No descansan los enfrentamientos entre los cobijados por Morena.

Pleitos

No descansan los enfrentamientos entre los cobijados por Morena. Y por otro lado LCM hace grilla para ejercer un cacicazgo Aunque los grupos que se abrogan la hegemonía política, en la entidad, en el ámbito federal con AMLO al frente, tienen el viento a favor en el handicap de la sucesión gubernamental, se evidencian desesperados. En los últimos días vemos cómo los ex gobernadores Efraín Cota y Narciso Agúndez saltan a los escenarios para empuercarle el cuadro de consenso que día a día va cuajando el maestro Víctor Castro Cosío que apegado a su estilo de hacer política y que le ha dado resultados. Narciso hace su retorno enseñando dientes y criticando a personajes claves de Morena. Por su parte Cota impulsado por el flashazo de su nombramiento se infló más y ayer montó a otra protagonista más a la sucesión como es la ex senadora Josefina Cota. La mujer no es mala propuesta. Es un talento de la política y su sencillez le abre puertas. Sin embargo se ve a leguas que Cota el ex Gobernador quiere darle una acalambrada a sus pupilos Armida Castro y el alcalde paceño Rubén Muñoz. Las pretensiones de Efraín pronto las sabremos. Pero lo que sí está claro es el pleito encarnizado de todo este grupo. Como se ven y se sienten poderosos creen que las victorias del futuro les llegarán por sus caras bonitas. Nada más falso. Tienen que realizar tarde o temprano ejercicios de entendimiento. De no hacerla irán directos al cementerio donde reposan grupos y partidos que fueron relegados por el ciudadano les dio la espalda cuando les observó la soberbia. Cabe señalar aquí que aunque lo hace de manera frívola y queriendo pasar desapercibido el ahora responsable del organismo de seguridad en el país debe ser por obligación a la ley respetuoso de los ciudadanos Sudcalifornianos y por lo tanto reservarse andar fe alborotador entre los grupos que se disputan el poder. Tiene mucho trabajo en esa comisión para que lo ande perdiendo en grillas. Ojalá y lo entienda.

Gordo

El pasado jueves fui con mi doctor. Un chequeo de los ojos. Fue un día normal. La cita a las ocho de la mañana. Y ahí; puntual como un militar.
La sala de espera poco concurrida. Cinco pacientes. Dos más adultos que yo. Una señora de unos cuarenta años. Una guapa dama de unos treinta años de buenos veres. Y el quinto llegó después que yo. Era un hombre alto. Gordo. Unos sesenta años. De tez blanca. Y bien vestido. Y en su costado cargaba un libro gordo, demasiado gordo. Antes de sentarse checo el ambiente y el entorno. Sus ojos relampaguearon cuando encontró un asiento vacío al lado de la guapa dama. Y ahí desparramó su obesa humanidad.
Todo bien hasta el momento que habló. Un vozarrón. Pero grande. Y empieza a dar una amplia descripción de su vida. Empezó con su formación académica. Es doctor en ciencias por la Sorbona de Paris. De ahí se pasó a sus propiedades. Es dueño del ochenta por ciento de La Paz.
Continúo con sus destrezas: el buen pescador. Como cazador sería un buen caso para la Profepa porque ha matado más de mil especies.
Y la dama toda asustada porque el hombre no paraba. A la hora de la perorata el hombre se subió a un barco que zarpo de San Francisco y recorrió todos los países de Europa. Y más allá; China. Japón. Reservó veinte minutos para recordar su paso por Groenlandia.
Toda una hazaña en un solo pecho. Y ahí todos escuchando sin querer. Y de vez en cuando le sobaba el lomo a su libro gordo.
Yo me empecé arrullar con la plática. Y a punto de quedarme dormido. Salté de mi asiento cuando le escuché una frase. Este libro. Es mi libro consentido. Por eso lo cargo. Y es de poesía. Es decir de puras mentiras. Porque sabrá amiga mía que solo a los poetas se les permite mentir. ! Sopas perico! Me dije. Y le puse más atención. Nos dio. Me dio una cátedra de mentiras y poetas.
Pero en eso estaba cuando la asistente del doctor me llamó. Y cuando me estaba atendiendo me acorde del gran Borges cuando contestó una pregunta a una joven estudiante. Me pregunta sobre la existencia de Dios. Quiero decirle que en este momento. Ni yo estoy seguro de mi existencia.
Y antes mucho antes dijo; soy un mentiroso. Y tengo miedo que me descubra.
Cuando salí de la consulta aquel hombre del libro gordo estaba declamando.

Vidas Paralelas

El gobernador Carlos Mendoza Davis visitó la comunidad de San Isidro para dar el banderazo de inicio al Programa de Conservación y Rehabilitación de Caminos 2019, en el municipio de Comondú, el cual se trabaja de manera coordinada entre el Gobierno del Estado a través de la Junta Estatal de Caminos (JEC) y el Batallón de Ingenieros de Combate de la Tercera Zona Militar y que llevará a cabo acciones en los cinco municipios de la entidad el mandatario estatal destacó que serán más de 400 kilómetros los que se atenderán en esta localidad, para facilitar un traslado más ágil y seguro de los habitantes de las comunidades más alejadas para conectarse a la red de carreteras.
“La rehabilitación de caminos, es una estrategia que buscamos sea permanente, pues en lo que va de esta administración en Comondú se han atendido 100 kilómetros de caminos en 2018 y 52 kilómetros en 2017, mismos que se vienen a sumar a los 400 que se estarán atiendo estos meses”, enfatizó.
Asimismo, abundó en la importancia y la necesidad de que quienes viven en las rancherías y comunidades rurales estén comunicados vía terrestre; pues con ello se fortalece su calidad de vida al impulsar la comercialización de sus actividades económicas y por supuesto, el acceso a los servicios de salud y educación, por mencionar algunos… Este jueves 25 en el patio cultural Pablo L. Martinez de Palacio Municipal a las seis de la tarde se presentará el libro Remembranzas de Braulio Maldonado Sández. Un libro realmente evocador y magníficamente escrito por Valentín Castro y Salvador Castro. El Lic. Braulio Maldonado Sández, un hombre de grandes ideales y una trayectoria que poquísimos sudcalifornianos han podido lograr.
Ojalá en no mucho tiempo se le reconozca públicamente sus logros y los alcances de su obra…Y con esto nos despedimos no olviden hagan el bien y sean felices.

¡Comparte!

* * *