El gobernador del estado promulgó el Sistema Estatal Anticorrupción el 16 de diciembre de 2016.

Ya hace dos años y medio

El gobernador del estado promulgó el Sistema Estatal Anticorrupción el 16 de diciembre de 2016, hace ya dos años y cinco meses.

Desde entonces en varias colaboraciones he tocado el tema y el gobierno y los diputados guardan silencio. A los seis meses de acuerdo con el decreto debían haber integrado todo el sistema. A cuenta gotas nombraron la Comisión de Selección luego el Comité de Participación Ciudadana. El SEA sigue “mocho” ya que le falta la figura más importante que es el Fiscal Anticorrupción.

Esta legislatura morenista nombró los cinco integrantes del Comité de los que resultó un acosador. De ese tamaño es la negligencia ya que para el nombramiento debían haber promovido ciudadanos intachables. El que fue acusado de acosador sigue tan campante como que si nada pasara. Pero está en el engrane de Morena.

Por la actuación de esta legislatura se concluye -hasta hoy- que no tienen intención política de resolver el conflicto ya que hace mucho deberían haber nombrado al Fiscal Anticorrupción del SEA, y en cambio la legislatura actuó con cierta celeridad para completar el Instituto de Transparencia (ITAI) y el Presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (inhumanos le llamo) Y estos nombramientos se dan en esta XV Legislatura. Se ventiló por la prensa que para integrar la CEDH el Congreso “acordó” enviar a la que había ganado el nombramiento, al ITAI.

Este tipo de decisiones de la legislatura trastoca el sentido común y el estado de derecho.

¿Qué se esconde, qué intereses hay para que no procedan a nombrar al Fiscal Anticorrupción después de más de dos años? ¿Cómo para nombrar dos funcionarios de la CEDH y el ITAI sí tuvieron tiempo?

No tengo información de que algún o algunos periodistas se hayan interesado en el tema y bombardeen al congreso para que nombre al fiscal anticorrupción.

Lo he repetido “mil veces” Cualquier nombramiento de algún funcionario el congreso actúa con celeridad y el nombramiento del fiscal todavía no se da.

Y es clara la intención: los funcionarios del ITAI y CDEH vienen siendo sujetos de la misma guayaba podrida, controlados desde arriba para que actúen cuando lo instruya el gobernador. Actúan como procede la Contraloría General del Estado, para la que los intocables son “intocables” Cualquiera de a pie que presente una denuncia no será atendida y el quejoso tendrá que resignarse y guardar su coraje. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: cuando los diputados actuaron para los nombramientos en cuestión, envié un mensaje el compañero Adrián Chávez que hace tres años y medio es asesor de los morenistas.

Pensé –ilusamente- que por conocernos desde los tiempos de la verdadera izquierda por los noventa, en el PRD, me atendería e influiría en la bancada para que le entrara a nombrar al fiscal. De eso hace ya como tres meses… y el fiscal sigue sin nombrarse.

Y no hay intención política ya que el SEA está incompleto.

Y nombrar al fiscal no es lo mismo que los nombramientos que se han dado, no, nada de eso; cuando la ciudadanía se entere que hay fiscal anticorrupción, se apersonará a presentar quejas y denuncias que, de no ser atendidas se tendrán argumentos para seguir insistiendo ante el congreso, ante el gobernador. No es lo mismo pedir información en el ITAI y presentar denuncia ante la CEDH, que denunciar tropelías contra el estado de derecho de ciudadanos que son robados en sus bienes: una casa, un terreno, abuso y corrupción de dependencias en las que los directivos abusan de su puesto negando los derechos del trabajador y, en cambio, beneficiar a los rastreros e incondicionales por el sólo hecho de ser corrupto como los jefes.

Basta un pequeño análisis de las dependencias estatales para corroborar los graves abusos y tropelías donde hay nombramientos sin merecimientos, tan sólo ser amigo del gobernador o el secretario de educación y directores de educación media superior. La corrupción en esta esfera donde todo depende del gobernador, las dependencias estatales, pues, funciona a mil maravillas el amiguismo, favores de campaña, compadres, amigos de las amigas, hijos del compadre y del lame suelas.

Si el fiscal anticorrupción resulta amigocho de los funcionarios morenistas, la fiscalía cometerá todo tipo de tropelías, pero, habrá más argumentos para cuestionar al fiscal, aunque la ley y los derechos se los pase por el arco de triunfo como sucede en la Contraloría y dependencias.

Ya vienen las elecciones de 2021. Si Morena gana la gubernatura entonces las dependencias se llenarán de morenistas y amigos… esperemos que sean justos y democráticos y que no resulten como los morenistas del congreso. Entonces todo seguiría igual…cambiaríamos de caras en las dependencias igual de corruptas como las actuales. Alea Jacta Est. 17-05-19- Miembro de ESAC.

¡Comparte!

* * *