A tan solo unos minutos de haber tomado posesión recibió las primeras críticas de propios y extraños,

En Los Cabos… ¿nos merecíamos una Armida?

El Municipio de Los Cabos es un destino por demás visitado; es un lugar paradisiaco no solo para el turista local, sino para el extranjero. En pocas palabras, venir a vacacionar a este puerto turístico es sinónimo de paraíso.

A partir del 28 de septiembre del año 2018, JESUS ARMIDA CASTRO GUZMÁN se convirtió en la primer Presidente electa en el Municipio de Los Cabos. CASTRO GUZMÁN llego a la Presidencia del ayuntamiento cabeño por una ola de hartazgo de la sociedad Mexicana, se “colgó” de la fama de ANDRES MANUEL LÓPEZ OBRADOR quien buscaba por tercera ocasión la Presidencia de la República, y lejos de enamorar a la ciudadanía cabeña con alguna propuesta o bien, convencer de poseer una gran capacidad para sacar este destino adelante, los sufragios se dieron en “cascada” por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

 La esperanza de los ciudadanos depositada en el tabasqueño LOPEZ OBRADOR a nivel Nacional dio un resultado poco esperado en diversos lugares, entre ellos Los Cabos; JESUS ARMIDA llegó a un municipio lleno de ilusión por ver reflejado un cambio, uno, que no incluyera el regreso de un grupo político denominado “Grupo Los Cabos” encabezado por NARCISO AGUNDEZ MONTAÑO o la continuidad de los panistas liderados por ARTURO DE LA ROSA. Pero, lejos de ese nuevo rostro, JESUS ARMIDA CASTRO llegó con sus limitantes tanto políticas, como operativas.

Dice la frase que “solo basta darle un poco de poder a la ignorancia, y se convertirá en prepotencia”, y eso sucedió; JESUS ARMIDA no solo ha demostrado total falta de capacidad para dirigir uno de los dos “pulmones económicos” en el país, sino, que se ha molestado con la gente que pone en duda su habilidad de presidir la XIII Administración de Los Cabos. Mal asesorada, muy mal aconsejada y mucho peor llevada su imagen política ARMIDA CASTRO ha tomado muy malas decisiones.

A tan solo unos minutos de haber tomado posesión recibió las primeras críticas de propios y extraños, ya que se subió al presidium con un vestido, (según diversos medios de comunicación) de exclusiva marca el cual no cuesta, ni poquito a lo que estaba acostumbrada a utilizar en su guardarropa. Posteriormente durante su discurso se llevó la segunda crítica ya como Alcaldesa, ya que durante su intervención lejos de ser una oración política, parecían palabras de la reina de belleza de “San Juan de las Pitas”; hablando de la lucha personal, anteponiendo su duro día a día por vivir en un mundo machista, su logro de nunca desfallecer; a lo que minutos después se volvió la “mofa” de todos los políticos, tanto aliados como oposición.

A estos errores, se le sumaron su mal genio con algunos medios de comunicación que no la adulan, el cambiar a sus hijos de una escuela de gobierno para mandarlos a la Ciudad de México a una particular, utilizar exclusivo hospital para atenderse en lugar de acudir a donde normalmente iba. Todo esto, en una sola semana, JESUS ARMIDA CASTRO pudo hacer todo esto en una sola semana. Pero si se le cuestiona sobre la gran cantidad de basura en las calles, las aguas negras corriendo de manera permanente, los baches por todos lados saca el otro discurso de que a tan solo una semana no se puede hacer gran cosa; cuando su vida la cambió en siete días con voluntad.

Y lo anterior, estimado lector, nada tiene que ver con colores partidistas, con ideologías políticas y mucho menos si es una mujer o no; el municipio de Los Cabos necesita un Presidente con un nivel intelectual por arriba del promedio, dominio de por lo menos dos idiomas, tacto humano con la sociedad, ser un político tecnócrata, contar con la voluntad de resolver las cosas y no justificarse que son pocos días, cuando tuvo los mismos días para tomar decisiones personales, que con voluntad los resolvió.

Los Cabos se ha levantado en el 2008 de la Influenza, en el 2009 de la recesión de los Estados Unidos, 2014 de el golpe brutal del Huracán Odile, 2016-2017 de los asesinatos con arma larga. Este municipio es noble, recibe con los brazos abiertos a los turistas, siempre con la mejor sonrisa y dando lo mejor de sí, aunque no tenga agua, sus colonias esté infestadas de aguas negras, basura y baches; este municipio puede llenar de divisas el país, por sus estupendas playas y sitios exclusivos para descansar. Pero… ¿se podrá levantar de un personaje que está disfrutando “lo que se merece”, “lo que nadie le ayudó a obtener” y que “tantos años le llevó llegar”? el tiempo nos dirá si en Los Cabos… ¿Merecíamos una Armida?

Recuerde que todos estamos sobre un tablero de ajedrez… y, sabiendo mover nuestras piezas, no hay de qué preocuparnos ¡Que comience la partida!

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.