La película “Polvo” se refiere a ello… 

Polvo de aquellos lodos

Cuando leí la colaboración del compañero Arturo Meza, referida a la película “Polvo” del ignaciano José María Meza, filmada en San Ignacio, los recuerdos se desenredaron, se atropellaron y pelearon el derecho de estar en primera fila.

Y me miré de pronto pasando por el pasillo de la escuela Vicente Guerrero, custodiado, el pasillo, por la granítica presencia del profesor Gilberto Valdivia Peña, director de la institución. Y como en cascada fui desenredando la piola de mis correrías por aquella hermosa comunidad. Desde mi inexperiencia como docente hasta los años del 64 en que regresé a Cachanía… ¡ah! Cómo recuerdo esos recuerdos: el callejón alargado que iniciaba (o terminaba) en la casa de Carlitos y terminaba en la subidita donde estaba la tienda de la familia Floriani; las casas de adobe, derruidas por la acción del tiempo, que estaban a espaldas de la casa de Óscar Fischer; la pila y la acequia un lado de la oficina de correos; el codo del  camino para llegar a la casa de doña Andrea –en la que nos asistíamos los maestros desmadrosos- para luego llegar a la casa de Rosa Amelia, donde agarrábamos la jarra, llegar al billar de Leeré, caminar por un ladito de la acequia empedrada, ver la plaza y la tienda de Domingo Mayoral, padre de Humberto Mayoral. Detenerme un instante, tomar el callejón “suspirante” que llegaba directo a la tienda de don Vidal y su hija Hercilia, la cantina y la trastienda donde había un patio amplio al que llamaban Petróleos, donde se realizaban los bailes, seguramente porque en una época llegaban trabajdores que perforaban con barrena orificios que luego sellaban, en las inmediaciones de los cerros del Telésforo y Las Mulas. Debe haber sido una época dorada porque cuando llegamos una hornada de maestros jóvenes en los 60, todavía se recordaba la presencia de los trabajadores de petróleos. Cuando iniciamos las correrías por los cerros mencionados, había brechas ya con arbustos, de la época de los trabajadores que perforaron esos lugares. Por cierto, encontramos lozas de cemento numeradas. El profe Valdivia nos decía que eran de petróleos.

Mi mente caminó por esa callecita para pasar frente la casa de la familia de Luis Castro, seguir caminando y estacionarnos en su billar y cantina donde con cubilete en mano jugábamos las tandas.

Continuar por la bajadita y llegar donde estaba una bomba de gasolina –la única- y enfrente la propiedad de don Manuel Meza, próspero comerciante, abuelo del cineasta José María, que fue el realizador de la película “Polvo”. Seguir a la izquierda y mirar la hermosa plaza y sus enormes árboles de la India. Mis recuerdos se sientan en una banca frente la magistral iglesia fundada por los Franciscanos. Mirar a la izquierda y topar con una banca donde se sentaba Jorge Fischer. Ver caminar rumbo la plaza la figura inconfundible de la Güera Zúñiga. Bajar por la veredita después de la iglesia y transitar por la huerta de don Chente… recordar la Presa…Seguir por la banquetita y arribar a la tienda de Arnoldo y Judith. Seguir de frente y llegar a la casa de don Florentino, que era enfermero y curador de muchas dolencias. Llegar al correo, la pila y la acequia y regresar y transitar por el callejón que iniciaba en la casa de Carlitos, callejón de gratas memorias por el que pasábamos todos los días del pueblo a la escuela y el internado. Los grandes amigos en la escuela: Profe Valdivia, Pino Meza, panadero del internado; el “maistro” Arballo, carpintero, y el Conejo, que la hacía de muchas cosas. Los amigos del pueblo: Luis Castro, que nos fiaba cerveza, mi compadre Abel Aguilar y su esposa Hilda, la hermosa Hercilia, Humberto Mayoral, Jorge y Óscar Fischer, el trompeta y sus músicos, Chacho Meza, y otros que se me escapan…

Mi mente se confunde al ubicar los años en que cayó una avioneta que se le acabó la pista de “la atarrizaje”, llegó hasta el final y quedó casi, casi para caer sobre la carretera. Y digo que mi mente se confunde ya que al pasar por la carretera mirábamos arriba de la pequeña planicie que servía de pista, la avioneta con la mitad del fuselaje sobre la cinta asfáltica y la otra mitad sobre la meseta. Y digo que mi mente se confunde ya que trabajé en aquella comunidad la década del 60 y bien puede ser que en aquellos años la miré colgando hacia la carretera… era blanca. O bien puede ser que la haya visto en los 80 ya que por esa época recorrimos varias veces la carretera para llegar a la costa de la Pacífico Norte o a Guerrero Negro.

Más bien creo que fue por los 60 ya que recuerdo que corrió la versión de que la avioneta traía coca, que la policía –eran dos- fue a inspeccionar, encontraron restos de esa droga, pero no dieron con los ocupantes. La nave “mirando” hacia la carretera duró varios días allí. Después no supe más.

La película “Polvo” se refiere a ello…

Me hubiera gustado ver la cinta; dicen que sale Nano Fong, con quien tengo una buena amistad.

Ya los polvos de aquellos benditos lodos se incrustaron en la memoria de las casas, las callecitas y los suspiros… ya todos murieron. Mi correo:  raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: Como un homenaje a aquellos polvos transcribo una parte del poemario: Voces y desiertos, que trata sobre esos callejones y sus suspiros…

 AYER VI LLOVER

Ayer vi llover

Mis huellas callaron

Lloraron sombras

Ayer vi llover

Unos ojos trotaban

Por charcos rojos

Ayer vi llover

                                      Las ventanas de mi alma

Sollozan tristes

Ayer vi llover

                                     Vidrios empañados

Mis batallas también

Ayer vi llover

Recordé San Ignacio

Verde de palmar

Ayer vi llover

Callejones de piedra

Memorias de hoy

 Ayer vi llover

Callejones de voces

Oídos mudos

 Ayer vi llover

El techo del corazón

Se llenó de huecos

Ayer vi llover

La huerta de don Chente

                                      Amarró sueños

Ayer vi llover

La cantina del pueblo

Barre suspiros

Ayer vi llover

El salón petróleos

Guarda guitarras

Ayer vi llover

En la presa desbordada

                                       Van mis sueños.

Alea Jacta Est- 21-11-19- Miembro de ESAC-

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.