Es decir, no está seguro de que sus funcionarios vayan a ser honestos

No seré tapadera ni alcahuete de nadie

“Entrevistado en el aeropuerto de Villahermosa, Tabasco, desde donde viajó hoy a la Ciudad de México, Obrador afirmó entender las críticas, pero advirtió que no será tapadera y alcahuete de nadie.

“SI, yo creo que es natural que exista la crítica porque durante muchos años se llevó a cabo una política en donde no contaba el pueblo, eran nada más los políticos y los llamados hombres de negocios los que dominan México, ahora el gobierno va a representar a todos, a ricos y a pobres, y va a haber un gobierno que va a representar a los ciudadanos mexicanos y que va a cuidar el patrimonio de los mexicanos, el patrimonio nacional, que no beneficie a una minoría, sino sea en beneficio de todos los mexicanos.”

“Yo los entiendo, pero el pueblo votó para que haya un cambio verdadero, y yo no voy a ser tapadera de nadie, no voy a ser alcahuete, yo voy a cumplirle a los mexicanos”, aseveró.

Por lo declarado en Villahermosa se deja ver que el presidente electo de los mexicanos tiene una absoluta confianza en que por su estado anímico y de voluntad todos los mexicanos -en la chamba que sea- de golpe y porrazo, los corruptos se transformarán y trabajarán anteponiendo el servicio al pueblo en lugar del servicio a sus bolsillo, familia y compadres.

Dice entender las críticas, que son naturales, pero hasta hoy no ha dado un paso atrás ni rectificado sus decisiones… y eso no se llama democracia.

Ya centralizó las delegaciones federales y creo que para atacar la corrupción, que es escandalosa en las delegaciones, no necesariamente hay que desaparecerlas sino fortalecerlas con mexicanos probados hasta la saciedad en la lucha contra la corrupción. Creo deberá fortalecer la contraloría general de la nación y crear contralorías ciudadanas en los estados ya que las contralorías estatales son tapadera del gobernador en turno. Fortalecer el sistema nacional anticorrupción.

Se equivoca cuando cree que la honestidad está en los políticos que están a su alrededor…todos son corruptos y creo que nunca cambiarán… al tiempo. (Alejandro Gascón, un gran socialista, en los 80 nos decía: los corruptos del sistema nunca se corregirán)

Ya nombró sus representantes generales en todo el país desapareciendo las delegaciones. Sin conocerlos, pero por venir de la alta esfera política, deben ser corruptos. Dice que les va cumplir a los mexicanos, ¿pero los funcionarios salidos de la cuarta transformación?

En la entrevista repitió varias veces “que no sería tapadera ni alcahuete de nadie”, es decir, no está seguro de que sus funcionarios vayan a ser honestos.

Y se refirió a ello cuando lo cuestionaron por el reciente nombramiento a Manuel Bartlett, a quien designó director de la CFE.

Manuel Bartlett Díaz tiene una larga carrera dentro de la esfera del gobierno federal. Fue secretario de educación y gobernador de Puebla. Tiene muchos grados académicos, maestría y doctorado en Francia e Inglaterra. Fue asesor de grandes políticos entre ellos Miguel de la Madrid de quien fue coordinador de campaña. En todo el sexenio fue secretario de gobernación y estuvo a cargo de la elección de 1988. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: De lo que he leído de él, se desprende que fue (¿o es por su edad?) un político sagaz e inteligente que desde siempre militó en el PRI hasta que rompió con el tricolor y ha navegado hasta llegar Al PT.

De lo que he investigado sobre su currículum, encuentro a un político de larga trayectoria en el campo de la administración, pero en ninguna parte leí que se haya significado en algún puesto técnico tal como lo requiere el nombramiento que le acaba de asignar López Obrador, como director general de la Comisión Federal de Electricidad.

Lo que sí puedo asegurar es que es un gran traidor al pueblo de México ya que en la elección presidencial de 1988, al ver que el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas llevaba una ventaja irreversible, ordenó que el sistema se cayera, es decir, que dejaran de aparecer los resultados electorales. De este gran fraude a la nación resultó presidente Carlos Salinas de Gortari.

De ese tamaño es la confusión que campea en la opinión popular; de ese tamaño es el silencio que arropa a los “grandes cuadros” de Morena en todo el país.

El pueblo no puede concebir que un traidor como Bartlett Díaz no sólo aparezca como cuadro importante de la tan nombrada cuarta transformación, sino que ahora nos resulte director de la CFE.  Lucidos estaríamos que Cárdenas tomara el café con Andrés Manuel y Bartlett Díaz. Alea Jacta Est.- 31-07-18.- Miembro de ESAC.-

¡Comparte!

* * *