Mi padre y yo somos buenos amigos.

Sexteta

Después del circuito de basketbol que se escenifica en la Arena La Paz, por tiempos debe de arrancar otro circuito. Pero este no de basket sino de la política. Es decir queramos o no se tiene que empezar con el decantamiento de aquellas y aquellos que aspiran a relevar al gobernador Carlos Mendoza Davis. Del mandatario diré sin equivocarme que hasta hoy lleva bien ese tema. No se le han desbocado los espíritus. Ha recobrado terreno político. Cohesionó a su gente y está listo para ese momento. En la oposición, es decir Morena que ahora son mano en el gobierno no se quitan los reflectores del actor principal el maestro Víctor Manuel Castro Cosío, que es el candidato natural al gobierno local. Es iluso pensar que hubiera otra fuerza del mismo calado. Y que compitiera con el ex aguerrido líder sindical. Más sin embargo que Amlo quisiera jugar a la equidad de género entonces la ganadora sería Ana Ruth García Grande, que tiene el perfil para esa responsabilidad. Quisiera escribir que otras dos féminas entraran, pero la verdad no están a la altura de las circunstancias. Me refiero a la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro y la senadora Lucía Trasviña. Esta última que va de escándalo en escándalo. Por eso el maestro Castro va sin tocar baranda. En otras fuerzas, en el PRI por ejemplo, no hay un líder que asome la cabeza. El que podría ir en la tercera vuelta sería el joven Ricardo Barroso, que no es mal proyecto. De la sociedad civil Pancho Loubet, Alonso Germán y Carlos Estrada están ahí a quienes se les puede sumar un caballo negro. Y sin más preámbulos les diré que el panismo irá con estos nombres. El orden de los mismos se colocará en los próximos meses: Isidro Jordán, Alvaro de La Peña, Genaro Ruiz, Luis Humberto Araiza, Pancho Pelayo, Lupita Saldaña. Una sexteta interesante de hombres y mujeres que tienen una característica que les distingue y que los ha colocado ahí. El tener la confianza del gobernador que a su vez les permitió dar respuestas en sus responsabilidades. Con esta lista y de ella se debe de escoger a quien releve al dirigente del partido que llevará la campaña. Y lo digo con certeza porque es inefable de que Rochín irá a la búsqueda de su curul por la que ha luchado bastante con anterioridad. Esto es lo que pensamos. Estamos a sus órdenes para cualquier observación o sugerencia.

Lector

Mi padre y yo somos buenos amigos. Y nos demostrábamos esa buena empatía intercalándonos libros. Los primeros que leímos, todos los de Luis Spota y de ellos conservamos el autografiado “Más cornadas da el hambre”, que Luis me firmara cuando le entrevisté en La Paz. Pero saboreamos a Joeffrey Archer, casi todos. Nos engullimos la serie del poder de Drew Pearson, pasamos por Juan Rulfo y estamos con Gabriel García Márquez. Pero sospecho que por su cuenta ha leído otros que hablan de medicinas, sueños y cosas de esas. Mi familia, mis padres, mis hermanos, fuimos y somos felices. Pese a todos los golpes de la vida, nos mantenemos unidos. Hacíamos y hacemos fiestas de todo, Una vez, mi padre construyó en casa de San Carlos un baño, un W.C. Al término de este y sobre un desayuno, mi hermana Martina de la cual, hablaré más adelante, pide la palabra y le dice a don Pancho, que estaba balanceándose en una poltrona “Don Pancho, se le concede a usted la honrosa distinción, que haga en este baño, su primera miada, para que quede solemnemente inaugurado”. Y soltamos la carcajada toda. Y más mi padre que se soltó riendo, hasta que perdió el conocimiento. Y de la risa al llanto. Y al cardiólogo. Cosas. Don Pancho, nos enseñó a escuchar a la gente. El amor a la música, los domingos en un viejo tocadiscos. Bienvenido Granda, Julio Jaramillo y los más grandes. Nos enseñó a escuchar las noticias Agustín Barrios Gómez, el noticiero Mescabe. Nos enseñó a querer a la tierra donde se nació y donde se vive. Nos enseñó amar, a respetar. A conocer y a no tener miedo del mañana. A no desperdiciar la comida. Y a quitarnos los falsos ropajes y los sombreros ante los mayores. Nos enseñó a vivir en la modestia y hacer el bien, siempre. Y la vida va para Francisco, navegando hijos, a unos viéndolos morir, educando nietos, bisnietos y tataranietos, y también extrañando a su María del Alma. En su pasado cumpleaños nos reunimos todos. Le llevamos música y comida. Y le pedí su canción “Quizás quizás” Cuando los cantantes Miguel Ángel y Arturo, concluyeron, se me acercó y me dijo al oído. Esa canción se la dediqué a su madre, antes de conocerla. Y si, la amo sobre el tiempo. Este es mi padre, el mejor. (Para mi nieta Zamara Praliné, que dice con mucha fuerza papá y tata, muy quedito. Y a todos los padres del mundo).

Vidas Paralelas 

Voces de cabeños se levantan para enjuiciar a la alcaldesa Armida Castro y le quieren aplicar la ley en especial el Artículo 52 de la Ley de Responsabilidades Administrativas del Estado y Municipios de Baja California Sur, y el cual textualmente transcribe:
«… Incurrirá en cohecho el servidor público que exija, acepte, obtenga o pretenda obtener por sí o a través de terceros, con motivo de sus funciones cualquier beneficio no comprendido en la remuneración como servidor público que podría consistir en dinero, valores, bienes muebles e inmuebles, incluso mediante enajenación en precio notoriamente inferior al que tenga en el mercado, donaciones, servicios, empleos y demás beneficios indebidos para sí o para su cónyuge, parientes consanguíneos, parientes civiles o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios o para socios o sociedades de las que el servidor público o las empresas que sirva. Ahí está la justificación…Y con esto nos despedimos no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *