El doctor Noyola, médico que fue emblemático en la comunidad de Guerrero Negro.

Lagarde y Noyola

Hace unos días leyendo al compañero Arturo Meza, una vez más me impactó su narrativa, que envuelve, se pega en tu piel y no puedes sustraerte de leer de un jalón.

Se refirió al doctor Noyola, médico que fue emblemático en la comunidad de Guerrero Negro. Fue el primero en llegar, cuando los pioneros vivían en las carpas. El 68 le tocó atender a mi primera hija pequeña, que no le cayó el fuerte clima. El doctor me aconsejó que la sacara de la población porque de lo contrario se haría asmática. Los habitantes lo llamaban hasta para que les diera consejo.

Fue un médico que atendía a cualquier hora del día; no tenía descanso ni horas libres. Hasta cuando estaba en la bohemia y lo llamaban, acudía. Se cuentan muchas anécdotas de él. Dicen que una ocasión en que departía con los amigos llegó una señora para que atendiera una de sus hijas que tenía fuerte dolores estomacales. Se levantó, guardó en el maletín la botella de Whisky, ni modo, les dijo, el deber me llama. Cuando llegó al domicilio abrió el maletín y rodó la botella de whisky. La tomó, la abrió y echó licor en sus manos, las frotó diciendo: “a falta de alcohol lo hago con licor”

Cuando recorrí la población y desierto para escribir los haikus llegué hasta el panteón y de esa visita resultaron los de él y el doctor Lagarde.

 Lagarde fue el filósofo del pueblo; escribió poesía y se entretenía tomando fotografías. En el comedor de Malarrimo está una famosa que tomó a sus hijas encumbrando el médano. Cuando usted vaya a G. Negro visite el Malarrimo y en la pared de la derecha está la impresionante foto, por su tamaño y creatividad. Escribió un sentido poema a la sal. –no lo tengo a mano, si no, lo transcribía.

Los dos fueron la mancuerna ideal de Guerrero Negro… y sus tumbas se dan la mano.  Transcribo sus haikus para refrescar la memoria en el contexto de la narrativa de Arturo Meza a quien conocí cuando jugueteaba entre las camas del internado de San Ignacio. Un recuerdo, compañero galeno.

 

                                 LAGARDE

Una cruz rota

                                      Me dijo que Lagarde

Se hizo silencio

El filósofo

El jurado Hipócrates

Se hizo silencio

                                      Le cantó a la sal

Y en el Chaparrito

Se hizo silencio

Cantó a la vida

                                       Y desde el lecho-muerte

 Se hizo silencio

Tal vez quería

Transitar sus caminos

En el silencio

En su capilla

Sin puerta sin ventanas

Se hizo silencio

Esa cruz rota

Hace temblar su sombra

                                      En el silencio

En el silencio

De tu alma mutilada

                                       Lloras silencios

En el silencio

Del abandono fatal

                                       Eres silencio

Tu verbo alado

Cruelmente sepultado

                                      En el silencio

Por las ventanas

Huyó el numen de tu alma

Entre silencios

                                     En el olvido negro

Que te circunda

Eres silencio

                                      Tu canto a la sal

Para que no te olviden

                                      En tus olvidos

                                     Yo te canto sal

Escribiste

Con tu pluma dolorida

                                      Una cruz rota

Me dijo que Lagarde

Se hizo silencio

 

NOYOLA

                                     Llegó primero

                                     A curar soledades

En el desierto

Su bata blanca

                                      A todas horas

Traslúcida en la niebla

                                       Un colectivo

                                       Fue el hospital del doctor

Entre las dunas

Ese galeno

                                      Curó las angustias

Y sinsabores

Entre la niebla

Fue Cura mago

Esperanza confesor

Él es uno más

En el panteón

De todos los olvidos

Mira a Lagarde

Sus caras alargadas

                                       Por el olvido

No se arrepienten

Del amor que entregaron

Entre Pilatos

 

¡Comparte!

* * *