La suerte está echada

La columna de Bobby García.

Héctor Miranda