Extraña a quienes conocen el quehacer político de Cota Montaño.

El ex dirigente de la FNOC, diputado federal y presidente municipal por el PRI, ex gobernador y dirigente nacional del PRD y ex candidato del PANAL a la alcaldía de Los Cabos y ex candidato a senador de vuelta al PRD… ah, y ferviente apoyador de Ricardo Barroso en una de sus campañas como candidato del PRI a gobernador y flamante funcionario de la 4t, recibió este fin de semana tremendo revés dentro de las convenciones distritales donde se eligieron los 20 congresistas que elegirán el comité directivo de Morena el próximo 11 de noviembre.

Extraña a quienes conocen el quehacer político de Cota Montaño, siempre minucioso y conocedor de los tiempos y las formas, que haya pretendido dar dos albazos tan burdos al grupo de Castro Cosío, que hasta el momento mantiene la cercanía y las simpatías del jefe del ejecutivo federal; el primero, fue cuando su vástago destapó al advenedizo Rubén Muñoz como candidato a gobernador, desenterrando con esto el hacha de guerra faltando aún más de un año para que se lleguen los tiempos estrictamente electorales. Leonel Cota con amplia influencia sobre los alcaldes de Los Cabos y La Paz, por su experiencia todo mundo supone que es él la mano que mece la cuna con los grupos opositores al Puchas, si vemos la gran cantidad de gente que ha metido a la administración de Los Cabos, podemos pensar que así es, su mediación entre Armida y Oscar Leggs para atenuar las diferencias entre ambos, también lo dejan ver de tal manera, y si no fuera así, pues peor, haría muy mal un personaje de tales alcances en dejar que se maneje su nombre como patente de corso por personajes tan menores para perseguir sus objetivos personales.

Habría que ver qué es lo que piensa el ex gobernador  no solo del desastre administrativo de Rubén Muñoz, del muy conveniente incendio que salvó al DIF municipal de la auditoría solicitada por el cabildo, también habría que preguntarle qué piensa de las incontables traiciones que ha perpetrado Muñoz Álvarez contra gente que solo lo ha ayudado,  y desde luego, habría que preguntarle cómo ve el rotundo fracaso, vergonzoso pero sobre todo preocupante, del candidato impulsado por él y Rubén Muñoz, Guillermo Guzmán, que no solo hizo el ridículo en la convención chaira, sino que muy lejos de ganar más bien se percibió repudio a lo que representa su participación dentro de Morena.

Si bien es cierto que sobre el candidato de Leonel y Rubén hay muy poco que decir, para mal pero también para bien, la verdad es que hubiera tenido más votos si no se hubiera cobijado bajo la sombra de estos dos, sobre todo del alcalde paceño. Horas antes de la convención del sábado, Rubén Muñoz y el diputado Ramiro Ruíz Flores junto con Rentería y los gastronómicos planeaban la estrategia para lograr los votos necesarios para ganar el mayor número de congresistas con vistas a la elección del comité directivo en noviembre; sí señor, leyó usted bien, Rentería y su gente, ese que dijo que Ramiro Ruíz era un traidor y que no reconocía la fracción que habían conformado los diputados disidentes en el congreso del estado; sí señor, oyó usted bien, Ramiro Ruíz el que dijo que Rentería de líder no tenía nada y que era una bendición que dejara la dirigencia de Morena, esos enemigos acérrimos trabajaron hombro con hombro para apoyar a Guzmán, lo que no le sirvió de mucho y seguramente le servirá de menos si todavía tiene la poca vergüenza de proponerse para presidir el comité ejecutivo de Morena, pues lo más seguro es que sea impugnado porque es de todos sabido y consta en diversas gráficas de los medios de comunicación que ha recibido apoyo de gente ajena a Morena, entre ellos, el propio Ramiro Ruíz, que no es, ni ha sido, y por lo visto no será nunca militante de Morena.

Si no fuera suficiente con la tremenda zurra que les pusieron, porque digan lo que digan, Leonel, Rubén y Guzmán, en fila, le pelaron tres kilos de verdura al profe Chema, pero no conforme con ese dislate político que personajes como Leonel Cota no debieran permitirse, el flamantísimo presidente municipal fiel a los desplantes esquizoides y megalómanos con que lo describen, llegó de la manera más burda y visceral, de una manera que deja ver con toda claridad que el pociteño, el de los rolex falsos, bueno, a estas alturas ya se ha de haber comprado uno de verdad con los 15 melones que le dejó Armando Martínez, bueno eso luego lo platicamos, pues el rorro, el Vítor del km115 llegó al lunes siguiente  sin control alguno, ni de esfínteres aseguran los más allegados, y arrasó con la gente que consideró que no era fiel a su proyecto político y corrió por su hermosos y engominados huevos a media docena de funcionarios. Con lo que se cree ha de tener huevos Fabergé el cabrón… bueno, corrió a muchos, menos a uno que no es que sea huevón como dicen, es que el vato es ideólogo, su trabajo es reflexionar, y pues al vato aprovechó el nublado y se hizo el indignado y renunció, pero a los otros sí los corrió.

Reparto de dinero, de despensas, colchonetas y tinacos fue la estrategia que usaron en el ayuntamiento para ganar la convención, amén de las presiones y amenazas que ya son de cajón, qué poca memoria del alcalde, no se acuerda que él apenas hace un año ganó contra todo el oficialismo, contra todos los recursos y las amenazas de los panistas y priistas contra la turba chaira, y gracias a ese coraje de la gente fue que ganó, no por sus pinches mentiras, y mira ahora, piensa que amedrentando a la gente van a hacer lo que ellos quieren, desde luego que no, se nota que no conoce a la militancia de su partido, bueno, del partido que lo postuló, si no le tuvieron miedo al picore, al puppo, al Arturo de la Rosa y votaron como les dio la gana, y viene este pobre diablo a quererlos espantar con el petate del muerto, pos pobre, no te vayan a salir varicis de estar ahí esperando parado.

¿Qué piensa Leonel de todo esto? ¿neta, Rubén, ese es su gallo? Leonel Cota fue un buen gobernador y mucha gente lo recuerda con cariño, pero al parecer el político de Santiago está dispuesto a desgastar su figura política hasta que no valga ni 5 centavos gastando el poco fuego que le queda en infiernitos, donde ya no le alcanza más que para salir quemado.

Salmo responsorial: si ya lo pusieron, no lo frunzan

¡Comparte!

* * *