Terrenos en Cabo San Lucas

2018-2024: ¿Presidentito acotado? ¿Presidente transformador?

Meade: omisión en todos los cargos que ha "fingido"

Coincidamos en darle el beneficio de la duda al viejo aserto de Lord Acton. Si, efectivamente, “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Pero en México tendremos que añadir que también el espejismo y la ilusión del poder absoluto son grandes corruptores. Una metonimia psicológica absoluta.

Será que los políticos mexicanos, adictos por naturaleza a cuanto polvo, líquido, billete, moneda, planta o flor se les presente, ¿tienen una personalidad adictiva por naturaleza hasta al páramo del poder?‎ Porque no puede explicarse de otra manera la loca carrera por cruzarse sobre el pecho una banda, un tiliche desprestigiado y arrastrado por los últimos seis de sus usuarios que sólo causa miseria y dolor a quienes la portan. Y todavía más desgracia a quienes no la portan.

El poder absoluto que en México confería la dichosa banda, el temor reverencial que causaba a los paisanos, ya es cosa del pasado remoto. Las facultades omnímodas y absolutamente metaconstitucionales que confería al Presidente de marras ha sido echado al caño por los mismos que acariciaban las ideas de avasallar a los contrarios y gobernados.

Fue echado al caño por ignorancia, por impudicia y por sevicia desenfrenada. Muchos de los portadores creyeron que delegando responsabilidades en organismos y dependencias creadas al calor de sus intereses era como regar un árbol de beneficios incalculables. Se equivocaron de punta a punta.

Meade: omisión en todos los cargos que ha “fingido”

Los castigos por acción cuestan lo mismo que las penas que deben infligirse por omisión en el desempeño del mando omnímodo. Si no, que lo responda Meade en los momentos del debate cuando caigan sobre sus espaldas los señalamientos sobre omisión en todos los cargos que ha “fingido” desde que lo inventó su papi…

…. como director general del Instituto para la Protección del Ahorro Bancario, hasta las cinco secretarías variopintas que desempeñó a la orden de panistas y priístas, sin importar los orígenes partidarios o ideológicos del dinero mal habido.‎ Se trata de un mandado plural, chaquetero dicen en los bajos fondos, y creo que es un adjetivo que en él no tiene desperdicio.

En todos los desempeños desarrollados, incluyendo la Financiera Rural, el objetivo no sólo fue robar, sino encubrir con unos afanes dignos de mejor causa. Si a eso se le llama una persona preparada para el mando o para el gobierno, Dios salve la hora en que lo deba de ejercitar para seguir sangrando a la Nación.

Dólar a 27 pesos, inflación pavorosa, hambre generalizada…

El supuesto poder presidencial es sólo un espejismo de mala nota. Hasta la fecha no conocemos aquí el caso de un prócer priísta –tampoco panista– que lo haya ejercido para construir una nación independiente, generosa, justa y reivindicatoria con los pobres y miserables mexicanos. Sólo el ejercicio de odio y miedo, a través de la banda presidencial y de la banda de pandilleros que los acuerpan.

‎Más, si se cumplen los pronósticos de los teóricos más lúcidos del extranjero: el fracaso del TLCAN –aunque se firme, perjudicará a los nacionales–, ésa droga amarga que benefició a un grupito de empresas transnacionales y exportadores nylon, deja de funcionar así dentro de pocas quincenas. Un dólar a 27 pesos, una inflación pavorosa, hambre más generalizada y postración ante los poderosos de siempre.

Desde luego, carencia de dinero en el presupuesto para pagar los caros estipendios de los favoritos y las enormes deudas contraídas. Imposibilidad de seguir utilizando los bienes nacionales para los caprichos de monarcas ñoños, austeridad a huevo en las casas residenciales del poder, y más vergüenza, mucha vergüenza para sus oficiantes.

Presidentito sin petróleo, con finanzas quebradas y sin colaboradores

La simple observación del panorama nacional arroja una serie de dudas intrigantes sobre el poder que pueda tener en México a partir de este año un presidentito sin petróleo, con todas las finanzas quebradas y pobres colaboradores que, como se ve, están muy mal equipados para lidiar con ese toro.

¿De verdad, el presidente mexicano que venga podrá echar abajo las reformas estructurales, el gag del remate de la soberanía petrolera, las concesiones graciosas y contratos multimillonarios a las empresas extranjeras y sus prestanombres locales?‎ ¿Usted cree? ¿Podrá un presidentito sin presupuesto y sin equipo humano enfrentar a las mafias que se han vuelto a adueñar de toda esa riqueza y de sus potencialidades?

¿Un hombrecito del jaez de Meade, representante de este sistemita entregado, podrá echar abajo los contratos multimillonarios que la pandilla atracomulca le ha dispensado a sus empresas de contlapaches para el ridículo de la construcción del nuevo Aeropuerto galáctico que piensan acabar dentro de veinte años?

Porque si puede enfrentarse a las mafias de distribución y venta de todas las cadenas productivas y de alimentos que adueñan este territorio, ese muñeco tendrá que venir de otra galaxia. El sistema no le permite más que sentarse y seguir fumando lo que le pongan enfrente. Lo demás son bravatas de campaña.

¿Podrá un presidentito acojonado subir los salarios mínimos?

Enfrentarse a las mafias de transporte de seres y productos para la alimentación básica de la población, también se encuentra en duda. Más que eso, enfrentar a una estructura financiera y monetaria internacional que fija los valores del peso, los tipos de interés y todos los indicadores macroeconómicos que tenemos más de cuarenta años acatando a ciegas, con el sistema presidencial de un sólo sujeto cautivo, es materialmente imposible. Se antoja una tarea de locos y de enajenados con sus propios retintines. Lo que no puede ser, no puede ser, y además… es imposible.

‎¿Podrá un presidentito acotado y acojonado subir los salarios mínimos, crear empleos formales, elevar la dieta del mexicano, ensanchar el mercado interno, si está sujeto a esos indicadores y a esos mandatos ancestrales del Imperio sobre nuestras desgracias y a cargo del trabajo de los más desvalidos?

‎Porque para hacerlo, usted coincidirá con este escribidor, lo primero que debe hacerse es transformar y hasta cambiar los modos de producción, financiamiento, distribución, transporte y adquisición de lo indispensable. Si no, no. ¿Quién es el guapo que puede convertir estas acciones, de bravata de campaña a hechos reales. Vaya, siquiera intentarlo?¿ No estaremos ante fantoches y oportunistas que no saben ni lo que dicen?

Aplicar la justicia real en contra de los depredadores de Atracomulco

Sí, claro, sabemos todos que algún candidato ha expuesto por ahí, todavía no formalmente, el cumplimiento de dos condiciones para arribar a ese paraíso perdido: primero, aplicar la justicia real en contra de los depredadores de Atracomulco para restaurar el reino de la ley y la credibilidad de su gobierno.

Y segundo, intentar un cambio de régimen político que eche al cesto de la basura al inservible presidencialismo, para entronizar el poder de las ideas y del talento de cerebros nacionales que puedan hacer funcionar al país bajo otros mecanismos de transparencia y honestidad. Que el poder no sea solo de un presidentito amilanado que no tarde en ponerse en manos de sus favoritos y de sus intereses más que creados y maiceados.

Puede ser un buen principio. Pero como siempre, falta la voluntad política del cuerpo nacional, en el Congreso, en los partidos y en la conciencia popular para hacerlo posible. Mientras eso no se haga, todo lo demás será lo que se vaya derechito a la basura. Incluyendo la esperanza, la única que no debe acabarse nunca.

Campañas, sólo derroche al que ya casi nos estamos acostumbrando

‎Y las campañas, y la historia reciente, pasarán a formar parte de la Corte de los Milagros, los fantoches y oportunistas y el derroche al que ya casi nos estamos acostumbrando.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Mañana termina la séptima ronda de renegociaciones del TLCAN. Y aquí nuestros fruncionarios, literalmente, perdieron el Norte. Herminio Blanco y su asesorado Ildefonso Guajardo, apurados por no perder sus cuantiosos negocios con los japoneses. Luis Videgaray y Abraham Zamora –condiscípulo de Meade en el ITAM– en la misma situación, pero ellos con los chinos. Están orientalizados. No orientados. + + + Buenísimo el meme que circuló el fin se semana, en el que se observa a Meade Kuribreña con enorme “sonrisa Colgate”, bajo el título “El candidato de la coalición PRI-PGR”. Pobre candidote, ¡lo que tiene que aguantar por las venganzas pueriles de su dedeador EPN! + + + Recibo mensaje de un coetáneo con respecto a la muy publicitada presencia de narcomenudeo en la UNAM –como si el fenómeno no se repitiera en todos los ámbitos del país–: “… si eso hubiera sucedido en nuestra época, los narcos salen de nuestra casa en 2 minutos, solo 2 minutos, tiempo necesario para juntar a los del fut americano, y aquí se hubieran hermanado los del Poli, uno que otro loquillo como yo y mis amigos y, al grito de ¡Goya!, a patadas y chingadazos los hacemos correr, sin armas, sin policías, sin mesas de diálogo. Estoy seguro que hasta nuestros maestros nos hubieran ayudado. Hoy tenemos que respetar su presunción de inocencia, sus derechos humanos y su debido proceso” Cierto. Así, con piedras y palos, corrimos a los porros de Prepa Uno, en 1970. + + + Correspondencia de don Miguel Ramírez, desde Torreón, Coahuila: ” Ni en la peor de nuestras pesadillas hubiéramos podido imaginar lo desastroso que resultaría el gobierno del sexpistol mexiquense. Considerando su ignorancia supina, su frivolidad, su narcisismo extremo, sus innumerables conflictos de interés, su corrupción todo terreno, por sólo mencionar algo de lo más representativo de él, es lógico que nuestro país haya caído en un socavón profundísimo. Un cronista deportivo de acá del norte de la República, al estar narrando un partido de beisbol y ver que un jugador le había propinado tremendo batazo a la pelota y ésta volaba rápidamente hacia afuera del estadio, empezó a gritar desaforadamente: ‘Se vaaaa, se vaaaa, se vaaaa… se fue a la ch…’. Dentro de pocos meses ya podremos decir lo mismo de Peña Nieto.” Cierto. Faltan 270 días para que EPN deje el país hecho un tiradero.

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.