Par

Por mis escritos sabrán que soy proclive de reconocer lo bueno que hace el gobernador

Por mis escritos sabrán que  soy proclive de reconocer lo bueno que hace el gobernador. No lo niego creo qué hay que señalar lo bueno y lo malo. Y hoy digo que Carlos ha dado todo el esfuerzo en un tema que nos afecta a todos y es el de la seguridad. Y de este se desprende otro no menos importantes que es el de los robos. Y en estos van desde atracos a negocios con violencia, robos a las personas, de carros. Y el más doloroso y es a casas habitación. Este lunes próximo pasado el número de denuncias sólo en La Paz ascendió a 1333. Júrelo que hoy van 1500 o más. Este número es una muestra de que la respuesta e interés de los servidores públicos responsables de combatir el robo de ninguna manera va a la par del interés del gobernador para su combate. Es pues un desfase peligroso que debe ser visto con más atención. El gobernador debe llamar a cuenta a estas personas que no están dando el ancho en esta tarea. Es innegable que por equipo no es una limitante. Los agentes de hoy tienen todo. Hasta demás. Pero no hay resultados. Y uno concluye que se hacen de la vista gorda o de plano están coludidos con los rateros. Ayer como lo hago todos los días recorro de pie a pa, todo el Centenario y su ampliación. Y me llamó la atención tres aspectos. Uno la gente anda enardecida contra las autoridades. Sienten que el gobierno los ha dejado solos. Segundo hay un pequeño esfuerzo de un grupo de ciudadanos que le han dado vidas al programa vecino Vigilante. Y tercero y es el más lamentable y es que los robos están paralizando las fuentes de trabajo. A diario se saquean talleres, oficinas, restaurantes. Y muchos negocios más. Y con ello la gente ya no puede trabajar. Esto es lo qué pasa en el tema de robos ¿preocupante? Claro que si.

Vaca

La vaca muda

Hoy les voy hablar de vacas. Dicen que la vida nos enfrenta con temporadas de vacas flacas. O nos regocija con vacas gordas. Padecí en 1992 una racha económica cruel. El empleo se me tambaleó. Los lectores agradecidos se esfumaron. Y un gobernador había prescindido de mis servicios. Y además había roto la comunicación. Era difícil la situación. Y cuando eso me sucede se me agudiza el ingenio. Y resulta que un viernes por la tarde de ese año, después de una prolongada siesta paceña, me despertó un olor a comida extraordinario. No era en casa obvio. Y si en el exterior. Me pongo en movimiento. Y cuando menos acuerdo estoy en las calles Altamirano y Morelos. Y el olor sale de un pequeño puesto de tacos que tiene un letrero grande ” La vaca muda”. Lugar agradable, limpio. Y se me hizo muy cómodo. El mesero me invita a pasar- ándele, para que pruebe los taquitos de lengua- Gracias, joven, se me antojaron, pero no traía un solo peso. Pero le aseguré. No tardo, regreso pronto.

Me fui caminando por la Morelos, torcí en el malecón, di vuelta por la 16 de septiembre. Y llego a la alcaldía. Me anuncio con los asistentes del alcalde, ese hombre leyenda don Antonio Wilson González. Para mí buena suerte me recibió pronto. Y ahí estaba ese figurón de político. Me ve de ganchete- extrañado por la visita-Me indica con un ademán que me siente. Sigue firmando y firmando. Hace un receso y me dice ¿Y? Motivo, asunto. ¿ O qué? A ¿qué debo el honor don Jesús? Y se la suelto directa, sin rodeo: una apuesta de cinco mil pesos, señor. Este es el asunto.

¿Una apuesta? Si. Dice usted que se sabe la ubicación de todas las taquerías de La Paz. Creo que no se sabe uno que yo conozco. Si lo sabe le doy cinco mil pesos. Y si no, usted me los da. Y además me invita los tacos, los que yo quiera, con soda.

Los ojos de don Antonio brillaron de una manera especial. Aventó pluma y papeles. Se pone de pie. Y salimos. Nos subimos a su carro. Y me dice ¿Para dónde le doy? Dele por el malecón, por favor. Le sale una sonrisita pícara. Me enumera todas las taquerías. Y le digo. Suba por favor por la  Victoria- ya no le gusto nadita- y después le digo dele por La Morelos. Ya su rostro se muestra compungido. Y le señaló el letrero- mire, léale por favor. Deletrea “la vacaaa mudaaaa. ! Qué es esto Chávez.” Es una taquería don Antonio. Véngase.

No digo por respeto a los dos, cuantos nos comimos. Ni tampoco puedo describir la cara de contento de Don Antonio al comer esos ricos taquitos de lengua. Cachetitos, ubre, y de todo.

Al regresar a la oficina, me paga mi dinerito. Y me pide un favor ” no se lo cuentes a nadie” Cumplí.

Vidas Paralelas 

En gira de trabajo por el municipio de Comondú, en Puerto Adolfo López Mateos, el gobernador Carlos Mendoza Davis acompañado del alcalde Francisco Pelayo Covarrubias, hicieron entrega de apoyos al sector pesquero por el orden de los 7.4 millones de pesos… Lamentable que se incremente la clonación de tarjetas de crédito. Conozco ya varios casos entre ellos la compañera Mary Nogales que es víctima. Ojalá y se solucione su caso. Esto fue en el Banco Santander Serfín.., Y nos despedimos y diciendo: hagan el bien. Y sean felices.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.