Víctor Castro y Esteban Ojeda.

La lucha magisterial

El sábado pasado se reunieron en Ciudad Constitución los maestros democráticos para conmemorar 40 años del inicio de la lucha democrática en la entidad.

Los democráticos me invitaron y acepté nada mas que a la hora de la hora no cumplí ya que la salida en autobús era a las siete de la mañana, y por mi edad, me dio “güeva” y no me levanté a pesar que mi hijo Juceatikán participa en esa lucha y obviamente se levantó antes de las seis y concurrió al lugar donde los esperaría el autobús.

La lucha magisterial organizada se inició el 78 en Constitución, pero habíamos maestros que desde antes luchábamos contra el charrismo sindical, en Santa Rosalía. Y teníamos fuerza a pesar del control charro ya que el compañero Benito Cañedo y un servidor logramos por el voto de los maestros de la Delegación Sindical de Primarias, concurrir a un Congreso Estatal. Y estamos hablando de un acontecimiento varios años antes del 78.

Tan es así que en otro congreso estatal los dos delegados de Cachanía, la delegada sindical y un maestro, en su oportunidad presentaron ante los delegados y ante el representante del nacional dos sendos expedientes contra Benito y yo, pidiendo que nos cambiaran de entidad. Afortunadamente para nosotros el representante del nacional fue el maestro Iván García Solís que a esa fecha tendría unos 40 años, maestro de la lucha magisterial desde el 58, diputado federal del PRD y jefe delegacional. Por su espíritu democrático recibió el expediente, lo guardó y nunca procedió el cambio que los charros Cachanías pedían.

Y toda esta lucha fue antes del 78.

La lucha magisterial ya cohesionada y organizada se inicia en Ciudad Constitución teniendo a la cabeza –entre otros- al compañero Víctor Castro Cosío. Esta lucha ya calaba a nivel estatal.

El sábado se reunieron muchos maestros, de los viejos y los nuevos, en Constitución, frente a un almacén donde en aquella época era la escuela donde brotó “el foco infeccioso.”

Participaron en la asamblea los compañeros Víctor Castro, Esteban Ojeda, el compañero Bonilla, Rubén León, Benito Cañedo y el Bony, secretario general de maestros democráticos.

De alguna manera todos abonaron a la lucha democrática y contra la corrupción.

Anteriormente nos llamamos Corriente Democrática Sindical de la Sección 3 del SNTE. Luego la abreviamos a CDS III.

Recuerdo los inicios del 80. La lucha se concentraba en las delegaciones de primaria ya que el control en las secundarias era férreo pues cada secundaria es una delegación sindical y los charros los tenían en un puño.

Me supongo que el control de las secundarias sigue prevaleciendo. Los de primaria de alguna manera estaban “más libres” ya que varias primarias forman una delegación. Me supongo que todo sigue igual.

Cuando llegué de Cachanía me asignaron mis horas en la secundaria dos y la nocturna, escuelas llenas de charros. Los de la Corriente nos reuníamos y se asignaban tareas. La más socorrida, por práctica, era colocar cartulinas en nuestros centros. Yo colocaba una en el pasillo y no llegaba ni a la escalera del edificio cuando ya un charro la arrancaba. Es decir, mi consigna, muchas veces, nadie la leía. Pasaron varios años para que en la secundaria dos se fueran sumando compañeros. Llegó el momento de que en las asambleas delegacionales para elegir la directiva, los charros nos ganaban con unos cuantos votos. El 90 me jubilé. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Los luchadores sociales y los del movimiento magisterial deben tener como mira suprema luchar contra la antidemocracia y el charrismo sindical. Nunca deben perder esa mira. En su ejercicio magisterial tienen que anteponer los intereses de la comunidad y el magisterio. No es válido que muchos luchadores magisteriales al rato los vemos en alguna comisión en el SNTE, en el gobierno en turno o haciéndose patos. Es más, algunos se pierden y dejan la lucha.

Los maestros democráticos que se reunieron el sábado en Constitución tienen la obligación moral y sindical de redoblar esfuerzos para organizar la disidencia y lograr una fuerza tal como la que teníamos en la vieja lucha. El charrismo y el control continúa y los democráticos están obligados a redoblar la resistencia… no hay de otra, pues de lo contrario serán luchadores de membrete.

El compañero Víctor Manuel Castro Cosío, hoy con la respetable comisión que tiene, está obligado a defender la lucha magisterial, apoyar con la fuerza que tiene y tendrá, a todos los compañeros que se acerquen a él solicitando ayuda y apoyo.

Los charros sindicales en educación media superior en las escuelas del subsistema del gobierno estatal, tienen su coto de poder en todas las prepas de ese subsistema. Incluso en contubernio con autoridades estatales.

El compañero Víctor Castro está obligado a luchar contra los sindicatos charros y contra las direcciones generales, ya que el gobernador los alienta.

Y Morena ganó, pero para corregir las anomalías.

El compañero Esteban Ojeda, hoy diputado local de Morena, también está obligado a respaldar la lucha democrática sin desmayo. Debe escuchar y trabajar en la instancia que corresponda para resolver los problemas que la base le plantee. Alea Jacta Est. 16-10-18. Miembro de ESAC.

SEÑOR GOBERNADOR: ¿No tiene autoridad para exigir a Contraloría Estatal y Dirección General del Cecytebcs a que respeten el estado de derecho y cumplan con su responsabilidad?

¡Comparte!

* * *