Al Comité de Participación Ciudadana

De la Comisión de Derechos Humanos…

El gobierno de Peña Nieto promulgó la ley del Sistema Nacional Anticorrupción el 18 de julio de 2016, y el gobernador del estado la promulgó el 16 de diciembre del mismo año.

Tanto a nivel nacional como local la famosa ley ha servido para maldita la cosa. Tengo entendido que a nivel nacional no se ha nombrado el fiscal anticorrupción.

A nivel local han revolcado mil veces la famosa ley y el sistema anticorrupción es letra muerta. Y estamos hablando de una ley que se promulgó hace ya casi dos años.

El 18 de julio de 2017 –siete meses después de promulgada la ley- por fin los famosos diputados de la comisión de transparencia y anticorrupción dirigidos (¿) por la flamante diputada Maritza Muñoz, que será premiada con una diputación plurinominal federal, integran la comisión de selección, la que se encargará de nombrar el Comité de Participación Ciudadana, Comité que hasta este momento -nueve meses después- no ha sido integrado. Es decir, Maritza Muñoz deja la diputación sin haber cumplido con la responsabilidad primigenia de que se nombrara el comité y obviamente el nombramiento del fiscal anticorrupción.

Y vuelvo –por enésima vez- a abordar el tema porque escuché en la tele y la radio que ya se nombrará el presidente de la Comisión de Derechos (in)Humanos y la comisión quedó acéfala hace unos cuantos meses, y, la ley anticorrupción de la entidad se promulgó hace ya dieciséis meses y todavía no termina de integrarse, es decir, hace ya un año con cuatro meses.

Suponiendo sin conceder –como dicen los abogados- que todas las comisiones del estado tengan la misma importancia, entonces ¿por qué la comisión de derechos (in)humanos ya se le nombrará al titular y el sistema anticorrupción está ahogado entre acuerdos y más acuerdos?

En mi personal óptica es mucho más importante contar con un sistema estatal anticorrupción completo que la famosa comisión de derechos (in)humanos.

El 18 de julio del año pasado se integra la Comisión de Selección, para que su tarea sea nombrar al comité de participación ciudadana. Esta tarea para la que fue electa no ha sido cumplida.

La Ley anticorrupción mandata que habrá dos comités: el Comité Coordinador, formado por altas autoridades estatales que de hecho ya están, y, el Comité de Participación Ciudadana, formado por cinco ilustres ciudadanos; luego el gobernador da “otra voltereta” y promulga que será el Congreso del Estado el que designe al fiscal anticorrupción (que es la misma gata, pero más revolcada)

Pero insisto: no se ha nombrado el comité de participación ciudadana, mucho menos el fiscal anticorrupción. Y según mi óptica son más importantes estos nombramientos que el famoso presidente de la comisión estatal de derechos (in)humanos, que ya será nombrado… ¿y dónde quedará una persona que se apellida Gabilondo? ¿no será como el nombre de un tal Fabricio? Nada más me revolotea esta interrogante…Mi correo: raudel_tartaro@hotmil.com

PASEMOS EL RUBICÓN: ¿Como cuántas veces habré tocado el tema del Sistema Anticorrupción de Baja California Sur? ¿Y por qué machacaré?

Sencillamente porque esta ley podría ser un puntal del que se agarrara la ciudadanía que mire vulnerado su estado de derecho por mil arbitrariedades en las oficinas que están para actuar con apego a la legalidad sin importar que el quejoso sea pobre o no, amigo o no de un funcionario, o compadre,o diputado a funcionario federal, estatal o municipal. Pero cuando menos habría un argumento más para seguir denunciando las autoridades omisas ante el reclamo justo de la ciudadanía.

Por esas circunstancias de que la ley no es pareja, la ciudadanía sabe que sus quejas, denuncias o demandas, dormirán el sueño de los (in)justos.

¿Y por qué los periodistas no toman cartas en este asunto? ¿Por qué la radio y la televisión no fustigan para que la ley anticorrupción sea integrada en su cabalidad?¿Por qué la oposición no lo hace, ni sus diputados? Sencillamente porque a los medios de comunicación no les importa que los trabajadores estén sometidos por una justicia que se imparte a favor de los poderosos e influyentes, y porque la oposición y sus diputados son gusanos de la misma guayaba.

El presidente de los derechos (in)humanos ya se nombrará. ¿Por qué tan rápido? Porque es mero blof de autoridades y ciudadanía comprometida con el poder. Y en cambio el comité de participación ciudadana y el fiscal tendrían que comparecer constantemente ante el escrutinio popular. Alea Jacta Est.- 17-04-18.- Miembro de ESAC.-

¡Comparte!

* * *