En un video que recorre You Tube, con casi mil visitas, y que recoge la declaración ministerial del testigo Jesús Enrique Duarte; éste, de forma rotunda, declara que Héctor Hernández Ascencio, primo del occiso, le dijo varias veces: “me disparó el hijo del gobernador”. El video, aunque editado, no parece tener diálogos interpolados. El rumor de esta versión ya corría por toda La Paz desde la misma noche de los sucesos. No es vox populi todavía, pero sin duda lo será en los próximos días.

No basta que la mujer del César sea honesta; también tiene que parecerlo“, le dijo Julio César a Pompeya. A Narciso le viene bien este consejo. Porque se le puede poner difícil. Me explico:

Si se confirma que el testigo Jesús Enrique Duarte, al día siguiente de los hechos, dijo lo que el video muestra que dijo, y la autoridad, solapadamente, ha hecho la investigación a espaldas de los habitantes de La Paz y de la familia del joven asesinado Jonathan Hernández Ascencio, a todos nos quedará la duda si no hubo acomodos en lo oscurito, y nadie se la va a creer. Aunque Narciso no haya metido las manos, parecerá que las metió, como ya percibe la sociedad.

Claro, que si se confirma que los hechos relatados ocurrieron de la mano del hijo del gobernador, tal como parece confesarle el asesinado a Jesús Enrique Duarte instantes antes de morir, que vayan preparando en el CERESO un área especial para el asesino y encubridores, de la que no se salva el ex-procurador, el actual, y por supuesto, el gobernador.

Para quien quiera verlo, antes de que lo retiren:

http://www.youtube.com/watch?v=PBGU4eK5AJA

¡Comparte!

* * *