La columna de Simitrio

Remedios (2 de 3)

Remedios (2 de 3)

Desde luego que esas calillas invasivas y ominosas no eran el único tratamiento sádico que había que soportar

Héctor Miranda