El pleno respeto a la democracia urge hoy como nunca

Héctor Miranda