Austeridad Republicana.

La democracia en la lucha

Antes que nada vale una aclaración para los que no conozcan mi trayectoria política. Y lo haré porque por mis comentarios se puede pensar que estoy en contra de López Obrador.

Desde que inicié mi docencia, hace ya 60 años, sin saber ni cómo me fui involucrando en contra de los actos injustos sin tener idea que esa vocación me llevaría a militar en la izquierda, a ser funcionario municipal y estatal. Poco a poco me fui involucrando y desde entonces ya hace 60 años milito en la izquierda que no tiene lomo de liebre, no acepta la mentira ni la corrupción, ni el chapulineo, mucho menos la corrupción (no robar), ni traicionar. Por eso estoy con el lema de López Obrador de: no robar, no mentir, no traicionar. Esa consigna la tengo fundida en mis ideales y por eso estoy tocando temas en los que es discutible el cumplimiento de la consigna Lópezobradorista.

En el congreso de la Unión meridianamente los integrantes (senadores y diputados) no han informado a la comunidad el monto de sus salarios, y ellos al igual que todos los candidatos del país, se comprometieron a rebajar sus sueldos en 50 %. Con más si llegaban a ser gobierno.

Lo que pasa en el Congreso de la Unión está pasando en todo el país. Todos al ser candidatos, firmaron un documento que los comprometía a reducir su salario en 50%

Hoy se les hace mucho y tienen mil evasivas para no cumplir… y eso se llama corrupción y mentira. Estoy con López Obrador, pero más estoy con la verdad.

Y desafortunadamente la inmensa mayoría de los nuevos funcionarios morenistas se están corrompiendo (¿o ya estaban?) y están mintiendo… y el mentir es una enfermedad. Y están robando al pueblo al cobrar sueldos insultantes: No mentir, no robar, no traicionar.

Van dos ejemplos a nivel nacional: El presidente electo arremetió contra la mafia del poder y los poderes fácticos de los multimillonarios que de hecho hasta el día último de noviembre son los que deciden la política económica y gubernamental. López Obrador dijo a los cuatro vientos que los empresarios (Carlos Slim a la cabeza) que estaban construyendo el aeropuerto en Texcoco al llegar él a la presidencia, lo podían seguir construyendo, pero con su dinero, no el del pueblo.

Hoy, en una jugada de cuatro bandas, les ofreció que pueden construir el de Santa Lucía, los trabajos de Toluca y los del aeropuerto actual de la ciudad de México; es decir, los que controlan la mafia del poder y el económico, dejarán Texcoco y trasladarán sus maquinarias y su poder a los que se van a construir.

¿Mintió Andrés Manuel para salvar al pueblo del robo orquestado en Texcoco? ¿Le mintió al poder económico para proteger al pueblo? Se ha dicho que el domingo en la noche, después de su triunfo arrollador, convocó a su equipo de trabajo, pero… que en esa reunión también estuvieron algunos de los que controlan el poder económico y el político.

Como reguero de pólvora corrió la noticia de que al cuarto para las doce Peña Nieto autorizó que la concesión de las televisoras de Canal Dos y TV Azteca se prolongue 20 años más. La actual concesión se terminaba dentro de tres años.

¿Peña Nieto seguirá –hasta el último día- dictando medidas que lesionan al pueblo?

Estas dos televisoras han hecho un daño enorme a la conciencia social del pueblo de México. De hecho, son importantes engranes del poder fáctico que ha controlado la conciencia social al grado de la enajenación y la pérdida de la realidad nacional. La pérdida de la identidad nacional.

¿Qué hará López Obrador contra esta medida, que, de continuar, seguirá trazando la vida nacional en la enajenación y miseria espiritual? ¿Entonces el poder económico no estará ligado al poder político?

En esa transición “tan tersa”, pero sospechosa en la que Andrés Manuel perdonó a la mafia del poder, ¿también doblará las manos ante estas dos televisoras?

Y entonces ¿de qué nos vamos agarrar para irrumpir de lleno en la cuarta transformación?

¿Estuvo el presidente electo de acuerdo en la prolongación de las concesiones, o como al pueblo, lo agarraron con los dedos en la puerta? Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: A nivel local, porque no conozco lo que sucede en otros estados, los diputados, los alcaldes y sus cuerpos edilicios están robando, mintiendo y traicionando al pueblo. Están robando porque salvo el municipio de La Paz, siguen cobrando sueldos insultantes a la opinión pública. Es obvio entender que si están robando en esa circunstancia, también están mintiendo y traicionando porque se comprometieron a rebajar sus sueldos en 50%.

Fue explosiva la noticia de que en el ayuntamiento de Los Cabos no redujeron ni un peso sus salarios.

Se dice que los de Comondú no se conformaron con sus sueldos y se lo aumentaron en 100%.

Y entonces los funcionarios morenistas del estado ¿no entienden el concepto de austeridad republicana?

Según se informó, los diputados tomaron el acuerdo de rebajar sus sueldos hasta después de cobrar el sueldo de diciembre, el aguinaldo y demás prestaciones. ¿Cuánto se llevarán en diciembre mientras el pueblo recibe un aguinaldo de miseria?

¿Esos son los diputados de la cuarta transformación y austeridad republicana?

¿Esos son los alcaldes y su cuerpo edilicio?

Del gobernador, sus secretarios y demás funcionarios estatales, “pa´qué” decir.

“Amigo es Platón, pero más amiga es la verdad” (Aristóteles, discípulo de Platón) Alea Jacta Est. 13-11-18

SEÑOR GOBERNADOR: ¿No tiene autoridad para exigir a Contraloría Estatal y Dirección General del Cecytebcs que respeten el estado de derecho y cumplan con su responsabilidad?

¡Comparte!

* * *