a conciencia colectiva ha terminado por olvidar –de tantos que han sucedido- el sismo del 7 de septiembre de 2017 en el sureste.

Del sismo al incendio

La conciencia colectiva ha terminado por olvidar –de tantos que han sucedido- el sismo del 7 de septiembre de 2017 en el sureste (Chiapas-Oaxaca-Morelos), salvo los recordatorios de la televisión nacional que nos recordó hace unos días presentando imágenes de la destrucción que todavía existe con escombros en calles de Oaxaca y casas derrumbadas en las entidades, a dos años de la tragedia.

Pero los que no olvidan son los damnificados que este siete de septiembre realizaron un plantón en el Zócalo pidiendo al gobierno solución a su difícil situación. Es tal la apatía que existen tarjetas de Fondén (fondo nacional de desastres) y Fonrec (fondo de reconstrucción de entidades) que no tienen fondos, ¿y dónde fueron a parar los recursos que los partidos entregaron de sus respectivas prerrogativas de sus campañas? Porque hay que recordar que era tiempo de campañas políticas. El PRI entregó al INE casi 259 millones de pesos. El Partido Verde entregó 10.5 millones, Movimiento Ciudadano casi 51 millones, el PES diez millones y el PAN entregó 200 millones.

Este tema se manejó en el debate presidencial en que fustigaron a López Obrador por no transparentar el apoyo a damnificados. El actual presidente, como es su costumbre, respondió que habían creado un fideicomiso privado para entregar los recursos personalmente a los afectados. El INE aclaró que no tenía información al respecto y el candidato de Morena aseguró que habían entregado 70 millones, dinero que recaudó de sus dirigentes, legisladores y simpatizantes. En el debate los dos candidatos independientes informaron que habían renunciado a todas sus prerrogativas. Al leer esta información muchos recordarán el debate en el que el Bronco públicamente devolvió el cheque que el INE le había entregado, invitando a los demás candidatos hicieran lo mismo.

El INE informó solamente del dinero regresado de los partidos arriba señalados, dando un total aproximado de 530.5 millones. Suponiendo sin conceder que Morena entregó directamente 70 millones, entonces los damnificados habrían recibido más de 600 millones… ¿dónde quedaron? Porque la destrucción y escombros allí están después de dos años.

Y viene a cuento porque el 21 de diciembre de 2015 sucedió un pavoroso incendio en Santa Rosalía, en las calles cuatro y cinco y, los primeros días de enero 2016 otro en la calle dos. Fueron devoradas por las llamas no menos de 15 viviendas dejando a los residentes únicamente con lo que traían puesto. En Calle Cuatro se quemaron las viviendas de: la familia Castro Juárez, Espinoza Meza, la de Lupe la de las tortas donde empezó el incendio, la de Toñito Murillo y la Óptica Elizondo. Luego tomó las casas que colindaban con la avenida Obregón, que eran negociaciones. Recuerdo el negocio de mi pariente Gillo García y el de Luis Ernesto Núñez. Tomó por la Calle Cinco incendiando todas las casas del lado izquierdo, de las que recuerdo el consultorio del doctor Barrera y la casa de la familia Espinoza. Los lotes se interrumpen por las calles Obregón y Constitución, pero los de esta calle se prolongan después de la calle y terminan en la Sarabia.  Cada calle (uno, dos, tres, etc) tiene dos filas de lotes. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: los incendios de las calles 4, 5 y 2 fueron una destrucción total y ocurrieron los últimos días de diciembre 2015 y primeros de enero de 2016 y como las ruinas del sismo de septiembre de 2017 allí está a la vista la catástrofe de Cachanía.

Duraron los baldíos desde 2015 a la fecha. El empuje popular obligó a los partidos a entregar parte de sus recursos después del sismo del 17. López Obrador creó un fideicomiso.

¿Por qué en Santa Rosalía no se ha creado un comité, frente, consejo o como le quieran llamar para tener, cuando menos, la posibilidad de iniciar de inmediato después de un incendio con los trámites y organización? He tratado el tema del incendio varias veces y el gobierno no escucha. ¿Por qué no se involucran los tres niveles de gobierno?  ¿Y los funcionarios de primer nivel? ¿Y los demás ayuntamientos?

Desde hace algunos días me enteré que el gobierno inició la construcción de las casas, pero están edificando dos de calle 2, una de Calle 4 y una de calle 5.

Cuando los incendios que le tocaron a las administraciones de Leonel Cota y Narciso Agúndez, muy luego empezaron con la reconstrucción levantando de un tirón todas las casas.

No tengo idea por qué el gobierno de Carlos Mendoza está utilizando la estrategia de “dos en dos” Y los vecinos se preguntan si esas cuatro nada más harán. Solamente el gobernador sabe por qué inició así. No me lo explico. Alea Jacta Est- 18-09-19- Miembro de ESAC-

¡Comparte!

* * *