Dibujar una elección, es el privilegio para el gobernador en turno

Sucesor

Dibujar una elección, es el privilegio para el gobernador en turno, se habla ya de caballos, nombres, ritos. Y tiempos.

Desde el nacimiento del estado en BCS, se rompen esquemas. Vivimos en un hermoso terruño, donde  la magia entra como Juan por su casa. Y por ende lo que es, no es. Y lo que vemos es lo que parece ser. Ejemplos hay muchos. Y extenso será enumerarlos, pero el espacio es corto y nos enfocaremos a un tema en concreto que es el de la transmisión del mando. Las alianzas del génesis se unen desde la sucesión del gran gobernador Ángel Cesar Mendoza Arámburo que llegó impulsado por Félix Agramont Cota que le dio su beneplácito. Después ACMA en una jugada magistral acomodó las fichas y abrió las puertas para que don Alberto hiciera lo que necesitaba hacer. Este lo hizo. Y lo relevó. Don Alberto no pudo dejar sucesor. Y se aplicó en este tiempo la frase de que rey no pone rey. Lo releva don Víctor que no tuvo ningún contratiempo para asentarse en el mando. Y cuando concluye Liceaga ejerce su fuerza y llega Guillermo Mercado. Este no puede elegir. Y si lo hace Leonel Cota que hereda el puesto a su primo hermano Narciso Agúndez. Este pretende poner a su delfín el salvadoreño Luis Armando Díaz. No puede. Y Marcos Covarrubias con su fuerza impulsa con todo a Carlos Mendoza. Me consta que Marcos nunca titubeó para definir porque rumbo se iban sus afectos. Y hoy llegamos al momento exacto del despegue de la sucesión de Carlos. Antes de dar los nombres quiero hacer un comentario no tan al margen. Y es señalar una característica muy evidente de Carlos y es su finura para la operación política. Teje con elegancia las estrategias. Y la más necesaria e ineludible es la de elegir de todos sus afectos quien irá a la madre de todas las batallas en el ya no tan lejano 2021. No es secreto que entre el inventario de talentos, léase caballos sucesores ( percherones, algunos) se encuentran Alvaro de La Peña Ángulo, Isidro Jordán, Genaro Ruiz y Luis Araiza, este último la revelación política del momento y sobre quién posan los reflectores.

Caballos finos, de clase que pueden armar una buena competencia con Rubén Muñoz Álvarez, de Morena, con Isaías González, dueño del PRI y con otros más que propongan las chiquilladas políticas.

Este es el tema que ya tenemos encima. Y el cual será desmenuzado en poco tiempo por quien teje fino. Y sabe que estos tiempos obligan a una buena decisión.

Marcos

Todos los calificativos que refieran a un hombre generoso como lo fue Ángel César Mendoza Arámburo son insuficientes. Y eso igual para hablar de su proclividad  a la amistad. Fue un amigo a carta cabal.

Lo digo con razón fui beneficiario de su desprendimiento y su amistad.

A su casa ubicada en el fraccionamiento Perla, por la calle Baja California llegamos muchos en diferentes épocas sobre todo en aquella cuando fue mandatario.

En esos días se daba el lujo de salir rumbo a palacio de gobierno a pie. Le fascinaba atender a todos. Pobres y ricos.

Después ya como ciudadano más seguía caminando por la ciudad. Confieso; nunca lo vi manejando.

Una mañana vi cuando salvó a una niña extraviada. La vio desbalagada por la zona de la Escuela Normal. La niña como de cuatro años salió de casa sin que sus padres se dieran cuenta. Y después de caminar varias cuadras soltó el llanto. El gobernador como pudo la ubicó en su casa. Anduvo pregunte y pregunte hasta que encontró el hogar de la pequeña.

Después de su obra, siguió su recorrido.

En su casa recibía a todos. Desde el encumbrado político o millonario empresario. Hasta una serie de pordioseros. Unos iban por consejos, otros por su limosna.

Un día suena el timbre-interfón, ¿quién es? La voz del gobernador- Soy Marcos, le responden. Voy Marcos.

Mendoza, toma su cartera y saca un billete. Abre la puerta y saluda a Marcos. Y le entrega el óbolo.

Después de un mes. La escena se repite. Otra vez, ayuda. Otro mes. E igual. No fallaba la acción  solidaria.

Otro mes y el timbrazo. Y la misma pregunta ¿quién es? Soy Marcos señor.  El gobernador se busca la cartera, la abre. Y nada.

Y con pena y todo, contesta el interfón. “Ay Marcos, ahora si discúlpame. De todo corazón te digo, hoy no tengo dinero.

Se hace un silencio. Y otra vez sueña el interfón. Y se escucha. Señor, soy Marcos.

Ya se Marcos. Pero no tengo dinero para darte.O

Otra vez el silencio Y otra vez el timbrazo. Y otra vez la voz; señor, soy Marcos.

Y la puerta se abrió.

Vidas Paralelas 

Loable la voluntad del gobernador Carlos Mendoza Davis de traer espectáculos de calidad. Son grandes esfuerzos como la Orquesta Sinfónica Nacional. Creo en la cadena de favores. Servir y que te echen la mano mañana. Y estoy cierto de que Dios está en esto. Ayer el señor Serafín Serrano,  de Las Barrancas nos tendió la mano. En plena sierra. Con toda su voluntad nos dio salvataje y gracias a él seguimos nuestro camino sanos y salvos. No creo que lea estas líneas. Pero si estoy seguro que alguien más le tenderá la mano. Gracias mil…Durante la visita del representante del equipo de transición del gobierno federal para el tema educativo, Enrique Ku Herrera, quedó claro que no se instalará una nueva universidad pública en Baja California Sur, sino que se fortalecerá la infraestructura de la Máxima Casa de Estudios del Estado, la cual tiene campus en los cinco municipios, buena noticia desde mi punto de vista… Y esto se da en reconocimiento tácito al liderazgo firme del Rector Gustavo Rodolfo Cruz Chávez… Y con esto nos despedimos. No olviden; hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *