvenes migrantes centroamericanos para hacer labores de “halcones”, al servicio de las bandas de narcotraficantes.

Obviamente, están libres de culpa, desde ahora. El sistema no puede castigar a panistas, que votan junto al PRI, en las cámaras, iniciativas para despellejar los derechos humanos, para bombardear todas las garantías constitucionales e imponer virtuales Estados de Sitio. Es el pago a su complicidad y a su silencio.

Los próceres, en una fiesta de carroñeros, se hunden

‎Al mismo tiempo, los congresistas republicanos gabachos le hacen segunda al enloquecido Donald Trump, y bloquean conscientemente la designación de la potencial embajadora en México, Roberta Jacobson, acción que no hace sino confirmar el nivel de las entorpecidas relaciones políticas, comerciales y diplomáticas con el poderoso vecino. Para muestra, un botón.

Cada quien jala por su lado. No hay equipo, ni capitán, y ya no queda algo de país. Los próceres, en una fiesta de carroñeros, se hunden, sin saber ni “a qué horas son”. El cuarto de guerra, la oficina de prensa, los viajeros constantes a dónde sea, con tal de no quedarse aquí, todos se van al averno.

‎Entre tragedias y mazacotes. Sin respuesta, sin balbuceos, sin soluciones.

¡El que venga atrás que arree! ¿O no?

Índice Flamígero: Desde que la tolucopachucracia hizo el “bisne” –con “moche” al calce– de vender a Mexichem la mitad del complejo petroquímico “Pajaritos” en 2013, dejó de haber seguridad en la planta. En voz de un alto funcionario de Pemex, el día de la explosión ¡ni agua había! para contener el fuego. Pese a lo que diga el representante de la criminal familia Del Valle –que ayer hizo un radio $pree, defendiendo a sus patrones e inculpando a los contratistas de la empresa–, la responsabilidad total es de ellos. ¡Con razón los corrieron de Bital!

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.