¿Y por qué el gobernador lanza esta amenaza a los diputados?

“Guaraches” sin espinas

Ayer leí en un diario digital que el gobernador del estado dice a los diputados de Morena, recién electos y formarán absoluta mayoría en el Congreso del estado, que no olviden que él, el gobernador, tiene constitucionalmente el derecho de veto, es decir que puede inconformarse por alguna iniciativa de los morenistas y vetar dicha iniciativa.

Seguramente ya escucha pasos en la azotea y se pone el guarache antes de espinarse.

¿Y por qué el gobernador lanza esta amenaza a los diputados? Sencillamente porque el próximo congreso puede reformar muchas leyes que en nada beneficiarán el autoritarismo de un gobernante que hizo lo que le dio la gana con los diputados panistas que ya se van.

Partiendo de la tesis de que los diputados morenistas son democráticos, y por los compromisos que hicieron con los electores y por la actitud que asumió López Obrador desde hace muchos años, no se puede pensar que lancen iniciativas que lesionen la unidad popular porque de no ser así traicionarían la confianza del pueblo.

Debo aclarar –por los años que he lidiado con la política y la democracia- que confío en la nueva realidad, ya estoy curado de espantos, pero a veces aparecen espantos donde no había.

El gobernador amaga con el derecho al veto porque teme que le echen abajo algunas leyes y acciones, porque las leyes se pueden modificar o cancelar, así como las decisiones tomadas tales como:

La famosa ley que causó revuelo unos días cuando ordenó a sus diputados títeres que aprobaran que los municipios se quedaran sin algunas contribuciones tales como el derecho vehicular, registro civil y otros impuestos. Esta decisión unilateral del gobernador lesiona gravemente la autonomía municipal y el erario del ayuntamiento.

Luego obligó a sus diputados tamemes a que aprobaran la ley de participación pública y privada en renglones discutibles como la participación de la IP en obras que al intervenir el capital privado pone en riesgo el beneficio colectivo. Y así encontraremos nuevos negocios turísticos de hoteles de varios pisos en la zona céntrica y en pleno malecón.

Toca a la bancada morenista revisar todo este tipo de leyes que lesionan la integridad social.

Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN. Y el gobernador estará durante la próxima legislatura a la orilla del Rubicón, con la incertidumbre de pasarlo o no:

Dos casos que el pueblo detestó y detesta y que ni siquiera le mojaron los zapatos al ejecutivo:

Cuando por sus pantalones mandó derrumbar la escuela primaria 18 de marzo, en pleno centro urbano y a escasas cuadras de la “zona dorada del malecón”. Y allí está, como mudo testigo de la infamia el terreno baldío que la iniciativa transformará en negocio rentable. El pueblo detestó esta decisión y el gobernador no lo escuchó.

Otra terrórifica intentona consistió en vender la idea de que la casa del estudiante en la ciudad de México no reunía las condiciones mínimas de seguridad para los estudiantes y que los desalojarían para ponerlos en otro lugar y pagarles una beca de manutención.

Hasta ahorita no ha prosperado su intentona y los quiere ahorcar no pagando el predial ni el consumo de agua.

Y así, cuántos proyectos más que se le vendrán abajo.

El próximo Congreso del Estado está obligado a promover leyes de beneficio popular y nulificar las intentonas antidemocráticas del gobernador como lo acontecido con la 18 de marzo y los intentos de sacar a los compañeros de la Casa del Estudiante en México.

Revisar la serie de actos de corrupción que se cometen en oficinas públicas y en el subsistema estatal de algunos cetros de educación media superior que de hecho debe trabajar con participación estatal y federal. Alea Jacta Est.- Miembro de ESAC.- 26-07-18

¡Comparte!

* * *