De olvidos y otras cosas…

El ilustre José Emilio Pacheco escribió el poema “Alta traición” en el que declara que no ama su patria

De ignorancia y penas

El ilustre José Emilio Pacheco escribió el poema “Alta traición” en el que declara que no ama su patria pero que daría la vida por diez lugares suyos. Supongo que somos muchísimos mexicanos los que también aborrecemos mucho de la patria pero que daríamos la vida porque se recobrara la dignidad, la libertad y la democracia que se perdieron entre la corrupción, el amor a la vida material, y el cinismo. Declaro que soy un sudcaliforniano que no vibro mucho por la defensa de algunas potestades que defienden día a día algunos sudcalifornianos, pero me marcó la indiferencia, ignorancia y falta de sensibilidad humana de las autoridades –que como en los tiempos del leonenarzi- ignoran y quieren borrar la historia de la entidad. Hace unos días escuché que en parafernalia propaganda daban cuenta de la inauguración de “nuevos espacios” en la terminal de Pichilingue. Y con asombro miré que en letras metálicas habían mandado poner: Puertos de Baja Sur. De inmediato vino a mi mente la defensa puntual de los compañeros Eligio M. Coronado y Simón Óscar Mendoza, para que la sociedad no pierda los nombres emblemáticos y la historia de nuestra entidad. Por todos los frentes han atacado la supresión del nombre correcto, y ahora resulta que las autoridades estatales, con toda la ignorancia y desapego al sentimiento de pertenencia de vivir y amar nuestra entidad y que hemos fundido en nuestro quehacer cotidiano nuestras huellas en la playa, valles y montes, y que nuestras mujeres han parido los hijos y que tenemos las raíces de nuestros padres, hermanos y familiares en los camposantos de los cuatro rumbos… ahora resulta que los trogloditas llegados de una patria sin patria y sin nombre, por el afán torpe de creer que el nombre de baja sur les traerá turistas y dólares, cuando en la práctica solamente vienen a tirar basura ya que ni modo que dejen cientos de dólares comprando matracas, pompitas y monitos de barro en las “tiendas para turistas”, por ese afán ignaro como los que nos cambiaron cuentitas de vidrio por oro, quieran ahora mutilarle el nombre, sus costumbres y lo que es peor, piensen como los de Santiago-Santa Anita, que ellos son los neoconquistadores de una entidad “que no piensa, que no siente y que no tiene afanes”. Y  creen que con “inauguraciones al vapor”, mutilan el nombre del aeropuerto y le llaman ahora –los neoconquistadores- Aeropuerto Internacional de La Paz, cuando el verdadero nombre es: Aeropuerto Internacional General Manuel Márquez de León. Por la historia brillante del general, por la pertenencia a estas hermosas tierras y por el respeto a la sociedad sudcaliforniana, le corresponde al ciudadano gobernador mandar poner los nombres correctos al aeropuerto y que los cerebros de API agreguen la palabra “California”, ya que aunque hayamos algunos que no amamos mucho la patria que huele a corrupción, sí amamos nuestras raíces que huelen a cardón, atardecer, brisa marina, a ola y manglar. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: En el mismo contexto de los “olvidadizos de La Paz”, que ignoran el desembarco de Hernán Cortés, las proclamas de los generales Félix Ortega y Manuel Márquez de León, la historia del Conono y los policías Ángel Castro y el Nalgas de Oro, de la Mariana, y mucho menos vivieron la Paz antigua, la que terminaba en los intrincados ciruelares del monte que habitaban todo el entorno después del estadio Arturo C. Nhal, así viven los “políticos” de Veracruz, que según versión de Pablo Hiriart, que leí ayer, en el mero centro de Jalapa realizaron un acto para conmemorar el 64 aniversario del nacimiento de “Luis Don Aldo Colosio”. Tal como los ilustres que niegan el nombre de Baja California Sur y el aeropuerto de la ciudad al ignorar al general Manuel Márquez de León, los priístas veracruzanos “no tienen la menor idea de la historia ni de los personajes” de la talla de Luis Donaldo Colosio. En el afán torpe de “ganar batallas de humo”, los actores políticos de todos los partidos aprovechan personalidades como la de Colosio para aparecer en las primeras planas. Se trata de ganar bonos y votos para la contienda que sigue… aquí en BCS, hemos entrado en la ruta de conmemorar, si no a “Luis Don Aldo”, sí actos “históricos” como inauguraciones de calles de concreto, hasta actos de “alto impacto social” como elevar a pena de cincuenta años a los que cometan feminicidio… ¿Y por qué no legislar sobre los funcionarios que se enriquecen hasta el hartazgo en un sexenio o trienio? ¿Cincuenta años o cadena perpetua? Alea Jacta Est- 19-02-14


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.