De gasolinazos y la realidad.

De revocación de mandato y otros mandatos

Antes que nada, una disculpa: por costumbre enviaba mis colaboraciones los martes y los jueves para leerse los miércoles y viernes, aunque ahora con la era digital se pueden leer el mismo día. He tenido problemas con la vista y a veces, no puedo trabajar en la computadora.

Pero siempre hay mucho de qué escribir:

Como reguero de pólvora corrió el anuncio del ejecutivo nacional de que se sometería a la revocación de mandato en 2021. En la campaña “mil veces” apuntó que lo haría cada dos años. Hoy, eso de la revocación se antoja discutible porque señala que en la elección intermedia (2021) a la vez que se votará por la renovación de la cámara de diputados federal, las locales y gobernadores, donde haya que renovarse –y nuestra entidad estará en esa circunstancia- estará otra boleta en la que se pedirá si se acepta o no que Andrés Manuel continúe en la presidencia de la república. Si ya de por sí resulta inequitativo el que aparezca en una boleta junto con las demás, mucho más inequitativo es el hecho –por lógica- de que al votar por él arrastrará en cascada las demás votaciones como sucedió el primero de julio. Pongámoslo al revés: que sea un mandato repudiado -como el de Peña- ¿se pondría en una boleta el 2021? ¡Claro que no! porque iba arrastrar como en cascada la votación en contra de todos sus candidatos. Mintió cuando en campaña dijo que la revocación seria cada dos años. Una más: en ninguna parte del mundo ha sido el presidente el que lanza la iniciativa de revocación de mandato. Es el pueblo el que la pide cuando está harto de la corrupción gobernante, cuando está harto de la impunidad. No es López Obrador el que la solicite, tiene que ser el pueblo. Es como si en los mejores tiempos de Julio César Chávez, se pidiera al pueblo si se retiraba o no. Es el caso del ejecutivo nacional. Éticamente él no tiene por qué lanzar la iniciativa de revocación de mandato… pero parece ser que la ética en la lucha por el poder no tiene cabida.

Luego reflexionamos sobre los gasolinazos. Fue otro mandato de campaña. Dijo que desde el primero de diciembre la gasolina bajaría de precio. No lo hizo; hay un video donde se escucha claramente que el primero de diciembre bajaría de precio: volvió a mentir. No había mayor clamor popular que el derrotar la corrupción y el precio de la gasolina, el gas y la electricidad. Varias veces declaró que bajarían de precio El pueblo se lanzó a las urnas. Luego dijo que no habría más gasolinazos hace unos días lo volvió a repetir y ya se le olvidó que había dicho que bajaría de precio- ¡al pueblo no se le olvida! Y lo peor: hace unos días a los sudcalifornianos nos dio otra estocada: la gasolina subió en más de tres pesos. Volvió a mentir.

Y pensar que en Yecapixtla (Morelos) en mayo de 2014 Andrés Manuel “mandató” al pueblo y dijo: “es una ofensa y un agravio para la tierra de Emiliano Zapata que nos quieran imponer la termoeléctrica de Huexca”. Y remató: “no lo vamos a permitir” Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Ya en enero, siendo presidente, en Morelos dijo que lanzaría una encuesta y que el pueblo decidiría: lanzó la consulta y pueblos campesinos de Morelos, Tlaxcala y Puebla se opusieron al grado de quemar boletas electorales. Luego le dijeron en una manta: señor presidente usted tendrá su termoeléctrica y nosotros la muerte… el proyecto de la termoeléctrica continúa a pesar de la oposición del pueblo… volvió a mentir. Que lo militares volverían a los cuarteles y nos crea la guardia nacional y al señalar el Congreso que sería comandada por un civil, él declara que la constitución lo faculta a nombrar un militar.

Hasta hoy solamente la palabra del ejecutivo es ley y a los que critican les llama conservadores y fifís.

Recién firmó un documento donde declara que no se reelegirá. Si en un tema tan sentido y en contra como lo es la termoeléctrica de Huexca ya se retractó, si la gasolina no bajó y en esta entidad subió el precio, si a los militares les creó el marco jurídico para operar como policía nacional, bien puede en 2023 lanzar la convocatoria para la consulta nacional si se acepta o no la reelección, tal como lo hizo con el aeropuerto y el tren maya donde la inmensa mayoría del padrón electoral se abstuvo de participar. Alea Jacta Est. 20-03-19

¡Comparte!

* * *