Rincón Beisbolero y Hagamos más.

De Providencia a la F. Montoya

El arroyo de Providencia debería tener gran connotación social ya que fue el tránsito de José Rosa Villavicencio Arce para descubrir las bolas de metal que resultaron tener una ley muy alta de mineral de cobre que dio origen a Santa Rosalía.

En los principios los franceses tuvieron que poner nombre a muchas cosas: el Grupo Minero de Providencia, los grupos mineros de Purgatorio, La Soledad y Santa Martha y los nombres a una gran cantidad de minas. Sus barcos: Kórrigan I, II, III, y IV, y el San Luciano.

El arroyo Providencia corre paralelo a los caseríos de El Canadá y Ranchería. Los franceses canalizaron su cauce construyendo un muro que inicia en la casa de “Los Mayoral” –margen derecha- pasa por calle Muro hasta donde termina Ranchería.  En la hondonada a la que llamaron Arroyo del Pozo vira a la derecha corriendo paralelo a la Calle Once. El muro –enorme- ahora se prolonga por la margen izquierda protegiendo el caserío de los “Lotes”. Al final desemboca en la dársena del puerto.

En lluvias torrenciales baja de la sierra con mucho caudal aislando Ranchería de los Lotes –centro- Recuerdo dos momentos: una ocasión en el arroyo del Pozo quedó atascado un dompe del municipio; el pachuco, por una cuerda, pretendió dar salvataje al famosísimo policía el Nueva York, llamado así porque platicaba que había estado por allá; al pretender salvarlo y a la mitad de la soga las fuerzas le faltaron y cayeron a la corriente. En la otra curva, la de la Manuel F. Montoya, lograron salir. En otra ocasión el agua rebasó la curva del arroyo del Pozo y llenó de lodo y basura las casas de calle Once, hasta la altura de las ventanas… ese arroyo es peligroso.

Un alcalde mandó colocar concreto desde la altura de la escuela secundaria, y otro lo prolongó hasta Ranchería y el Canadá. Los inconformes –que por doquier hay- dijeron que la primera corrida del arroyo “se lo iba a llevar”. Ha corrido muchas veces el agua y el concreto ahí está. Ha resistido hasta los huracanes… pero no debe confiarse la población del centro porque algún día el agua puede rebasar la curva del Pozo y correr por la Obregón y la Constitución causando grandes destrozos.

Por el otro cañón de la población está el arroyo Purgatorio que “cuando corre” no permite el tránsito al norte. El Providencia aísla Ranchería del centro. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: las asociaciones civiles Rincón Beisbolero, y Hagamos más, han emprendido algunas tareas de beneficio colectivo. Recientemente han enfocado sus esfuerzos en algunas tareas: La Avenido F. Montoya, que corre por el arroyo se encuentra en pésimas condiciones y han decidido “echarle ganas” para que recobre su fisonomía de tránsito.

Han emprendido la tarea de limpieza y recolección de basura en la población, tarea en la que se deben involucrar los vecinos.

Recuperación de espacios a las entradas al pueblo, principalmente la zona norte que es asiento de la minera el Boleo.

Tarea inaplazable es la construcción del aeropuerto, sentida y necesaria exigencia popular ya que es increíble que a estas alturas Santa Rosalía carezca de este medio de transportación de vital importancia. Rincón Beisbolero me dice que es obligación del gobierno encontrar el terreno adecuado para su construcción. Hubo un tiempo en que ni servicio marítimo tenían.

Un pueblo centenario aislado que utiliza solamente la carretera. El ferry, que es un barco chico, tiene la ruta de Cachanía a Guaymas y una o dos veces por semana.

Un saludo cordial a los compañeros de Rincón Beisbolero, y hagamos más. Haré un esfuerzo para estar en las fiestas de aniversario, mi pueblo querido que no quiso morir, pero que vive, muchas veces, a salto de muerte… Alea Jacta Est-02-10-19- Miembro de ESAC-

¡Comparte!

* * *


Responder

Tu e-mail no seá publicado.