Terrenos en Cabo San Lucas

Bucareli: Abismo sin fondo de la ignorancia

El secretario de Gobernación tragó saliva

El secretario de Gobernación tragó saliva. Tendría que encararse con el Presidente con una mala nueva que iba a desestabilizar al país, provocar una profunda crisis política y descomponerle el cuadro de la sucesión, a unos días de haber protestado el cargo.

En aquel tiempo no se le podía renunciar al todopoderoso Presidente. Se trataba de un hombre acomplejado y frenético. Según Gabriel Zaid, Luis Echeverría tenía el síndrome de la bicicleta, era “hiperkinético”, hasta entonces una palabra desconocida.

Era un verbomotor, logorréico. En las juntas de quince horas con su gabinete no se paraba al baño una sola vez y se quedaba dormido con los ojos abiertos, por una técnica de budismo zen aprendida para sorprender incautos.

Todo en él era artificial. Parecía que en su loca carrera contra el tiempo, a sus casi 49 años, luchaba desesperadamente contra la imagen de sí mismo. Había tenido que aguantar muchas malpasadas, maltratos y regaños ‎groseros de Gustavo Díaz Ordaz, apechugados durante doce años para convencerlo de que era un burócrata obediente.

Quizá siempre recordaba lo que había escrito Julio César desde las Galias en una carta: “Soy igual o peor que cualquier ser humano, pero aventajo a todos en obediencia y en la capacidad de eliminar a los demás ‎…”. Echeverría había fingido demasiada lealtad, por demasiado tiempo.

Encararse a Echeverría Álvarez no era algo menor. Estaba decidido a la explosión neurótica en cualquier momento. Nada podía interponerse en su afán de dominio absoluto. Por menos, había decidido borrar del mapa a los contrarios.

El secretario de Gobernación, trece años más joven que él, se decidió a pasar al despacho de lo que hoy es la residencia Alemán de Los Pinos y le entregó, sin más preámbulos, su renuncia al cargo que le había encomendado quince días antes.

Mario Moya Palencia había manejado toda la campaña de Echeverría. Desde que lo designó Subsecretario A de la dependencia, el 1 de agosto de 1969, se había rodeado de hombres inteligentes para apuntalarlo como digno candidato a la mano de doña Leonor.

Moya cambió el rostro de la Secretaría. Si antes se distinguía por ser el templo de la intriga, la tortura y la ambición, convirtió al Palacete de los Covián en una catedral política de las ideas frescas, de una clase nueva de dirigentes prestigiados.

LEA: Dueño del perro y del mecate

La campaña de Echeverría fue diseñada y operada con una cierta retrospectiva. Debía significar, desde los discursos y las agendas, el arribo de una nueva generación, inspirada por el cambio. De la camada de los que estaban inconformes con los dinosaurios de la matanza de Tlatelolco.

Moya Palencia era el hombre indicado para transmitirle ese mensaje a la población. La gente le creía. La clase media –hoy en extinción– se le había entregado. Era el único en el gabinete que despertaba simpatías y esperanzas.

— Pero ¿cómo, muchacho‎?, siéntese, respire hondo. ¿A qué se debe todo esto? ¿Lo he tratado mal sin darme cuenta? ¿Acaso no lo he apoyado en todo lo que me ha propuesto? Le he encargado la cartera más difícil de mi gobierno y estoy satisfecho con lo que ha demostrado…

.‎.. igual por su desempeño cauteloso como virtual jefe de mi campaña presidencial… usted sabe que los muchachos aldeanos que traía en el autobús eran de “a mentiritas”, las negociaciones y el manejo electoral siempre lo tuvo usted…

Al explicarle las razones, el secretario de Gobernación no tuvo más remedio que decirle que su esposa y pequeños hijos necesitaban tiempo y dedicación. A lo que el investido reaccionó jurándole su amistad y comprensión, preguntándole si la renuncia la había comentado con sus colaboradores.

Allí clavó “la pica en Flandes”… “Hizo bien –dijo con voz grave LEA–, lo hubieran tomado como un acto de deslealtad y de ingratitud… la gente anda entusiasmada, lo ven como un prospecto muy serio ‘para después’… debe usted pensarlo… llévese a su familia el tiempo que quiera y cuando lo decida, aquí está su amigo…”.

El secretario no tuvo otra que aceptar la orden presidencial –-aquellos eran seres de una reverencia institucional de antología–, pero cuando abandonó la residencia oficial, Echeverría hizo el coraje del inicio de su administración.

‎Se desbordó su intolerancia. Se desató su despecho. Puso bajo lupa al renunciante y a su familia. Nunca le perdonaría haber osado enfrentarlo de ese modo. Todo su aparato de “inteligencia” para buscar los afanes, descubrir los talentos, envidiar su armonía familiar… entonces, el Presidente era el dueño del perro y del mecate.

Moya Palencia, inteligencia y simpatía

La verdad era que el ministro era un hombre más brillante que el Presidente. Su desempeño, con el hombre y sus gobernadores en contra, fue de excepción. Cada vez que aparecía en público era recibido con aprecio, con aplausos constantes a su inteligencia.

Todo mundo quería saludarlo. Lo conocían hasta los perros. En la calle, aunque fuera de lejos, taxistas, materialistas, viejitas con bolsa de mano, guapas transeúntes, jóvenes desmadrosos… todos querían expresarle hasta su admiración.

Generaba una fiebre espontánea, un júbilo popular. Tenía una figura chistosa, regordeta, cachetona, cercana al pueblo. Mofletudo, simpático, sangre ligera, sonrisa a flor de labio… comentarios inteligentes sobre los sucesos, de los cuales siempre se aprendía algo.

Cuando murió Jesús Yurén, jefe de la CTM en el Distrito Federal, las turbas de los 40 líderes seccionales tomaron las calles, reclamando para sí el liderazgo. No había cómo solucionarlo. Sólo a él se le ocurrió la genialidad que el momento requería.

Sugerirle al Presidente que se abriera la caja fuerte del viejo líder para sacar el “pliego de mortaja”, donde seguramente estaría apuntado el nombre de su sucesor. Igual que lo hubiera hecho un faraón o un príncipe de la antigüedad. Y así fue.

Cuando el documento –que señalaba al yerno del viejo, Joaquín Gamboa Pascoe como sucesor “legítimo”– fue mostrado a los 40 líderes, todos guardaron sus ambiciones, disciplinaron a sus huestes y la paz volvió a reinar en la capital nacional.

De carcajada, la “renuncia” de Oso…rio

Tal un solo ejemplo, entre miles. Decisiones e ideas como la anterior brotaban a diario en la casona de Covián, no como hoy en que, presas del temor, sus fruncionarios despachan en “oficinas alternas” en Polanco y Lomas de Chapultepec, cuidando sus ignorancias, ocultando inútilmente sus desvalimientos, de todos conocidos.

Hoy nadie tiene las agallas para renunciar. Aparte de poca estatura, lo ven como quien cierra un negocio floreciente que deja pingües ganancias, sin haberlas merecido. La falta de carácter, instrucción y empaque mínimo de los fruncionarios abruma y enoja a todos, tirios y troyanos. No hay para dónde hacerse.

Por ello, cuando el secretario de Gobernación de Peña Nieto filtró a un columnista de la prensa política light –los que escriben de políticos; no de política– que había renunciado a principios del año, la especie desató la carcajada del respetable.

La famosa “renuncia” de Oso..rio fue sólo un buscapiés de risa loca que el hidalguense soltó de una manera por demás soez e irresponsable, para llamar la atención del Grupo Atracomulco y de los cercanos a Los‎ Pinos y así concitar su atención.

Fue una auténtica falta de respeto al Presidente –pues eso es precisamente lo que no se debe filtrar al ludibrio público si no está previamente “amarrado”-‎- y recibió a cambio una inopinada invitación para irle a hacer al Tancredo a Washington, donde fue como “hombre de piedra”, cargando un portafolios que no traía nada en su interior.

‎Por más que el periodista se rasgó las vestiduras tratando de hacer aparecer la especie de la renuncia como real, siempre lo dejaron colgado de la brocha, y hasta el propio deponente lo desautorizó. Todo un gafe. Nadie daba crédito a la comedia de equivocaciones y superficialidades que veía.

Sin archivo y sin conocimiento del país

Desde el círculo interior se demostraba que para ellos todo era de a “mentiritas”‎ para denostar la cercanía de Aurelio Nuño con el de Toluca. En Washington, el jefe de la Oficina fue el único que lo acompañó a platicar en corto con Obama. Todos los demás se quedaron afuera de la Oval.

‎La “renuncia”, o como se le quiera llamar, de Oso..rio fue una luz de bengala para distraer del cotarro a quienes sí debían haber renunciado desde aquella ocasión para salvar una tripulación naufragada.

Gerardo Ruiz Esparza, Luis Videgaray, Emilio Chuayfett, Emilio Lozoya, Pedro Joaquín Coldwell, César Camacho, Rosario Robles, ‎Jesús Murillo Karam, habían demostrado a la luz pública que no podían con ningún paquete. Un racimo de “ternuritas” que a lo mejor deben su permanencia al “petate del muerto” , exhibido por Oso..rio.

‎Sólo un pleito en la lucha cotidiana por disfrutar de la cercanía con el que firma el visto bueno de los contratos, con el que se llevará a cuestas la carga de haberlos autorizado… hasta que llegue la hora de responder por lo que se hizo o dejó de hacerse.

¡Qué cosas hemos visto!, ¿verdad?

¡Este abismo no tiene fondo! Es el abismo de la ignorancia, de la falta de archivo, de la falta de recursos, del desconocimiento del país.

Índice Flamígero: Subsecretarías de Gobernación, acéfalas. Sin directores, el ISSSTE, la Lotería Nacional, Pronósticos Deportivos… y las que se acumulen en estas semanas. Tampoco hay embajador en Washington –no hace falta, los tolquitas reciben órdenes directas desde Foggy Bottom, barrio donde se ubica el Departamento de Estado–… El abandono total. Lo mejor es que está ya demostrado que, gracias a la burocracia, las dependencias caminan, las cabezas no hacen falta.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.